Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/07/04 00:00

Una disculpa para Evo, la exigencia de Unasur

Argentina, Bolivia, Ecuador, Surinam, Uruguay y Venezuela creen que se ofendió a sus naciones.

También respaldaron la denuncia que presentó el gobierno boliviano ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Foto: AP.
;
AP

Los presidentes de Argentina, Bolivia, Uruguay, Ecuador, Venezuela y Surinam acordaron exigir a los gobiernos de Francia, Portugal, Italia y España que expliquen las razones por las que prohibieron el sobrevuelo del avión del mandatario Evo Morales por su territorio y presenten disculpas al gobierno boliviano, según la declaración acordada en esta ciudad el jueves en la noche.

Morales, por su parte, advirtió que podría cerrar la embajada la embajada de Estados Unidos en su país, y acusó al gobierno estadounidense de haber urdido la acción en su contra bajo la sospecha de que podría estar transportando de forma clandestina al fugitivo exagente de la CIA Edward Snowden.

En la reunión convocada de emergencia después del incidente con el avión de Morales en su regreso a La
Paz desde Moscú, los mandatarios de esos países más delegados de Brasil, Colombia, Chile y Perú calificaron de "inaceptable la restricción a la libertad de Morales", que calificaron como violatoria de normas internacionales.

También respaldaron la denuncia que presentó el gobierno boliviano ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como otras que pueda presentar contra los países europeos.

En la reunión, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro dijo que fue la CIA la que alertó a varios países de Europa a que negaran el paso al avión de Morales.

"Un ministro de esos gobiernos europeos me dijo personalmente que quien dio la orden a las autoridades aeronáuticas fue la CIA, que dio la alerta de que en el avión (de Morales) iba Snowden. La CIA tiene más poder que los gobiernos", dijo Maduro durante una asamblea popular en esta ciudad, que precedió a la reunión de seis mandatarios que se dieron cita para apoyar a Morales.

Maduro no identificó al funcionario, y agregó que "el que llegó al colmo fue el Gobierno de España. Indigno presidente (Mariano) Rajoy que pretendió revisar el avión presidencial de Bolivia. Abusador".
La ministra de Comunicación de Bolivia, Amanda Dávila, dijo que la negativa del Morales a que revisaran su aeronave prolongó por más de 13 horas la crisis diplomática.

En la misma asamblea, celebrada el jueves en un coliseo deportivo ante unos 5.000 seguidores de Morales, el mandatario boliviano dijo: "No necesitamos la embajada de Estados Unidos. Vamos a estudiar y si fuera necesario la cerraremos. No me temblará la mano".

Morales ya expulsó al embajador estadounidense en 2008, a la agencia antinarcóticos DEA y mantiene una fuerte disputa con Washington, a cuyo gobierno acusó el jueves de usar el caso de Snowden para intimidarlo a él y a otros líderes latinoamericanos ante la posibilidad de que el ex agente de la CIA solicite asilo.

Morales llegó a La Paz cerca de la medianoche del miércoles tras permanecer más de 13 horas en Viena, adonde desvió su vuelo tras salir de Rusia después que Francia, España, Portugal e Italia le negaran cruzar por su espacio aéreo por sospechas infundadas de que Snowden estuviera a bordo, según denunciaron las autoridades bolivianas.

Maduro, el presidente ecuatoriano Rafael Correa, el uruguayo José Mujica, la presidenta argentina Cristina Fernández, y Desiré Bouterse, de Surinam, llegaron a esta ciudad del centro de Bolivia para manifestar su solidaridad.

La Cámara de Senadores de Uruguay emitió el jueves por la noche un comunicado, sobre un texto aprobado por unanimidad, en que expresa su "preocupación" por lo ocurrido al presidente Morales.
Varios países sudamericanos condenaron "el atropello" contra Morales, pero Correa lamento que la UNASUR no haya convocado a una cumbre de mandatarios para definir acciones. Según el ecuatoriano, no fue posible convocar a una cita presidencial porque la "burocracia" de los estatutos obliga a lograr un consenso. No obstante, el bloque presidido por Perú expresó "su indignación y rechazo" y calificó de "actos inamistosos e injustificables" lo sucedido con el líder boliviano.

Por su parte, el presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo en Twitter desde Suiza, donde se encontraba el jueves, que se solidariza con Morales "porque es inaudito lo que le hicieron", pero que el incidente no debería convertirse en una "crisis diplomática América Latina-Unión Europea".

El bloque está formado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. La reunión del jueves congregó a la mitad de los líderes que conforman UNASUR. Brasil envío a Marco Aurelio García, asesor de la presidenta Dilma Rousseff. Los mandatarios conformaron una comisión de seguimiento a sus resoluciones.

La presidenta argentina expresó a los gobiernos europeos implicados en el incidente diplomático:
"Solicitarles muy serena pero seriamente a quienes han violado el derecho, que subsanen esto, que se hagan cargo de los errores cometidos. Es lo menos que podemos pedir: Que pidan perdón alguna vez en su vida".

Por su parte, Francia envío una disculpa al gobierno boliviano y aseguró en un comunicado de prensa que hubo una demora en la confirmación para el vuelo por su territorio, mientras que el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó que su país no prohibió al presidente boliviano aterrizar en el país ibérico.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exhortó a que los "países involucrados (en el incidente) lo aborden y aclaren considerando todos los intereses legítimos en juego".
"No es suficiente una disculpa, queremos que se identifique a los responsables y se castigue. Lo que sucedió con el presidente Morales puede suceder con cualquier líder sudamericano o africano", dijo por su parte el canciller boliviano David Choquehuanca.

En tanto, la embajada de Estados Unidos en La Paz suspendió los festejos del 4 de Julio, día de la independencia estadounidense. En la ciudad oriental de Santa Cruz, simpatizantes del gobierno arrojaron tinta y pintaron grafitis en las paredes del consulado estadounidense. La Policía no reportó incidentes.
Snowden, un excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana, NSA por sus siglas en inglés, es acusado de espionaje por filtrar informaciones sobre el control de registros telefónicos y tráfico de internet que realiza Estados Unidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×