Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/6/2010 12:00:00 AM

"Venezuela no merece semejante campaña de odio": Ramonet

El profesor de la Universidad de la Sorbona de París y ex director del Le Monde Diplomatique asume la defensa del chavismo en esta entrevista de Radio Nederland y admite que la oposición puede ganar terreno en las elecciones del 26 de septiembre.

Ignacio Ramonet, cofundador del Observatorio Internacional de Medios de Comunicación, explicó en una entrevista con Radio Nederland qué es lo que está en juego para las elecciones legislativas del 26 de septiembre en Venezuela.

En su criterio, la prensa internacional ha tergiversado la imagen del gobierno venezolano y aduce que detrás están los “medios del odio” controlados por fuerzas conservadoras.

Para Ramonet, si la oposición conquista al menos una tercera parte de la Asamblea, el próximo 26 de septiembre, el proyecto chavista tendrá mínima capacidad de maniobra.

Radio Nederland: ¿Sobre qué bases aduce usted que las fuerzas conservadoras están concentrando su ataque sobre Venezuela para debilitar al chavismo?

Ignacio Ramonet
: Estamos observando, como todos los ciudadanos pueden hacerlo, leyendo la prensa, viendo la televisión o en Internet, una campaña extremadamente violenta. En este momento ha ocurrido el fallecimiento del huelguista Franklin Brito debido a una huelga de hambre. Ha habido un relanzamiento de la campaña. Hace unos días era en torno a la seguridad en Caracas. Un poco antes había sido la campaña sobre la falta de electricidad, la falta de agua, y constantemente hay campaña en torno a lo que no funciona en Venezuela, al desastre al caos que pueda existir, y eso está ligado a las elecciones que tendrán lugar el 26 de septiembre.

Estas elecciones tienen una connotación bastante particular y por eso las fuerzas conservadoras a escala internacional están tan febriles. Primero, porque de lo que se trata es de renovar a los diputados de la Asamblea. En Venezuela solo hay una cámara, la Asamblea Nacional compuesta por 165 diputados.

Hace cinco años, la oposición se negó a participar. Boicoteó el escrutinio, por lo cual no obtuvo ningún escaño, lo cual quiere decir que en la Asamblea actual, la inmensa mayoría, unos 150 de los 165 son diputados prochavistas. Indiscutiblemente el resultado de estas elecciones va a arrojar un balance muy diferente, porque obviamente esta vez la oposición se presenta unida en la Mesa de Unidad Democrática y las fuerzas conservadoras, y las menos conservadoras se han aliado con el único objetivo de reducir el margen de maniobra del Gobierno en la Asamblea. La cuestión está en saber en qué proporción las fuerzas conservadoras van a reducir el margen de maniobra del Gobierno. Este es el punto central.

R.N.: Puntualmente, ¿espera usted que la oposición al chavismo a través del MUD se posicione este 26 de septiembre?

I.R.:
Lo constato. Para que se hagan una idea de lo que ocurre: En Venezuela existen leyes que organizan y ordenan el escrutinio. Las leyes electorales venezolanas establecen que el 60 por ciento de los parlamentarios son elegidos de un escrutinio nominal. O sea, los votantes votan por tal o cual persona. El 40 por ciento de los diputados restantes son elegidos de manera proporcional. Es decir, la lista que obtiene más del 50 por ciento de los sufragios obtiene automáticamente el 75 por ciento de los escaños reservados. Eso le da una ventaja al ganador.

Otra cosa que hay que saber es que las principales leyes que han permitido las reformas de la Revolución Bolivariana, no se aceptan con una mayoría simple, sino con una mayoría cualificada. Es decir, que tienen que ser aprobadas por los dos tercios de los diputados. Y por otra parte existen leyes habilitantes, estas habilitan al Presidente a legislar por decretos ley. Estas leyes son aprobadas si son votadas por los tres quintos de la asamblea. Las principales reformas han sido aprobadas por leyes habilitantes.

