Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/1991 12:00:00 AM

UNA BUENA SEÑORA

Violeta de Chamorro trata de convencer a los gringos de que es ella quien manda en el país.

Desde 1993, ningún nicaraguense recibía tantos honores en Washington. En su visita oficial de la semana pasada, la presidenta Violeta de Chamorro fue recibida por la plenaria del Congreso, algo que muy pocos jefes de Estado pueden contarle a sus nietos.
Pero detrás de los aplausos y de los besos que muchos congresistas le estamparon, se ocultaba la ambigüedad de Washington sobre el gobierno de Managua. Por un lado, el encanto maternal de la señora de Chamorro personifica las esperanzas de reconstrucción del país. Pero por el otro, persiste el fantasma del sandinismo, que sigue teniendo gran influencia en el manejo del país.
No se trata solamente de que el comandante sandinista Humberto Ortega siga siendo comandante del Ejército. También la demora en la privatización de la economía y las afirmaciones de que los sandinistas siguen proporcionando armas a las guerrillas salvadoreñas, juegan en contra de la señora de Chamorro. Ello explica la frialdad con que se recibió su solicitud de acelerar la ayuda a su país. Un apoyo que se fijó en 501 millones de dólares cuando llegó al poder, pero del que solamente se han desembolsado 207 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.