Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2012 12:00:00 AM

Unasur y la Alba cierran filas en torno a Lugo

Desde el jueves por la noche se encuentran en Paraguay el secretario general de la Unasur, el venezolano Rodríguez Araque, y cancilleres y ministros de países miembros de ese organismo, del que Lugo es actualmente presidente.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Alianza Bolivariana (Alba) cerraron filas para defender al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, que corre el riesgo de ser destituido hoy por el Congreso de su país, y la primera incluso advirtió de posibles medidas de respuesta.

Los Gobiernos de la Unasur "evaluarán en qué medida será posible continuar la cooperación en el marco de la integración suramericana" con Paraguay, señala un comunicado divulgado en Asunción al advertir de que las acciones en curso contra Lugo pueden representar una "amenaza al orden democrático".

Para la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sin embargo, no es momento de hablar aún de si se aplicará la cláusula democrática a Paraguay en caso de destitución de Lugo ni de hacer "amenazas".

"No está decidido ni fue enteramente discutido. Y no cabe hacer amenazas en este momento, pues no contribuye" a la búsqueda de una solución, dijo la mandataria de Brasil, uno de los 12 países de la Unasur, que calificó de "seria" pero "simbólica, sin amenazas" la posición de la misión ministerial del bloque enviada a Paraguay. 

Según el comunicado leído por Rodríguez y firmado por los miembros de la misión, en sus contactos con miembros de partidos y autoridades legislativas paraguayas no han obtenido "lamentablemente" respuestas favorables a las garantías procesales y democráticas que les solicitaron".

El comunicado añade que es "imprescindible" que las autoridades paraguayas cumplan con "pleno respeto" las cláusulas democráticas de la Unasur, el Mercosur y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

Además, representantes de países de la Alba, como Nicaragua, Bolivia y Venezuela (estos dos últimos también de la Unasur) salieron hoy a defender a Lugo y equipararon el juicio político contra él con un golpe de estado durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos en Washington.

Aunque señaló que la Constitución de Paraguay prevé la posibilidad de enjuiciar políticamente a los presidentes y que eso debe ser respetado, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, señaló al abrir la sesión: "la cuestión es si se le están dando las condiciones mínimas para celebrar una legítima defensa ante la celeridad del proceso".

"Rechazamos todo intento de golpe de Estado encubierto", expresó Carmen Luisa Velásquez, ministra consejera de Venezuela ante la OEA, mientras su colega de Nicaragua, Denis Ronald Moncada, señaló que es "un golpe de Estado parlamentario".

Asimismo, Diego Pary, embajador de Bolivia ante el organismo, dijo que "se trata de un nuevo golpe de Estado a través de otro procedimiento".

La Conferencia Río+20 también fue escenario de críticas a la acción emprendida por el Poder Legislativo de Paraguay, algunos de cuyos miembros se quejaron ayer de intromisión.

"No podemos callarnos. Invito a todos los países presentes a brindarle nuestro apoyo al Gobierno democrático de Fernando Lugo, cuyo mandato fue otorgado por el voto del pueblo que lo eligió", declaró en el plenario de la conferencia la viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte de Venezuela, Claudia Salerno.

También en Río+20 la presidenta de Brasil recordó que Paraguay irá a las urnas en abril del año próximo y que a Lugo "le quedan sólo unos meses en el poder y no puede ser reelegido", por lo que confió en que se podrá encontrar para esta crisis "una salida menos traumática" que la destitución del jefe de Estado.

Desde Caracas, el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, dijo hoy que el "juicio político" abierto contra Lugo es un "zarpazo de las oligarquías y del imperialismo" que no solo afecta al pueblo paraguayo, sino también a la "revolución bolivariana".

"Cada ataque contra un presidente, como es el caso de Fernando Lugo, es un ataque contra nosotros, contra la revolución bolivariana", afirmó en un acto público transmitido por la televisión estatal.

El vicepresidente señaló que los Gobiernos de la región derrotarán este "ataque" en Paraguay del mismo modo que se hizo en Venezuela durante el golpe de Estado que sacó brevemente del poder al presidente Hugo Chávez en abril de 2002, o como se hizo, según dijo, en Bolivia o en Ecuador con los presidentes Evo Morales y Rafael Correa, respectivamente.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.