Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/1992 12:00:00 AM

TRAGEDIA EN MEXICO

Una acumulación de gases combinada con la desidia de las autoridades locales, produce una matanza que debe alertar a todo el continente.

TRAGEDIA EN MEXICO TRAGEDIA EN MEXICO
EL MIERCOLES, SOLO UNA HORA ANTES, EL mayor Trinidad López Rivera, jefe de bomberos de Guadalajara capital del estado mexicano de Jalisco, había estado en el sector de Reforma, convocado por los vecinos ante el olor que se había apoderado de la vecindad. La noche anterior, técnicos de la petrolera nacional Pemex y de los bomberos habían estado examinando el área para determinar si existía peligro de explosión, pues el olor recordaba vagamente el de la gasolina o el que roseno. Ninguno fue capaz de prever lo que sucedería. A las 10:20 a.m. comenzó la tragedia. Catorce explosiones convirtieron al populoso barrio en escenario de un espectáculo dantesco, con las calles convertidas en fosas de varios metros de profundidad, los carros proyectados como juguetes sobre los escombros de las casas, varios buses retorcidos entre los escombros y los sobrevivientes deambulando entre los cadáveres, con las ropas hechas trizas.
Unas 40 manzanas quedaron destruidas. Al cierre de esta edición, el balance hablaba de 270 muertos, pero todo indicaba que esa cifra podría aumentar. El presidente Carlos Salinas de Gortari impuso un plazo hasta el fin de semana para determinar responsabilidades, que en principio se dirigían oficialmente hacia la fábrica de aceites comestibles La Central, que habría desechado cantidades industriales de gas hexano en el sistema de alcantarillas. La Central se defendió acusando a Pemex por supuestos escapes de estaciones gasolineras cercanas, mientras caían el alcalde de la ciudad y el jefe de bomberos.
Entre tanto, los observadores señalaban que sin importar de dónde provinieron los gases, la responsabilidad debería ser compartida con las autoridades por su inacción. El desastre de Guadalajara debería al menos servir de ejemplo para múltiples localidades de América Latina que corren riesgos semejantes todos los días.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com