Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2014 12:00:00 AM

Unasur calla ante los abusos en Venezuela

HRW dice que la justicia venezolana no es independiente y que los países latinos no han actuado al respecto.

Más de cuatro meses lleva Venezuela sumida en las protestas que han dejado cerca de 3.000 personas detenidas y 600 heridos. El país vive una crisis en la que el gobierno y la oposición suspendieron los intentos de diálogos en medio de ataques mutuos. 

Aunque el panorama en ese país es bastante oscuro, las naciones congregadas en Unasur han optado por guardar silencio. Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay no han hecho mayor cosa por mejorar la situación de derechos humanos en Venezuela, según la organización Human Rights Watch (HRW). 

“Ante la inexistencia de un poder judicial independiente en Venezuela que pueda frenar los abusos del gobierno, resulta aun más importante que Unasur exhorte a la administración de Maduro a que proteja los derechos de los manifestantes”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

La organización que vela por los derechos humanos hace un llamado de atención a los ministros de relaciones exteriores de los países en Unasur para que actúen, ya que los funcionarios judiciales de Venezuela “han sido cómplices en abusos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad”. 

HRW comprobó que desde el pasado 12 de febrero, cuando comenzaron las protestas, la actuación de la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana y las fuerzas policiales de los estados ha tenido bastantes irregularidades. 

Entre los excesos denunciados por la organización se cuentan golpizas violentas contra ciudadanos que no estaban armados, perdigones disparados a quemarropa e incluso lanzados a personas que ya estaban retenidas. Además, HRW dice que las fuerzas armadas del gobierno venezolano, en muchos casos, obligaron a los manifestantes retenidos a estar durante horas en cuclillas o arrodillados, sin moverse, y a varios les propinaron descargas eléctricas. “En algunos casos, los maltratos claramente constituyeron tortura”, señaló la organización.

Para HRW es claro que estos abusos policiales de las fuerzas comandadas por el gobierno venezolano son “una práctica sistemática contra manifestantes”. 

La situación de la prensa también es delicada. En los últimos meses, el presidente Nicolás Maduro juró que “¡a los periódicos les llegará su hora!”, sacó a la cadena CNN de su país y por su orden se han multado e incluso se han cerrado programas de medios opositores. 

“Actuaron deliberadamente contra periodistas y otras personas que fotografiaron y filmaron la represión, y toleraron que pandillas armadas partidarias del gobierno atacaran impunemente a manifestantes, o a veces incluso colaboraron con estas”, expresó HRW. 

Sin embargo, en medio de este desolador panorama, Unasur continúa en silencio y todavía no ha condenado las violaciones contra los derechos humanos. Por eso ahora, Human Rights Watch le hace un fuerte llamado de atención. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.