Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/13/2016 8:30:00 AM

Trump escoge al polémico jefe de ExxonMobil como secretario de Estado

Rex Tillerson, quien como director del gigante petrolero ha tenido estrechos lazos con Rusia, será la cabeza de la diplomacia estadounidese.

Donald Trump anunció este martes el nombramiento de Rex Tillerson, director gerente de ExxonMobil y empresario de fuertes lazos con Rusia, para conducir el departamento de Estado, en medio de la polémica sobre la interferencia rusa en las recientes elecciones presidenciales.

Tillerson, de 64 años, hizo toda su carrera en el gigante petrolero y es considerado uno de los empresarios con mejores vínculos entre las autoridades rusas desde que administró un consorcio de explotación de crudo en la isla Sajalín, en el este de Rusia.

"La carrera de Rex Tillerson es la encarnación del sueño americano: mediante el trabajo duro, la dedicación y la negociación inteligente, Rex subió varios niveles para convertirse en director general de ExxonMobil, una de las compañías más grandes y respetadas del mundo", dijo el presidente electo en un comunicado de prensa difundido antes del amanecer desde la sede de su equipo de transición, en el rascacielos Trump Tower de Nueva York.

"Rex sabe cómo manejar una empresa global, lo que es crucial para dirigir un Departamento de Estado exitoso", añadió el multimillonario magnate inmobiliario sobre su último y muy polémico nombramiento de gabinete, que asumirá junto con él en enero.

En 2013, el presidente ruso Vladimir Putin condecoró a Tillerson con la Orden de la Amistad. En años recientes, el ejecutivo fue también un abierto opositor de las sanciones económicas impuestas por Washington a Moscú.

Le puede interesar: El mundo le sonríe a Vladimir Putin

El nombre de Tillerson pasó a ser considerado el lunes como el del candidato más firme para conducir la diplomacia estadounidense, cargo por el que se enfrentaron verdaderos pesos pesados de la política y los negocios.

Al frente de la inmensa máquina diplomática que es el Departamento de Estado, Tillerson tendrá como prioridad la defensa "de los intereses estadounidenses" y ayudar a "revertir años de política exterior equivocada que debilitó la seguridad y la posición de Estados Unidos en el mundo".

Reince Priebus, quien será el secretario general de la Casa Blanca en el gobierno de Trump, dijo el martes que Tillerson fue elegido porque es "un diplomático que resultó tener la capacidad de hacer perforaciones petroleras". Tillerson ha "tenido que mantener relaciones en todo el mundo en muchos lugares que no son de los más fáciles para tener una relación", dijo Priebus a MSNBC.

"El buen Dios no puso petróleo en todas las democracias amantes de la libertad en todo el mundo y, sin embargo, Rex Tillerson fue capaz de hacer ese trabajo. Donald Trump y Rex Tillerson tienen una visión similar de cómo conseguir que las cosas se hagan", dijo Priebus.

Relaciones problemáticas

Con esos antecedentes, su confirmación podría provocar un enfrentamiento en el Senado. En el Capitolio, los principales republicanos han expresado su temor por Tillerson, pues afirman que las evaluaciones de los servicios de espionaje muestran que Rusia interfirió con las elecciones presidenciales de Estados Unidos para ayudar a Trump.

El influyente senador conservador John McCain dijo el lunes a la red de televisión CNN que Putin "es un matón y un asesino, no veo como se puede ser amigo de un exagente de la KGB".

Por su parte, el también senador republicano Marco Rubio señaló que "ser un amigo de Vladimir no es una característica que yo espero de un secretario de Estado".

Además el Congreso, de mayoría republicana, se dispone a investigar los ataques cibernéticos y las interferencias rusas en la elección estadounidense, acentuando la presión sobre Moscú pese a que Trump pretende un acercamiento con los rusos.

De acuerdo con el diario Washington Post, la CIA concluyó en un informe secreto que Rusia intervino en los ciberataques durante la campaña electoral para ayudar a la elección de Trump, y no con el objetivo más generalizado de enturbiar el buen desarrollo de los comicios.

Pero el sucesor de Barack Obama, que asumirá sus funciones el 20 de enero, rechazó estas conclusiones, que en una entrevista a Fox News tachó de "ridículas".

"A menos que usted sorprenda en flagrante delito a los hackers, es muy difícil determinar quien estuvo detrás de la piratería", escribió Trump el lunes en su cuenta de Twitter.

En octubre, los servicios de inteligencia estadounidenses acusaron de manera colectiva a Rusia de haber pirateado a los partidos políticos de ese país con el fin de interferir en el proceso electoral.

"Los rusos no son nuestros amigos", advirtió el lunes el jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, durante una conferencia de prensa.

Primera advertencia china

Además de la polémica con Rusia, Tillerson tendrá otro tema delicado a tratar desde que asuma su cargo el 20 de enero: las relaciones con China.

Desde principios de este mes, Trump multiplicó sus críticas declaraciones sobre Beijing, que pareció sin embargo haber recibido con benevolencia su elección el 8 de noviembre.

El régimen chino lanzó una primera advertencia el lunes, en nombre de la defensa de su "principio de una sola China" que Trump amenazó el domingo.

"No entiendo por qué debemos estar ligados a la política de una sola China, salvo que lleguemos a un acuerdo para obtener otras cosas, incluso en el comercio", había dicho Trump el domingo.

El presidente electo ya había ignorado el principio de "una sola China" a inicios de diciembre al responder a una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, para disgusto del gobierno chino.

"Hemos tomado nota de esas informaciones y estamos gravemente preocupados", advirtió en rueda de prensa el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores Geng Shuang, en alusión a las declaraciones de Trump.

Los descartes

Trump también contempló nombrar para el puesto al exalcalde de Nueva York Rudolph Giulliani, para premiar su temprana lealtad cuando nadie creía en su candidatura; al exgobernador de Massachusetts y ex candidato presidencial Mitt Romney, que en su día fue un destacado crítico del magnate; y al senador por Tennessee Bob Corker, que preside la Comisión de Relaciones Exteriores, entre otros. Romney escribió en Facebook el lunes que "fue un honor haber sido considerado" para el cargo.

*Con información de AFP y AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.