Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/06/13 00:00

Victoria prooccidental

Victoria prooccidental

Sorpresivas resultaron las elecciones generales de la semana pasada en Líbano, en las que resultó triunfador el bloque prooccidental encabezado por Saad al Hariri. Los perdedores de la contienda son la alianza opositora que encabezan los fundamentalistas de Hezbolá, considerados como un grupo terrorista por el gobierno norteamericano. La noticia no cayó nada bien en Siria e Irán, países que se disputan con Estados Unidos y Francia la influencia sobre este fragmentado país. Las divisiones sectarias que tradicionalmente han determinado el orden político libanés permiten adivinar que la formación de un gobierno de unidad será una labor difícil, y la falta de un acuerdo entre las partes podría terminar en una parálisis política. Y lo que más preocupa es que el único mérito de Hariri, a quien se señala por joven e inexperto, es ser hijo del dos veces primer ministro Rafik al Hariri, quien adelantó la reconstrucción del país luego de la guerra civil que durante 13 años tuvo enfrentadas a diversas facciones religiosas y políticas, y fue asesinado por el gobierno sirio en 2005.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.