Esto significa que, para la oposición, obtener un número relativamente de escaños le permitiría obstaculizar la adopción de estas leyes. Por ejemplo, si la oposición obtiene 56 escaños podría impedir la adopción de cualquier ley orgánica, y si obtiene 67 escaños le permitiría impedir la adopción de cualquier ley habilitante. Y podría obstaculizar y paralizar la revolución.

De ahí que en definitiva la oposición considere que debe llevar a cabo una campaña que les permita obtener 56 escaños por una parte, o 67 escaños por la otra.

Además, tradicionalmente en Venezuela, desde 1998, cuando el Presidente Chávez no se presenta personalmente a una elección, el número de votantes es más reducido. Se estima que un 30 por ciento de los votantes, no va vota. Y esos son votantes chavistas.

Por eso la oposición considera que todo es posible en este momento, en particular con la ayuda de estas campañas internacionales.

R.N.: Pero, eso es parte del juego de una democracia…

I.R.:
Evidentemente, es parte del juego, pero estas campañas demuestran el ensañamiento que hay sobre Venezuela. Se ha calculado que en las últimas 6 semanas la prensa internacional ha publicado 19.500 artículos sobre Venezuela. Eso forma parte del debate político y no se trata de desear que no ocurra, pero se trata de constatar el ensañamiento que hay.

Sobre Venezuela hay una campaña diciendo que no hay libertad de expresión, pero al mismo tiempo en los últimos seis meses se han asesinado nueve periodistas en Honduras. Habría qué contar cuántos artículos se han publicado en la prensa internacional denunciando los asesinatos en Honduras. Cuando se compara lo que dice la prensa internacional sobre tragedias realmente importantes con Venezuela, donde no ocurren esos atentados contra la libertad de expresión, entonces uno reflexiona y dice aquí hay un doble rasero.

R.N.: Usted dice que son medios de odio. ¿A qué se refiere?

I.R.:
Si, son medios de odio que están buscando el enfrentamiento, sembrando cizaña y sembrando odio. Dando una imagen tergiversada de un proceso que tiene 11 años, que se desarrolla de manera pacífica, excepto durante el golpe de Estado llevado a cabo por la oposición de extrema derecha en abril del 2002. Desde 1998 ha habido 15 elecciones democráticas, que ningún organismo internacional serio ha puesto en entredicho.

Estos medios que están sembrando cizaña, los podemos calificar de ‘medios de odio’ porque no tienen una mirada objetiva o descriptiva, o una mirada de opinión basada en hechos reales, sino que están basados en suposiciones, llevan una campaña de propaganda.

La expresión ‘medios de odio’ se creó en Ruanda porque había una Radio de las Mil Colinas que incitaba al genocidio, a la masacre, inyectando odio. Eso es lo que vemos en cierta medida. No que se esté incitando a un genocidio, pero sí al enfrentamiento civil, en Venezuela… Es decir, hay que dejar estas campañas y pasar al debate político que siempre es necesario.

R.N.: ¿Le preocupa esta tergiversación?

I.R.:
Sí, es preocupante porque pienso sobre todo en los ciudadanos, y en particular, en los ciudadanos internacionales que están alejados de la realidad venezolana. Si hacemos un balance de lo que se ha difundido en grandes periódicos de comunicación sacaríamos en Europa un balance desolador: un país que acoge a terroristas, cuya seguridad es inferior a la de Irak durante la guerra, en caos, donde la oposición no se puede expresar. Un observador neutro puede constatar que el 80 por ciento de las emisoras de radio y los canales de televisión pertenecen al sector privado, que el sector estatal apenas tiene el 9 por ciento de las emisoras de radio. Por otra parte, en Venezuela la inversión se ha multiplicado por 5 con relación a los años que precedieron al gobierno del Presidente Chávez. Venezuela ha alcanzado todas las metas del milenio fijó la ONU para el 2015. La pobreza ha bajado de un 49,9 por ciento a casi un 30 por ciento, en 10 años. La indigencia pasó del 22 por ciento al 7 por ciento. Se ha suprimido el analfabetismo. En Venezuela hay 14 millones de personas estudiando, el 50 por ciento de la población. Todo esto son resultados esperanzadores que no merecen semejante campaña de odio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.