Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/11/01 00:09

Diálogo en Venezuela encara un camino de escollos

Después de que la oposición reclamara acciones concretas para continuar con el diálogo fueron liberados cinco presos políticos. Sin embargo, el ambiente tenso continúa.

Andrés Moreno, uno de los presos liberados. Foto: Twitter: ?@CarlosOcariz
;
AFP

Cinco opositores presos fueron liberados en la noche de este lunes en Venezuela, un día después del inicio de un diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus adversarios, anunciaron líderes opositores.

El dirigente Carlos Ocariz informó en la red social Twitter que Carlos Melo, Andrés Moreno y Marco Trejo quedaron en libertad, con tres mensajes distintos citando cada caso, todos acompañados por una fotografía del liberado y el mensaje "vamos avanzando. DIOS NO SE MUDA".

Después, el secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, añadió los nombres de Coromoto Rodríguez y Andrés León.

El domingo, delegados del gobierno y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acordaron una agenda para el diálogo sobre la grave crisis política del país petrolero, a instancias del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Agentes del servicio de inteligencia arrestaron a Melo el pasado 31 de agosto, acusado de estar en posesión de materiales explosivos.

Consulte: Maduro amenaza con meter presos a opositores si le hacen juicio político 

Por su parte, Moreno y Trejo habían sido detenidos en septiembre tras producir un video para el partido opositor Primero Justicia que llamaba a los militares a reflexionar sobre la crisis, considerado por el oficialismo como una incitación a la rebelión.

Rodríguez, quien era jefe de seguridad del Presidente del Parlamento, el duro opositor Henry Ramos Allup, permanecía detenido desde mayo. León, desde 2014, pero tenía medida de casa por cárcel por razones de salud.

Formalizado el inicio de las conversaciones en medio de tensiones por la suspensión del referendo revocatorio que la MUD impulsa contra el presidente Maduro, Torrealba había pedido al gobierno "gestos concretos" de voluntad de diálogo.

"Sin gestos concretos, el diálogo no puede continuar", dijo Torrealba.

Según denuncia la oposición, en Venezuela hay más de un centenar de "presos políticos", entre ellos algunos de alto perfil como Leopoldo López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Divisiones

Para el consultora Eurasia Group (con sede en Nueva York), el gobierno asiste al diálogo con dos objetivos: "dividir a la oposición y ganar tiempo".

Las grietas quedaron al descubierto. Uno de los principales partidos de la MUD, Voluntad Popular, del encarcelado Leopoldo López, y otras 14 agrupaciones de la coalición se marginaron del diálogo.

Le puede interesar: Gobierno venezolano y oposición se radicalizan

"Nuestro gran temor es que el diálogo solo oxigene al gobierno", dijo el coordinador de Voluntad Popular, Freddy Guevara.

Los seguidores de la MUD están reclamando a sus líderes firmeza para destituir a Maduro, en medio de una devastada economía, inseguridad e inflación disparada. Según la firma Venebarómetro, el presidente tiene una impopularidad del 76,4% y 67,8% apoya revocar su mandato, que termina en enero de 2019.

"Para crear confianza en el diálogo tenemos muy poco tiempo, la magnitud de la crisis toca todo el cuerpo, aquí no hay hueso sano, el desespero en la calle es altísimo", aseveró el sociólogo político Francisco Coello.

La ofensiva se mantiene

Pese a las pláticas, la MUD seguirá su ofensiva en el Parlamento y en la calle. "La agenda se mantiene, nada de eso se ha cambiado", afirmó Capriles.

La mayoría opositora parlamentaria -declarada en desacato por la justicia- evaluará el martes la responsabilidad política de Maduro en la crisis y lo acusan de incumplir sus funciones, en una sesión a la que fue llamado el martes.

"Tengo la absoluta seguridad de que esas amenazas de juicios no constitucionales, no contemplados en nuestras leyes, sencillamente quedarán en el pasado", aseveró Maduro, quien dijo no estar dispuesto para "prestarme para ningún tipo de falsos juicios o intentos de golpe de Estado".

Torrealba anunció que podría "reformularse" una marcha prevista para el jueves hacia el palacio de Miraflores. Capriles reafirmó que se mantiene.

"La marcha no está autorizada, no puede llegar a Miraflores", aseguró Jaua. Como contrapartida, el oficialismo realizará a partir del martes una serie de movilizaciones.

"A Maduro no le creo"

Maduro aseguró este lunes que el diálogo "arrancó bien". Pero la desconfianza es grande.

El conflicto de poderes que estalló tras ganar la oposición los comicios legislativos del 6 de diciembre, ha traído unas 30 decisiones del parlamento anuladas por la justicia, marchas y contramarchas y una incendiaria retórica de insultos y amenazas mutuos.

Los buenos oficios del Vaticano son entonces clave. "Es urgente que haya un árbitro confiable porque la pelea es extremadamente desigual, con referí es peligrosa, sin referí es suicida", dijo Torrealba.

"La oposición invitó al Vaticano, porque aquí nadie quiere que la solución en el país sea a plomo. Yo le doy el beneficio de la duda a la Iglesia, no a Maduro, yo a él no le creo", manifestó Capriles.

En este clima de desconfianza, el subsecretario de Estado estadounidense para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, se reunió con Maduro. "Sus expresiones fueron muy positivas sobre el inicio del diálogo", afirmó el presidente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.