Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/11/30 00:00

TECNICAMENTE EMPATADOS

A Tiempo que Venezuela estrena comicios legislativos y regionales separados, el triunfo de Hugo Chávez está más amenazado que nunca.

TECNICAMENTE EMPATADOS

Los celos, la envidia y el miedo al candidato ex militar golpista Hugo Chávez han empujado a los parlamentarios venezolanos a separar las elecciones legislativas nacionales de las presidenciales aunque siempre estuvieron juntas en los últimos 40 años. Y para asegurarse en el poder regional de los 23 estados los partidos tradicionales (Acción Democrática (AD) y Copei incluyeron la elección de los gobernadores y las asambleas legislativas, que antes estaban con las municipales, en las del próximo domingo. Todo un enredo para los 11 millones de electores que estrenan además las máquinas lectoras de votación. El próximo domingo los venezolanos tendrán la ocasión de elegir un total de 65a1 nuevos cargos, de los cuales 23 son gobernadores, 591 diputados de las asambleas legislativas, 189 diputados directos al Congreso Nacional y 48 senadores. Los resultados del escrutinio producirán un nuevo mapa político del país que "no necesariamente será transferible al elector nacional en las presidenciales de diciembre", afirma el conocido analista Alberto Quiroz Corradi. Hay muchas paradojas en las regionales del 8-N, como las llaman en Caracas. Por ejemplo el principal partido, Acción Democrática (AD), domina actualmente 11 gobernaciones y sus pronósticos es que aumenten hasta 14 estados. El Movimiento al Socialismo (MAS) y el socialcristiano Copei tienen cada uno cuatro gobernaciones y se estima que pierdan un tanto cada organización. "Los criterios para votar por los gobernadores son personales y no partidistas", señala Quiroz. Por el lado del Congreso (actualmente tiene 255 escaños) AD es la principal fuerza con el 27,8 por ciento, Copei con 26,2 por ciento, el MAS con el 11,3 por ciento y la Causa Radical y el PPT un 19 por ciento y Convergencia un 12,9 por ciento. Pero a partir de este año entraron tres líderes emergentes que van a cambiar la composición actual del Parlamento. Se trata de tres dirigentes que compiten por la presidencia por fuera de los partidos tradicionales y que, precisamente, son los que han acaparado la atención desde que comenzó el proceso electoral. _La proyección es que el Movimiento V República (MVR) del comandante Hugo Chávez logre una o dos gobernaciones y entre 45 y 47 diputados para el Congreso, convirtiéndose en la segunda fuerza después de AD; Copei podría bajar su número de diputados a 47; Proyecto Venezuela, del candidato Henrique Salas Römer (ex-Copei) lograría una gobernación y entre 10 y 15 diputados, e Irene Sáez tal vez obtenga de dos a tres diputados al Congreso. La paradoja es que AD, siendo la primera fuerza en el nuevo mapa político del domingo, tiene un candidato presidencial con apenas 6 por ciento en la intención del voto presidencial. Para el ex presidente Carlos Andrés Pérez fue un acto de mezquindad de AD y Copei el haber separado de esta forma las elecciones porque a Chávez se le hubiera podido derrotar fácilmente "si hubieran establecido la segunda vuelta". Pero ya es tarde para lamentar el error y ahora es necesario el voto de conciencia, según el llamado que ha hecho la Iglesia, que en opinión del sociólogo Rafael Delgado, analista de estadísticas electorales, se va a dividir entre el voto de la "emoción negativa" que representa Chávez y la "racionalidad positiva" de Salas Römer. Salas Römer: 'ganaré con un 60 por ciento' Una semana antes de celebrarse en Venezuela las elecciones legislativas y de gobernadores del 8 de noviembre la empresa Mercanálisis sorprendió al dar un empate técnico entre los dos candidatos principales, el comandante Hugo Chávez (39 por ciento) y Henrique Salas Römer (38 por ciento). A finales de septiembre, cuando todo el mundo estaba convencido todavía de que el ex militar golpista era el seguro próximo presidente, la diferencia entre ambos era de 11 puntos.El acelerado avance del segundo con mayor opción conforma una especie de tercera ola de cara a las elecciones del 6 de diciembre: la primera fue protagonizada por la ex miss Universo Irene Sáez, quien a comienzos del año era la puntera absoluta. La segunda fue la del comandante golpista Hugo Chávez, quien ante el horror de la clase dirigente se posicionó como seguro presidente hasta este mes. Y la tercera es protagonizada por Henrique Salas Römer, quien ha protagonizado un avance meteórico y se perfila como el candidato de mayor opción a pesar de estar un punto por debajo de Chávez. Ese avance es visto con recelo por sus adversarios pero no por Salas Römer, de 62 años, economista y ex gobernador del estado Carabobo, cuyos pronósticos se han confirmado a lo largo del más tórrido y temido proceso electoral que haya vivido el país.
