Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/1986 12:00:00 AM

TWA: PASAJEROS EN GUERRA

La explosión de una bomba en un avión de la TWA pone de nuevo a los turistas en la línea de fuego del terrorismo.

"Exactamente delante de mí, había una mujer y su niño. Un segundo más tarde los vi desaparecer en el vacío". Así describe un pasajero de apellido Hatsopulos el comienzo de la crisis a bordo del avión Boeing 727 de la compañía norteamericana TWA. al que le estalló una bomba en pleno vuelo cuando hacía la ruta Roma-Atenas-El Cairo. Gracias a la habilidad del piloto y al escaso poder del explosivo, los 107 pasajeros restantes escaparon a una catástrofe. El avión aterrizó en el aeropuerto Hellenikon de la capital griega, luego de muchos minutos de zozobra .
No hubo, sin embargo, pánico."Algunos niños comenzaron a llorar, pero creo que los demás mantuvieron la calma -cuenta otro pasajero. Dos minutos después, que a nosotros nos parecieron una eternidad, el piloto anunció que una de las ventanillas se había destruido, pero que controlaba la situación". Absorbidas por la descompresión, no obstante, cuatro personas cayeron desde una altitud de 3.200 metros. Sus cuerpos y las sillas fueron encontradas más tarde cerca del pueblo de Argos, en el Peloponeso. Se trata de Despina Stylianopoulou, de 50 años, de su hija María, de 25, de su bebé de seis meses, todos ellos de nacionalidad griega, y de Alberto Ospina, ciudadano norteamericano de origen colombiano, de 40 años.
El caso, sin embargo, hubiera podido ser muchísimo más grave si la explosión, en vez de producirse en el momento del aterrizaje, hubiera ocurrido en la mitad del vuelo, pues entonces todos los pasajeros hubieran muerto. Se ha establecido que la bomba, colocada en el chaleco salvavidas debajo de un asiento de la fila diez, era un mecanismo de tiempo. Y los expertos especulan que la persona que la colocó (identificada como una mujer que bajó del avión en Roma, en el vuelo de ida) se equivocó al disponer la hora del estallido, olvidando que, por entrar a regir el horario de verano, el avión estaría aterrizando en Atenas una hora más temprano.
¿Es esta la primera respuesta del coronel Gadafi tras las batallas libio-norteamericanas de estos días en el Golfo de Sirte? Aunque nada permite afirmar hasta el momento que exista esa conexión, pues la investigación apenas comenzó al final de la semana pasada, la reivindicación del atentado hecha en la noche del 2 de abril en Beirut constituye un dedo acusador contra el Mandatario libio. Las "Células Revolucionarias Arabes -células de Al-Kassan", indicaron haber cometido ese atentado " en respuesta a todas las tentativas del imperialismo norteamericano para dominar las masas árabes, la última de las cuales, el ataque contra Libia, fracasó gracias a la firmeza revolucionaria de toda la patria árabe". Segun el comunicado, este hecho "es el comienzo de un movimiento revolucionario para golpear los intereses norteamericanos donde éstos se encuentren".
Tal organización no era conocida. Sólo se sabe que el jeque Ezzedin AlKassan fue un dignatario religioso que combatió activamente a los británicos en Palestina, antes de la creación del Estado de Israel.
El coronel Gadafi, interrogado por la agencia UPI, negó toda responsabilidad de su país en este asunto. "Se trata de un acto de terrorismo contra un objetivo civil y yo estoy totalmente en contra de eso", precisó. De todas formas, el estallido de la bomba -colocada en el piso de la cabina y disimulada en un saco de mano, según un experto griego- ocurre algunos días después de que el hombre fuerte libio pidiera públicamente a sus partidarios atacar, mediante "escuadrones suicidas, bombas, misiles, aviones, humanos" los "intereses norteamericanos en todo el mundo".
Casi todos los pasajeros -uno de los siete heridos es también de origen colombiano- se habian embarcado en Roma y procedían de Nueva York. El gobierno norteamericano, horas después del incidente, declaró lacónicamente que "estudiará" la reivindicación lanzada por el "poco conocido" grupo. Un portavoz de la comisión de asuntos extranjeros de la Cámara baja planteó que ante esta explosión se debería exigir la verificación de las condiciones de seguridad de los aeropuertos internacionales, de acuerdo con una ley antiterrorista aprobada el año pasado en Estados Unidos. La idea es limitar los derechos de aterrizaje en Norteamérica a las aerolíneas que continúen utilizando los aeropuertos sospechosos de no cumplir esas disposiciones.
Un funcionario del gobierno griego precisó que el avión había sido "controlado y limpiado en Roma", pero que los pasajeros se habían quejado del defectuoso control de las maletas de mano en el aeropuerto de Fiumicino. La respuesta de este último se produjo de inmediato: "Todos 103 pasajeros fueron controlados con los detectores de metales, y lo mismo se hizo con las maletas que fueron embarcadas en Roma", dijeron los responsables del aeropuerto romano.
De todas formas, el atentado acrecentará el fenómeno surgido el año pasado a raiz del secuestro del avión de esta misma compañía en Beirut y del incidente del barco Achille Lauro. Miles de turistas norteamericanos renunciaron a viajar a Europa Occidental y el Oriente Medio para evitar contingencias como aquellas. "En este campo, Gadafi ganó la guerra", declaró el director de una agencia de viajes de Nueva York, quien calcula que su clientela habitual a Israel este año se reducirá a la mitad, por el temor al terrorismo.
Un agente de viajes de Washington estimó que en el verano de 1986 las ventas de pasajes hacia Europa (Grecia e Italia principalmente) y el Oriente Medio (Egipto e Israel en particular), se mermarán en un 10 o un 15%. El gobierno griego, que gastó casi tres millones de dólares en propaganda para atraer turistas y alcanzar los niveles anteriores (46.000 el año pasado) es de los más alarmados. ¿Qué países se beneficiarán, entonces, de este desplazamiento en las preferencias turísticas de los norteamericanos? La tendencia nueva a viajar a zonas menos "azarosas", el año pasado permitió a Canadá, América Latina y los países del Este aumentar sus promedios anuales, que para Europa Occidental fueron de 6.4 millones de norteamericanos en 1985. Los viajes hacia México, por ejemplo, aumenta ron un 20% y a la URSS, un país considerado muy seguro, le fue doblada la cuota de viajeros.
Otro efecto inmediato de la misteriosa explosión en el Boeing de la TWA es la decisión del presidente de la Asociación Internacional de Pilotos de Línea de llamar a un boicoteo de viajes a Libia, Irán, Siria y otros países sospechosos de "patrocinar terroristas". Tom Ashdod, cuya organización agrupa pilotos de 60 países, planea sacar adelante la propuesta en una reunión la semana entrante en Londres. Los directivos de la TWA, por su parte, no están menos preocupados. Este es el tercer incidente que les ocurre desde junio del año pasado, pues el 28 de marzo un vuelo de esta empresa de Nueva York a Bombay sufrió un retardo ante una amenaza telefónica. Esa vez lo de la bomba fue una falsa alarma.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?