Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/09/26 13:34

Trump amenaza con llevar al debate a examante de Bill Clinton

El magnate republicano juguetea con la idea de sentarle a Hillary Clinton en primera fila a Gennifer Flowers, con quien su marido sostuvo una relación de 12 años.

Trump amenaza con llevar al debate a examante de Bill Clinton Foto: AFP

Bill Clinton ha tenido varias amantes. La más famosa fue Mónica Lewinsky, pero antes de ese publicitado affaire, la que estuvo a punto de impedirle llegar a la presidencia de Estados Unidos fue Gennifer Flowers, una bella rubia con la que sostuvo un romance mientras ocupaba la gobernación de Arkansas.

Esa relación provocó un enorme escándalo durante la campaña electoral de 1992. Bill llegó a insinuar que solo se habían acostado un par de veces, a lo que la cantante de cabaret contestó que el entonces candidato y ella habían mantenido una relación íntima durante 12 años. Como prueba presentó cintas con conversaciones telefónicas que habría grabado en secreto, en las que Bill la instaba a negar la relación si los periodistas la buscaban.

En ese momento se pensó que Bill había perdido la presidencia, pero Hillary dio una famosa rueda de prensa y después salió de la mano de su esposo en el programa 60 minutos para salvar su candidatura y poder llegar a la Casa Blanca. Incluso terminó por atribuir todo a una conspiración.

Ese escándalo quedó atrás, superado por las demás relaciones extraconyugales de Bill, aunque en plena campaña demócrata de 2008, cuando Hillary se enfrentaba a Barack Obama por la candidatura, Flowers amenazó con subastar los famosos casetes.

Ahora, el rostro de esa antigua rival puede ser lo primero que vea Hillary Clinton cuando suba al escenario para enfrentarse a Donald Trump en el primer debate entre los dos candidatos a la presidencia.

Ese primer cara a cara con miras a las elecciones del 8 de noviembre tendrá lugar en la Universidad Hofstra de Hempstead (Nueva York) el lunes por la noche y se espera que sea uno de los más vistos de la historia.

“La señora Flowers ha accedido a unirse a Donald en el debate”, escribió su asistente, Judy Stell, en un email a BuzzFeed, según publicó el portal. Fue la respuesta a una bola de nieve surgida del Twitter del propio candidato republicano que amenaza con convertirse en avalancha.

Trump, quien había prometido que el lunes sería "respetuoso" con su rival, amenazó el fin de semana en la red social con invitar al debate a la antigua amante de Bill.

La directora de campaña del republicano, Kellyanne Conway, debió precisar que Flowers "no había sido invitada" por su equipo, pero ella, que bastante provecho le ha sacado a ser la primera mujer que confesó públicamente haber tenido un affaire con Bill Clinton, ya se ha mostrado dispuesta a asistir.

El candidato republicano se ha referido en varias oportunidades a las infidelidades de Bill y ha fustigado a Hillary por no haber dejado a su esposo debido a sus infidelidades.

Trump mencionó a Flowers luego de que el millonario inversionista Mark Cuban, quien ha criticado al aspirante republicano y apoya a Clinton, acordó sentarse en primera fila del debate, el primero de los tres programados, para el cual se espera una audiencia de 100 millones de personas.

"Si el zopenco de Mark Cuban de fracasada fama de Benefactor quiere sentarse en la primera fila, tal vez yo ponga a Gennifer Flowers justo a su lado!" trinó Trump.

Se sabe que los asesores de Trump le han sugerido que no recurra a esa estrategia, que sería contraproducente y que podría perjudicarlo a él mismo más que a su rival demócrata. Pero dada la volátil personalidad del magnate, hay una enorme expectativa por ver quienes se sientan al lado de Mark Cuban en la primera fila del auditorio de la Universidad Hofstra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.