Semana: ¿Cuántos gobernadores y diputados espera sacar el 8 de noviembre?
Henrique Salas Römer: Todos. Voy a tener 23 gobernadores.
Semana: ¿Cómo, si apenas ganará una o dos gobernaciones?
H.S.R.: Cada uno de los gobernadores que triunfe será un gobernador mío. Tengo 25 años luchando por la descentralización y cada vez que gana un gobernador yo me alegro, del partido que sea. Estoy apoyando a uno del Proyecto Venezuela y a dos que no son con igual cariño. Ahora en el Congreso veremos qué fuerza obtenemos pero los gobernadores no los podemos medir por partido.
Semana: ¿De qué manera las elecciones regionales del domingo pueden influir en las presidenciales del 6 de diciembre?
H.S.R.: No influyen. Esta es la batalla entre el primer gobernador presidente y el hombre que pretende militarizar la Presidencia de la República.
Semana: ¿Las elecciones de diciembre no son una especie de segunda vuelta ?
H.S.R.: En Colombia tuvieron una elección de gobernadores que la ganaron los liberales. Esa no fue una primera vuelta. Hubo más gobernadores liberales que conservadores. Son dos cosas distintas. Esto que han inventado en Venezuela no tiene antecedentes en la historia.
Semana: ¿Y ellos no arrastran votos para las presidenciales?
H.S.R.: Cómo los van a arrastrar, por Dios. Si hay candidatos de los partidos tradicionales de los cuales ninguno pasa del 5 por ciento, cómo van a saltar frente a candidatos que tienen hoy 40 por ciento. Este pueblo es inteligente y sabe votar por personas y no por partidos.
Semana: ¿Hará alianzas después del domingo para ganar en diciembre?
H.S.R.: No habrá alianzas ni actos cubiertos ni encubiertos. Lo repito por enésima vez sin arrogancias con el deseo de contribuir a la unidad del país.
Semana: ¿Cómo piensa manejar la gobernabilidad si la mayoría de las gobernaciones y el Parlamento es opuesta a su candidatura?
H.S.R.: Con los gobernadores. Cuando fui gobernador había 10 alcaldes de otros partidos y la segunda vez gané con las tres cuartas partes de los votos.
Semana: ¿Iniciará un diálogo con la oposición?
H.S.R.: Qué diálogo por Dios. Ellos y nosotros seremos electos por voluntad popular y nos debemos al colectivo en su conjunto y a ninguna fuerza política. Es más, es enteramente posible que al día siguiente del 8 de noviembre la mayoría de los gobernadores se pongan en campaña conmigo porque prefieren tener a alguien que fue el presidente fundador de la Asociación de Gobernadores y que cree en la descentralización.
Semana: ¿Tiene algún brujo para las predicciones?
H.S.R.: Nada de brujos. Tengo un centro de análisis. Nuestra meta es ganar con el 60 por ciento en diciembre. Eso lo dije hace tres años. Todavia no hemos entrado en la recta final. Voy a superar con creces a Chávez. El miedo a Chávez hará ganar a Salas Para el analista político independiente, ex director de El Nacional, Alberto Quiroz Corradi, aunque las elecciones regionales del próximo domingo tendrán poca influencia en las presidenciales del 6 de diciembre, "han creado una expectativa importante en el sentido de que nadie quiere conversar ni hacer alianzas hasta que los resultados del 8-N se produzcan". En su opinión la polarización estará entre Chávez y Salas y "muchos de los votos de Acción Democrática (AD) se van a deslizar hacia Salas. Veo difícil una alianza formal entre Salas y AD, que sería la opción ganadora, porque Salas siempre va a pensar que le va a hacen daño un partido del estatus y va a confiar más que todo aquel que tenga miedo a Chávez va a votar por Salas. Alianzas no va a haber pero sí conversaciones y eso puede ayudar. Chávez tiene un altísimo porcentaje de rechazo y el voto indeciso va para Salas. Será el mal menor". Quiroz Corradi señala que la separación de las dos elecciones se hizo para evitar que Chávez arrastrara el voto presidencial al Parlamento y las gobernaciones. "La poca influencia que hay en las regionales sobre las presidenciales da a pensar que se equivocaron los estrategas políticos. Ha habido mucha subestimación a Chávez en el pasado. Eso está cambiando y pueden pasar algunas cosas. No sé cuáles". Para el empresario petrolero y hotelero Rafael Tudela, ahora metido a político, "por primera vez en Venezuela las regionales van a influir en las presidenciales. Antes era todo lo contrario. El resultado del domingo va a producir acomodos, alianzas y nuevos apoyos. Las elecciones del domingo tienen su peso porque surgirán alianzas importantes y los resultados se traducirán en apoyos hacia uno de los dos candidatos principales".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.