Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/03/01 00:00

Suspendidas alertas de tsunami en Pacífico, incluida Japón

Un maremoto provocado por un terremoto de magnitud 8,8 azotó las islas principales de Japón y la costa de Rusia el domingo, causando pocos años.

Suspendidas alertas de tsunami en Pacífico, incluida Japón

Japón suspendió el lunes sus avisos de tsunami, un día después de que olas menores de lo esperado generadas por un terremoto en Chile llegaran al país.

Un maremoto provocado por un terremoto de magnitud 8,8 azotó las islas principales de Japón y la costa de Rusia el domingo, pero las olas provocaron pocos daños y el estado de alerta a lo largo del Pacífico fue suspendido.

Hawai y otras islas del Pacífico tampoco sufrieron daños.

Científicos de varias partes del mundo admitieron que consideraron la amenaza mucho más peligrosa de lo que realmente fue, pero defendieron sus acciones diciendo que tomaron los pasos adecuados y aprendieron las lecciones del tsunami en el Océano Indico en diciembre de 2004, el cual mató a miles de personas sin tener sufiente aviso.

"Es un punto clave recordar que no podemos no emitir suficientes alertas. El no alertar no es una opción para nosotros", dijo Dai Lin Wang, una oceanógrafa del Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico en Hawai. "No podemos tener una situación que creíamos que no era un problema y de repente es devastador. Eso simplemente no puede ocurrir".

Cientos de miles de personas huyeron de la costa hacia zonas más elevados después de que el Centro de Alertas en Hawai avisara a 53 países y territorios de que el terremoto del sábado provocó un tsunami.

Después de que el centro suspendiera su aviso, algunos países mantuvieron sus propios sistemas de control como medida de precaución. Muy pronto el lunes por la mañana, la agencia meteorológica japonesa avisó sobre un posible tsunami de 0,5 metros (1,5 pies) en su costa del Pacífico y pidió a los ciudadanos que se mantuvieran fuera de las orillas. Más tarde, redujo la zona afectada por el aviso y finalmente lo suspendió.

El domingo, en Japón, la ola más grande causada por el sismo, de 1,2 metros (cuatro pies), llegó a la isla norteña de Hokkaido.

A su paso por el Pacífico, el tsunami sólo impactó ligeramente las zonas más pobladas, incluido Hawai.

"Esperábamos que las olas fueran más grandes en Hawai, quizás un 50% más grandes de lo que fueron en realidad", dijo Gerard Fryer, un geofísico del Centro de Alertas. "Vamos a estudiar eso".

En Japón se temió que el tsunami pudiera ganar fuerza a medida que se aproximara. Las autoridades pusieron bajo alerta de maremoto a la costa este y ordenaron que cientos de miles de residentes buscaran refugio en zonas de mayor altura, mientras las olas avanzaban a cientos de kilómetros por hora.

Las poblaciones en la costa norte emitieron órdenes de evacuación para 400.000 residentes, informó la red de radio y televisión japonesa NHK. Esta cambió a un estado de emergencia, en el que transmitía mapas con las zonas que corrían mayor peligro y efectuaba constantes pedidos de precaución.

Mientras el tsunami continuaba su avance, la Agencia Meteorológica de Japón dijo que podrían llegar olas de hasta tres metros en las prefecturas (estados) de Aomori, Iwate y Miyagi, aunque fueron mucho menores.

En Kesennuma, al norte de Japón, el mar inundó las calles costeras por unas cuatro horas antes de retirarse, pero los habitantes no sufrieron mayores consecuencias.

El fenómeno llegó a Hawai 16 horas después del temblor en Chile, cuando las autoridades había pasado toda la mañana haciendo sonar sirenas de emergencia y ordenando a los residentes que dejaran las zonas bajas desde aviones con altavoces.

La marina estadounidense sacó a media docena de barcos de Pearl Harbor y un crucero de la base naval de San Diego para evitar el posible aumento de las olas.

Las playas se vaciaron, los pobladores evacuaron sus mansiones, las tiendas de Waikiki cerraron y los habitantes salieron a comprar provisiones y combustible, pero por la tarde las islas volvieron a ser un paraíso.

Las olas llegaron a California, pero casi no hicieron diferencia en medio de una tormenta. En San Diego, se realizó un torneo de surf como estaba previsto.

En Tonga, donde 50.000 personas se trasladaron a zonas altas ante la llegada del tsunami, la Oficina de Desastres Nacionales reportó que una ola de dos metros llegó a una pequeña isla norteña, dijo el subdirector Mali'u Takai. No había reportes de daños.

Nueve personas murieron en septiembre en Tonga por un tsunami proveniente de Samoa que barrió con gran parte de una población.

En Samoa murieron 183 personas en ese maremoto y miles de personas se mantenían en las colinas el domingo por la mañana en la isla de Upolu, pero la policía dijo que no había reportes de olas o aumento en el nivel del mar.

Al menos 20.000 personas abandonaron sus hogares en el sureste de Filipinas y se refugiaron en edificios del gobierno o escaparon a las montañas, pero el alerta fue retirado la tarde del domingo.

___

Los periodistas de The Associated Press Mark Niesse y Audrey McAvoy en Honolulu, Mari Yamaguchi y Malcolm Foster en Tokio, Ray Lilley en Wellington, Jim Gómez en Manila, Debby Wu en Taipei, Taiwán y Kristen Gelineau en Sidney contribuyeron a este despacho.

AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.