Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/01/18 00:00

Violencia complica tareas de asistencia en Haití

El temor a los saqueadores y ladrones ha sido uno de los factores que ha frenado la distribución de ayuda.

Violencia complica tareas de asistencia en Haití

Algunos incidentes de violencia en Haití han complicado el trabajo de los trabajadores que brindan asistencia humanitaria a los damnificados por el terremoto, dijo el domingo el funcionario que encabeza el operativo de ayuda del gobierno estadounidense.

Para distribuir la ayuda, hace falta un clima de seguridad, dijo el teniente general Ken Keen, del Comando Sur estadounidense. Aunque la situación callejera está mayormente en calma, agregó, "hay cada vez más incidentes de violencia".

El oficial dijo que unos 1.000 soldados estadounidenses se encuentran en Haití y que 3.000 más trabajan desde los barcos fondeados en la bahía. Más de 12.000 soldados estadounidenses habrán llegado a la nación isleña para el lunes.

El temor a los saqueadores y ladrones ha sido uno de los factores que ha frenado la distribución de ayuda. Tras el sismo del martes, el mantenimiento de la ley y el orden recayó en los 9.000 soldados y policías internacionales de las Naciones Unidas destinados en Haití pese a que esas fuerzas sufrieron cuantiosas pérdidas en el desastre.

Keen dijo que las fuerzas estadounidenses colaboran estrechamente con las de Naciones Unidas y que la policía local está volviendo a participar en las tareas de seguridad.

El domingo, la Casa Blanca anunció que el presidente Barack Obama emitió una orden permitiendo que miembros seleccionados de las reservas del ejército fueran llamados para apoyar las operaciones en Haití.

La orden ejecutiva del presidente permite que el departamento de Defensa y el departamento de Seguridad Interior reserven a personal médico y a una unidad de la Guarda Costera para ayudar a ofrecer seguridad en el puerto.

La Casa Blanca señaló que este tipo de autoridad será usada de forma limitada. No se ofrecieron cifras sobre el número de personas o el nombre de las unidades que se enviarán a Haití.

Por su parte, el presidente venezolano Hugo Chávez criticó los esfuerzos humanitarios estadounidenses el domingo, diciendo que el gobierno de Obama ha enviado a demasiados soldados a la nación caribeña, lo que ha complicado la labor de salvar vidas y ayudar a sobrevivientes.

"Parece que los gringos están ocupando a Haití militarmente", dijo Chávez. "Obama, manda medicina, médicos y agua. No más soldados".

Las tareas de rescate y de distribución de comida, agua y medicamentos a las víctimas del terremoto eran las prioridades el domingo, dijeron Keen y Rajiv Shah, jefe de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional. Se estima que unas 100.000 personas o más murieron a consecuencia del sismo.

El departamento de Estado señaló que hasta el domingo el número de muertos estadounidenses confirmados era de 16, incluido un trabajador de la embajada.

"Nuestra prioridad es acudir con equipos de búsqueda y rescate urbanos", dijo Shah, que visitó Haití el sábado junto con la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton. Esos equipos "trabajan sin interrupción para intentar salvar vidas".

Los rescatistas, agregó, aún esperaban encontrar más sobrevivientes enterrados entre los escombros.

"Nuestra siguiente prioridad, iniciada paralelamente, es traer los pertrechos y suministros y asegurarnos que tenemos alimentos, agua, cobijo y poder cubrir las necesidades básicas del pueblo de Haití", agregó Shah.
 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.