Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/2014 8:15:00 AM

¿Cómo un embarazo facilitó el acercamiento entre EE. UU. y Cuba?

Según 'The New York Times', gestionar la inseminación artificial de la esposa de un espía cubano preso en EE. UU. ayudó en las negociaciones. Esta es la historia.

;
BBC
Llevar unos espermas congelados hasta Panamá para lograr el embarazo por inseminación artificial de la esposa de uno de los espías cubanos presos en Estados Unidos fue uno de los elementos que terminó facilitando las negociaciones dirigidas a "normalizar" las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

Según un artículo publicado el lunes por el diario estadounidense The New York Times, ésta fue una de las más altas prioridades durante las conversaciones entre altos funcionarios de Washington y La Habana.

Tramitar la obtención de los espermas, y la logística de llevarlos congelados hasta Panamá donde la esposa de Gerardo Hernández, un espía cubano preso en California, aguardaba desesperada por tener un bebé, estuvo en manos del senador Patrick Leahy, el demócrata que jugó un papel importante en las negociaciones.

Según el artículo firmado por Ernesto Londoño y publicado en la sección de opinión del diario, funcionarios cubanos comenzaron a presionar a Estados Unidos para que gestionara el embarazo en 2010, cuando un diplomático cubano planteó el tema en una reunión de alto nivel.

Hernández, de 49 años, y su esposa, Adriana Pérez, de 44 años, llevaban separados desde que éste quedó preso en EE.UU. hace 16 años.

Cuando Patrick Leahy visitó La Habana en 2013, el gobierno cubano le pidió que se reuniera con Pérez.

Así lo hizo y según dijo al diario The New York Times, a su regreso a Washington se convenció de que ayudar a la pareja era lo correcto no sólo en términos humanitarios, sino también para promover un acercamiento diplomático con Cuba.

"Fue una reunión muy emotiva", dijo Leahy, "Ella quería tener un bebé antes de quedar muy mayor para ello. Dijo que estaba profundamente enamorada de su marido".

Sin embargo, la Agencia Federal de Prisiones estadounidense (BOP, por sus siglas en inglés) no permite las visitas conyugales y mucho menos de Pérez, pues funcionarios sospechaban que ella también había sido entrenada como espía, indicó The New York Times.

Entonces, de común acuerdo con las autoridades estadounidenses, funcionarios cubanos recolectaron una muestra del esperma de Hernández y lo transportaron a Panamá para realizar un procedimiento de inseminación artificial.

Intento fallido


El primer intento falló, pero el segundo –realizado hace unos ocho meses– funcionó. Ambos esperan que su hija nazca en las próximas dos semanas.

Las fotografías de Hernández y su esposa se han convertido en centro de atención en La Habana en los últimos días, donde muchos le han preguntado al ex espía de quién es la criatura.

Hernández se ha limitado a decir que es suya, pero no ha ofrecido detalles concretos.

Estados Unidos confirmó este lunes que ayudó a hacer las gestiones para lograr el embarazo por inseminación artificial.

"Confirmamos que EE. UU. facilitó el proceso para que la señora Hernández tuviera un hijo con su esposo. La solicitud fue tramitada vía el senador Patrick Leahy, quien tenía a cargo las negociaciones para mejorar las condiciones en las que se encontraba preso Alan Gross, el contratista estadounidense preso en Cuba", señaló un comunicado del Departamento de Justicia.

El propio senador Leahy declaró a The New York Times que en los meses anteriores a la liberación del espía cubano, las autoridades estadounidenses habían dialogado con la esposa de Hernández, quien les dijo que quería tener un hijo antes de ponerse demasiado mayor.

El diario asegura que las gestiones para ayudar a Hernández también fueron parte de un esfuerzo diplomático que buscaba la liberación de Alan Gross, el contratista estadounidense preso en Cuba luego de ser condenado por haber realizado actividades subversivas.

Las mutuas gestiones en torno al bienestar del prisionero cubano y el estadounidense ayudaron a crear un clima propicio para la iniciativa que apunta a restablecer las relaciones entre Washington y La Habana.

Y, además, lograron convertir en realidad el sueño de Adriana Pérez, quien dentro de poco se convertirá en la madre de una niña, que según la prensa oficial cubana se llamará Gema.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.