Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1991/10/28 00:00

UN AÑO DESPUES

Doce meses después de su reunificación, Alemania apenas comienza a enfrentar los costos de ese proceso político.

UN AÑO DESPUES

TODOS LOS ALEMANES que ya tenían uso de razón recordarán, por el resto de sus vidas en dónde estaban y qué hacían aquel 3 de octubre de 1990, cuando las dos alemanias consumaron su reunificación.
Pero tal vez no recuerden nada de su primer aniversario, pues ahora la euforia ha dado paso a la angustia.

Lo peor de esa situación se vive en la parte oriental, la vieja República Democrática Alemana. El canciller Helmut Kohl pasó de ser el padre de la patria a un político más, que es recibido con abucheos cada vez que se aventura en suelo estealemán. Su partido demócrata cristiano, que barrió en las elecciones de diciembre, ya perdió ante los social-demócratas su mayoría en la cámara baja.
El experto Joachim Knoop, de la Fundación Friedrich Ebert, sostiene en un documento reciente que el desequilibrio económico no permitía mejores augurios:

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.