Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2010 12:00:00 AM

Una oportunidad aprovechada

Luego de un devastador terremoto que abrió el año y fue enfrentado con eficacia, el rescate de los 33 mineros convirtió al país austral en un ejemplo de cómo hacer las cosas bien.

Sebastián Piñera ha exhibido como presidente la audacia que lo caracterizaba como empresario. El 13 de octubre, cuando se acercaba el momento de rescatar a los 33 mineros atrapados durante 69 días en el desierto de Atacama, decidió que la transmisión fuera en vivo, que se incluyeran imágenes del interior de la mina y que movieran una bandera chilena que tapaba el lugar por el que saldrían. Su frase fue irrefutable: "No hay nada que ocultar; tenemos que mostrar al mundo lo que fuimos capaces de hacer". Esa decisión permitió que una audiencia global viera, por fin, cuando el primer minero, Florencio Ávalos, salió a la superficie. Después de 22 horas subió el último, Luis Urzúa, el jefe cuando colapsó la mina, quien entregó su turno, después de 70 días, al Presidente. "¡Viva Chile!¡Viva Chile, mierda!", gritó emocionado Piñera. Abajo, a la espera de su ascenso, los seis rescatistas sostenían una pancarta con el mensaje "Misión cumplida". Fue lo más parecido que ha tenido Latinoamérica a la conquista del espacio.

En un año especialmente dramático para los chilenos, que sufrieron un terremoto tan potente que movió el eje de la Tierra, el titánico desafío de devolverlos a la vida se convirtió en un tema de orgullo nacional.

Chile arrancó 2010 con unas elecciones históricas. La victoria en segunda vuelta de Piñera puso fin a 20 años de la Concertación, la exitosa coalición de centro-izquierda que gobernó desde la salida de Augusto Pinochet. Eran los primeros comicios desde la muerte del dictador y los primeros en que todos los candidatos, incluido el de la derecha, votaron 'No' en el referendo que lo sacó del poder en 1988. El magnate se alistaba para el traspaso de poder cuando llegó el temblor del 27 de febrero, que destruyó aeropuertos, carreteras, puertos y hospitales. Piñera asumió el 11 de marzo en medio de réplicas que alarmaron a los invitados, y la reconstrucción comenzó a copar su agenda.

A mediados de año, suspendió su visita a Bogotá para ponerse al frente de otra crisis: los 33 mineros desaparecidos tras el colapso de la mina de San José. Piñera no ahorró esfuerzos ni escatimó gastos, y convirtió el rescate en una apuesta personal. Por si hiciera falta, todo aconteció mientras su suegro agonizaba por un cáncer. Por eso exhibió radiante ante las cámaras, el 22 de agosto, el papelito que los mineros escribieron cuando una sonda por fin los alcanzó: "Estamos bien en el refugio los 33". Los mineros soportaron 17 días incomunicados, con escasas reservas de comida que racionaron con admirable disciplina. Chile estalló en júbilo, pero faltaba lo más difícil: un rescate inédito a más de 600 metros de profundidad.

Las sondas fueron el cordón umbilical de los 33 con la superficie. Las autoridades siempre fueron cautas en los plazos. Cuando la Schramm T-130 por fin llegó hasta las profundidades y la evacuación en una cápsula especialmente diseñada por la Nasa estaba lista, el mundo estaba expectante. Más de 1.000 millones de personas los vieron subir uno a uno.

Como recordó Piñera, el carácter de Chile, con su inusual geografía y su inestable subsuelo, se ha forjado en la adversidad. Eso no le ha impedido convertirse en un ejemplo. Todo apunta a que la economía ya está recuperada (la Cepal calcula un crecimiento de 5,3 por ciento en 2010), y muchos observadores hablan del efecto positivo que el rescate va a tener en la marca Chile. The Economist dijo que se comportó como un país desarrollado y The Washington Post editorializó que "gracias a la apertura al mundo y su apuesta por la iniciativa empresarial, pudo desplegar con eficiencia tecnología de punta". Como dijo Piñera sin ningún pudor: "Esto lo hicimos a la chilena. Es decir, lo hicimos bien".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.