Martes, 31 de marzo de 2015

| 2006/02/12 00:00

Tiembla Palacio

Tribunal Electoral rechaza propuesta presidencial para una Asamblea Constituyente y algunos piden renuncia del Presidente.

El presidente Alfredo Palacio ha enfrentado varias crisis desde cuando asumió el poder en abril.

La inestabilidad no cede en Ecuador. Pocos días después del regreso del derrocado Lucio Gutiérrez, detenido apenas puso un pie en el país, el gobierno de Alfredo Palacio entró en una fuerte pugna con el Congreso Nacional tras proponer la realización de un referendo para convocar una Asamblea Constituyente. La 'pelea' llevó incluso a que varios bloques políticos reclamaran el jueves pasado la renuncia del presidente Alfredo Palacio. Conocido cardiólogo, Palacio es el séptimo presidente que tiene Ecuador en nueve años; asumió el 20 de abril para concluir el 15 de enero de 2007 el mandato de Gutiérrez, de quien era vicepresidente y quien fue destituido por el Congreso. Pero su gobierno ha vivido sucesivas crisis en estos seis meses y desde la semana pasada enfrenta el regreso del derrocado. El mandatario había fracasado una semana antes en un intento para negociar con los diputados la forma de concertar las preguntas de una consulta popular que aspira a modificar la Constitución. Entonces, sorpresivamente, Palacio lanzó un abierto desafío a los congresistas al anunciar la convocatoria de una Constituyente con plenos poderes. De paso, solicitó directamente al Tribunal Supremo Electoral (TSE) un plebiscito, con fecha tentativa el 18 de diciembre, para que los ecuatorianos convoquen una asamblea para reformar la Constitución, promulgada por una convocatoria similar en 1998. Los legisladores respondieron que Palacio se excedió en sus atribuciones y plantearon su destitución a través de un juicio político. La consulta propuesta por el gobierno incluía una sola pregunta: '¿Autoriza usted que se convoque la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente que transforme la nación, reestructure el Estado ecuatoriano y expida la Constitución que anhela el pueblo de Ecuador En el decreto, Palacio también planteó que la Constituyente tenga 100 miembros (50 elegidos por votación popular y 50 representantes de la sociedad civil) y fijó reglas para la designación de los asambleístas. Si bien el Presidente cuenta con el apoyo de organizaciones como las de derechos humanos, en el nivel ciudadano en general, el respaldo es débil. Los indígenas agrupados en Pachakutik, su brazo político, y con apenas 10 de las 100 curules del Congreso, apoyan la propuesta y según dijo a SEMANA el coordinador del movimiento, Gilberto Talahua, "el 90 por ciento del pueblo ecuatoriano quiere la asamblea constituyente". Pero legisladores como Luis Fernando Torres, del Partido Social Cristiano (derechistas, con 25 escaños) sostienen que "el presidente Palacio debe renunciar e irse a su casa". A su vez, la Izquierda Democrática (socialdemócratas, con 15 diputados) rechaza la iniciativa del Ejecutivo, aduciendo que la misma desconoce las atribuciones del Parlamento. El ministro de Gobierno, Galo Chiriboga, aclaró que "si se habla de una asamblea con plenos poderes es porque el Presidente demuestra su deseo de cambio, incluso poniendo a disposición de ella la duración de su propio mandato". Mientras, el presidente del Congreso, Wilfrido Lucero, tiene otra opinión. Dijo a SEMANA que de la convocatoria propuesta por Palacio "se pueden derivar situaciones caóticas impredecibles". Recalcó que "no es lógico que los poderes del Estado constituidos pretendan autoeliminarse", con lo que dio a entender el temor de los legisladores a que la constituyente revoque su mandato. Y es que en el fondo es eso: los diputados temen ser cesados por los asambleístas. Al cierre de esta edición, la situación se complicó aun más: el TSE rechazó la solicitud presidencial. El titular de esta Corte, Gilberto Vaca, dijo a SEMANA que la propuesta de Palacio es "improcedente" porque aunque el gobernante considera que la pregunta planteada para la consulta es "trascendental para el país", para el TSE implica reformas a la Constitución. Expresó que "si se propone crear la Asamblea Constituyente para que dicte y reforme normas de la Constitución, está creando un órgano adicional, diferente, que no existe en la Carta Política". Con esta definición, el panorama político de Ecuador se vuelve más impredecible. Nadie sabe lo que puede llegar a pasar en poco tiempo en este país, donde ni los mismos dirigentes pueden distinguir entre lo justo y lo legal. El retorno de Gutiérrez a Ecuador va a complicar en cierta forma el panorama político del presidente Alfredo Palacio, pero tampoco va a ser un factor importante porque el conjunto de la oposición está disperso y no se manifiesta realmente. "La debilidad del gobierno permitirá a Gutiérrez generar espacios a su favor", dio a entender el analista Adrián Bonilla, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). Otros observadores sostienen que si bien el panorama político actual no es el mejor, tampoco se va a complicar, puesto que Gutiérrez no es un actor con capacidad como para aglutinar toda la oposición. Palacio, mientras, está firme en el cargo o, por lo menos, eso sostiene el secretario de Comunicación del Ejecutivo, José Toledo. "Es fundamental informar que el Presidente se encuentra firme en su cargo y con los objetivos claros de refundar el país", manifestó el portavoz a SEMANA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×