Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2002/04/08 00:00

Tras las rejas

La sorpresiva detención de Domingo Cavallo, el super ex ministro , podría devolver a Menem a la cárcel.

Tras las rejas

Quien hubiera dicho, meses atrás, que Domingo Felipe Cavallo terminaría entre rejas. El hombre que daba consejos desde Ecuador hasta Rusia, el mago que hizo creer a los argentinos que ya estaban en el Primer Mundo, para despertarse de golpe en la peor de las crisis, el ministro conflictivo e hiperkinético, fue detenido el miércoles pasado acusado de contrabando de armas.

El ex ministro, que renunció el 20 de diciembre junto al presidente Fernando de la Rúa en medio de cacerolazos y saqueos, ha sido uno de los principales blancos de la ira popular por haber sido el inventor del tristemente célebre ‘corralito’, que aprisionó los ahorros de la población mientras el peso se devaluaba.

Cavallo fue detenido por su responsabilidad en la causa de la venta ilegal de armas que es la misma por la que estuvo preso el ex presidente Carlos Menem el año pasado. Se trata de varios envíos a Croacia y Ecuador realizados entre 1991 y 1995. En el primer caso se violó el embargo dispuesto contra Yugoslavia. En el segundo las armas fueron enviadas a Ecuador a poco tiempo de terminar su guerra con Perú, cuando Argentina oficiaba como mediador. Los envíos fueron realizados mediante decretos ideológicamente falsos, en los cuales se decía que las armas iban a Venezuela y Panamá, un país que ni siquiera tiene ejército.

Cavallo era ministro de Economía de Carlos Menem, por lo cual no sólo firmó los decretos sino que era responsable de la aduana, dependencia que no cumplió con su deber de inspeccionar los contenedores e impedir el contrabando.

La investigación, iniciada en 1995, tomó vuelo el año pasado cuando el juez Jorge Urso dispuso la detención de Menem y de los principales sospechosos aunque Cavallo, que nuevamente se encontraba en el cargo de ministro de Economía, fue eximido. Cuando la Corte Suprema liberó a Menem a los tres meses se creyó que la investigación había sido enterrada y que nuevamente un gran delito quedaba impune en la Argentina.

La detención de Cavallo reaviva la investigación y puede abrir paso a nuevas sorpresas. El juez tiene 10 días para dictar auto de procesamiento y se cree que puede hacer una calificación muy dura del delito, que tiene una pena de cuatro a 12 años de prisión y no es excarcelable.

Ricardo Monner Sans, el abogado que inició la causa en marzo de 1995, expresó a SEMANA su satisfacción. “Si me lo hubieran dicho hace 10 días no me lo hubiera imaginado. Me parece que es un avance importante luego de que el año pasado parecía que la causa quedaba archivada y sin perspectivas”.

Lo importante para Monner Sans es que, si Cavallo habla, puede complicar la situación de los otros implicados y podría repetirse el escenario del año pasado. “Se puede revivir la responsabilidad de Menem y de los demás acusados, ya no bajo el prisma de la asociación ilícita sino bajo el delito de contrabando calificado. Si Cavallo dice toda la verdad hay un escenario muy complejo para varios ex ministros y para un ex presidente”.

La detención de Cavallo fue recibida con satisfacción en la calle. Pues, como dijo Monner Sans, “no se sabe qué ocurrirá después, pero en la Argentina de 2002 uno se pregunta en voz alta: ¿es fácil poner en libertad a Cavallo, a quien la gente considera responsable por toda la situación que se está viviendo? La detención de Cavallo me hace optimista, redobla mi fe en que algún día terminaremos con la corrupción y la impunidad en Argentina”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.