Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/14/2013 12:00:00 AM

Venezuela: el ‘talk show’ de Diosdado Cabello

Con el anuncio de “no dejes que te lo cuenten”, el chavismo montó en la Asamblea un escenario para atacar a la oposición.

Muchos venezolanos quedaron estupefactos la noche del martes, cuando en la Asamblea Nacional, los diputados chavistas acusaron a la oposición de corromper la política nacional, al mejor estilo de un programa tipo ‘talk show’, como el de ‘Laura en América’.

Horas antes, el mismo presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, había anunciado en su cuenta de Twitter que la sesión iba a “estar muy reveladora, no dejes que te lo cuenten”, como si fuera un espectáculo. Había mucha expectativa y algo de temor sobre lo que sucedería en el recinto, en donde meses antes se presentó una golpiza entre diputados que escandalizó al país y al mundo.

Si bien la sesión de anoche no terminó en golpes, el oficialismo armó un escenario como el de los programas amarillistas de la televisión, en los que le sacan los trapos al sol a los participantes sobre su vida privada.

Con el argumento de que “la vida privada deja de ser privada cuando impacta al colectivo”, según dijo el diputado Pedro Carreño, presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea, los chavistas presentaron unas supuestas facturas de unos toldos utilizados para eventos y unas fotos de una fiesta privada en la que aparece Oscar López, jefe de gabinete del líder opositor, Henrique Capriles, en la gobernación de Miranda.

Las facturas y documentos mostrados por los chavistas no permiten concluir por sí solas que el partido Primero Justicia, donde milita Capriles, cometió algún delito que “impacta al colectivo”. El chavismo, sin embargo, las presentó como evidencia de que sus militantes estaban implicados en actividades de narcotráfico, utilización indebida de recursos públicos y trata de “blancas y blancos”, como lo expresó uno de los acusadores.

Diosdado Cabello dijo que era un escenario de corrupción como de “fin de mundo”, y advirtió que tenían más fotos y “pruebas” pero que no las mostraban porque daba pena. Señaló que se estaba configurando “el escenario de Colombia” en Venezuela. No es la primera vez que los chavistas acusan a la oposición venezolana de hacer política a lo Pablo Escobar, con dinero del narcotráfico, sin presentar pruebas concretas de sus acusaciones.

‘Denuncias’ de homosexualidad

Lo que más sorprendió del debate no fueron las denuncias sino la forma de expresarlas por parte de algunos diputados del chavismo, especialmente Pedro Carreño.

Además de señalar a López de corrupto e insinuar que es homosexual -por algunas de las fotos en las que aparece abrazando a otros hombres-, Carreño mostró un supuesto documento policial en el que Henrique Capriles y Armando Briquet, otro de sus más cercanos colaboradores en Primero Justicia, habrían sido sorprendidos en el año 2000 practicando sexo oral en la parte de atrás de un automóvil.

Esta supuesta denuncia ya había circulado durante la campaña con el fin de estigmatizar a Capriles en un país en el que la orientación sexual sigue siendo un factor de peso electoral. Aunque la revolución chavista predica inclusión y respeto a la diversidad sexual, sus voceros exaltan, por el contrario, los valores del macho y se refieren a los homosexuales como inmorales.

Carreño utilizó las siguientes frases mientras hacía su exposición: “Pareciera que a los hombres los castran para poder entrar a Primero Justicia”. Se refirió a los militantes de ese partido como “eunucos”, “mariposones” o “lechuguines”.

Dijo después que el chavismo no era homofóbico porque era “problema de ellos lo que hagan con su culo”, y selló su intervención toreando a Capriles, quien ha acusado a Carreño de ser el “roba cantinas” de las Fuerzas Armadas, de donde supuestamente fue expulsado por estafa agravada, a que presentara pruebas en su contra. “Acepta el reto, maricón”, le dijo.

Entre el asombro y la protesta

Los diputados de la oposición miraban atónitos a Carreño, algunos de ellos sostenían carteles que recuerdan escándalos del chavismo que no han sido investigados como el de PDVAL, en el que 130.000 millones que el Estado compró en alimentos con sobreprecios, se dañaron entre unas bodegas de tal manera que al escándalo lo llamaron ‘Pudreval’.

El diputado de oposición, Miguel Pizarro, no solo recordó aquel caso, sino también el del narcotraficante Walid Makled, quien habría financiado a candidatos chavistas y el caso de estafa del fondo Bandes que está siendo investigado en Estados Unidos.

Tres de los implicados en ese caso ya fueron capturados por el FBI y no se descarta que podría terminar enredada quien hasta este martes fue la presidenta del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt por haber sido directora de ese fondo. Pizarro y otros opositores también recordaron el audio de Mario Silva, en el que el expresentador de televisión chavista menciona que hay distintos grupos de poder en el gobierno que trabajan para defender sus propios negocios ordeñando al Estado.

Capriles, por su parte, respondió a través de Twitter: “Es en honor que una banda de corruptos liderada por el corrupto más grande de la historia de Venezuela nos ataque”. El excandidato presidencial hacía referencia a Diosdado Cabello, quien lo amenazó desde el púlpito nuevamente y le dijo que no subestimaran lo que podían hacer contra él.

Luego del debate, se aprobó un acuerdo para investigar a fondo a Primero Justicia. Este acuerdo se da dos semanas después de que los parlamentarios también decidieron quitarle la inmunidad parlamentaria al diputado opositor Richard Mardo, quien está siendo investigado por la Fiscalía por no declarar unos ingresos que utilizó supuestamente para obras sociales y que no corresponden con su salario como diputado.

Sin final feliz

Todas estas acciones están enmarcadas dentro de una lucha contra la corrupción que el presidente Nicolás Maduro está tratando de posicionar como bandera de su gestión. El lunes en la noche pidió “poderes especiales” al gobierno para perseguir a los corruptos y convocó a una sesión de “emergencia” al Consejo de Estado para determinar algunas acciones.

La oposición, por su parte, ha emprendido una campaña contra el gobierno a quienes llama los ‘enchufados’ y le ha pedido a la gente que contribuya a denunciar la corrupción de quienes están el poder. Es dudoso, sin embargo, que las acusaciones y señalamientos por parte y parte impulsen investigaciones independientes, justas e imparciales por parte de la Fiscalía, que señala que tiene activadas 46 unidades investigando la corrupción en Venezuela.

En medio de esta compleja crisis institucional, política, pero sobre todo económica, por falta de acceso a divisas, lo que ha incidido en una altísima inflación y escasez de alimentos, las acusaciones mutuas de corrupción entre oficialismo y oposición, sólo están contribuyendo a aumentar la percepción de que en Venezuela todo está empeorando porque al país se lo están robando.

A diferencia de lo que sucede en los ‘talk show’ de televisión, cuando al final del programa la familia perdona al que traicionó, mintió, y engaño, la historia ha demostrado que este tipo de situaciones en la vida real de los países, no tienen un final tan feliz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.