Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/01/20 10:05

Asalto talibán en una universidad de Pakistán deja 25 muertos

Cuatro terroristas irrumpieron con disparos y granadas en la Universidad Bacha Khan. El ataque revivió el recuerdo de la siniestra masacre de 2014 en la que murieron más de 125 niños.

El ataque, aseguraron medios locales, fue perpetrado por talibanes paquistaníes, sin embargo, la principal fuerza de ese movimiento lo condenó. Foto: AAMIR QURESHI / AFP

Cuatro terroristas irrumpieron hoy a primera hora en la Universidad Bacha Khan de Charsadda, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, a 40 kilómetros de la ciudad de Peshawar, asesinando al menos 25 personas, entre estudiantes, profesores y guardias de seguridad.

Los atacantes aprovecharon la espesa niebla matinal que envolvía la universidad de Bacha Khan para lanzar el ataque, que ha hecho revivir en el pueblo pakistaní el recuerdo de la masacre, supuestamente perpetrada por talibanes, en una escuela en diciembre de 2014, que dejó un saldo de más de 125 niños muertos.

Imágenes de la televisión mostraron a decenas de estudiantes huyendo de los disparos y de las explosiones provocadas por los atacantes pertenecientes a una facción de los talibanes.

A la vez, la muerte de uno de los profesores fue narrada al canal estatal Pakistán Tv por uno de sus colegas. "Había más de 600 invitados para una charla poética. El profesor del Departamento de Química Hamid fue asesinado delante de mí. Los terroristas entraron en la habitación en la que estábamos. Me apresuré al baño. A él le mataron, yo sobreviví", relató el docente, que no fue identificado.

"De golpe escuchamos disparos. Los terroristas fueron directamente a la residencia de varones. Creo que era su objetivo", dijo Muhammad Daud, un estudiante de sociología de 22 años.

Varios estudiantes rindieron homenaje al profesor de química, Syed Hamid Hussain, que murió en el intento de proteger a sus estudiantes. "Salimos pero nuestro profesor de química nos aconsejó que nos quedáramos en el interior", contó Zahoor Ahmed, un estudiante de geología."Tenía una pistola en la mano y vi cómo lo alcanzó una bala. Dos atacantes disparaban a mansalva", agregó.

El ataque fue reivindicado, según aseguraron medios locales, por una facción del movimiento de los talibanes paquistaníes (TTP, Tehreek-e-Taliban Pakistani), pero la principal fuerza de ese movimiento lo condenó.

"El TTP condena el ataque terrorista de hoy en Charsadda, y no lo hemos llevado a cabo", aseguró en un comunicado remitido a Efe un portavoz de los talibanes, Muhammad Khurasani.

"Quien quiera que haya usado nuestro nombre para reivindicarlo será llevado ante un tribunal de la sharia" o ley islámica, concluyó el portavoz del principal grupo talibán paquistaní, que remarcó que el líder del TTP, el emir Fazlullah, se desvinculó él mismo del ataque.

Khurasani hacía referencia a la supuesta reivindicación hecha a medios locales por el comandante del TTP Umar Mansoor, cabecilla, según el diario local Dawn, del ataque a la escuela de Peshawar en el que murieron 151 personas, entre ellos 125 niños.

Entonces, los talibanes dijeron que el ataque a la escuela fue como venganza a una ofensiva del Ejército paquistaní en las provincias de Khyber (fronteriza con Khyber Pakhtunkhwa, cuya capital es Peshawar) y Waziristán del norte meses antes.

En esas campañas han muerto al menos 3.500 insurgentes y 488 miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes, según datos oficiales.

Sin embargo, lo que logró el ataque a la escuela en el 2014 fue una intensificación de las medidas antiterroristas por parte del Gobierno paquistaní y el controvertido levantamiento de la moratoria que pesaba sobre la aplicación de la pena de muerte en Pakistán, así como la creación de tribunales militares especiales para casos de terrorismo.

El ataque traumatizó a un país sacudido por una década de violencia, y desencadenó una campaña contra el extremismo en Pakistán, en la que el ejército intensificó su ofensiva contra los grupos armados en las zonas tribales donde operaban antes con total impunidad.

Desde entonces, más de 300 presos han sido ejecutados.

La respuesta al ataque de hoy en un comunicado del primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, parece indicar que su reacción será similar a la tomada con la masacre a la escuela.

"El ataque no es a la Universidad Bacha Khan, sino un ataque a Pakistán y verá una implacable respuesta del Estado. Los cobardes y sus finanzas padecerán nuestra determinación por eliminar el terror. La nación está unida", sentenció Sharif.

Con información de AFP y EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.