Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2011 12:00:00 AM

Washington y la conexión mexicana en el complot iraní

El anuncio del secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, sobre un supuesto plan iraní para atentar contra el embajador saudita en Washington, contando con una también presunta colaboración de un cartel mexicano, continúa desatando todo tipo de análisis.

;
BBC
En Estados Unidos, el vicepresidente, Joe Biden, dejó ver su preocupación por el tema y lo calificó de "escandaloso", mientras la secretaria de Estado, Hillary Clinton, habló de cómo se incrementarán las sanciones a Irán, que negó su participación en dichos planes.
 
Como revela el comentario de Clinton, el centro de atención se ha volcado sobre la responsabilidad iraní en este complot, pero la eventual intención del acusado iraní de buscar una conexión con un cartel mexicano no ha sido dejada de lado.
 
Prueba de ello es que algunos congresistas enfatizaron de nuevo que los carteles son una amenaza a la seguridad nacional estadounidense.
 
¿Cómo se está analizando este atentado fallido en los círculos políticos de Washington? ¿Qué peso tienen los supuestos vínculos iraníes con México?
 
BBC Mundo contactó a varios expertos que trabajan en la capital estadounidense para que dieran sus puntos de vista sobre este tema que ha aparecido en los titulares alrededor del mundo.
 
Los carteles mexicanos y los políticos estadounidenses
 
Los analistas consultados por BBC Mundo en Estados Unidos coinciden en que hay que alejarse de las especulaciones y que hace falta información concreta para poder entender no sólo el rol iraní sino también la supuesta conexión mexicana.
 
Stephen Johnson, director del programa para las Américas del Center for Strategic and International Studies, explica en ese sentido que "de acuerdo con lo que sabemos ahora, (los Zetas) no estuvieron involucrados. Manssor Arbabsiar (el acusado iraní) en realidad estaba negociando con un agente federal encubierto... No se está hablando de una amenaza real de este grupo, sino de una amenaza de este hombre".
 
Por su parte, el analista político Patricio Zamorano, profesor adjunto de la Universidad George Washington, agrega que "todavía estamos en una etapa demasiado temprana de la investigación, pero sin duda hay un componente político importantísimo en esa trama".
 
Ese componente se refiere a cómo en diferentes círculos políticos de Washington se aprovechó el impacto mediático de la denuncia para debatir el peligro que representan grupos narcotraficantes mexicanos en la seguridad nacional de Estados Unidos.

Por ejemplo, varios políticos estadounidenses emitieron comunicados el miércoles, un día después del anuncio del presunto complot, sin que todavía se confirme si en realidad hubo participación de un cartel mexicano.

Para el presidente del subcomité para el hemisferio occidental de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano Connie Mack, "el plan frustrado demuestra la amenaza reconocida internacionalmente de los carteles mexicanos sobre Estados Unidos".

"Es más importante que nunca que nos aseguremos de tener una estrategia proactiva para combatir la insurgencia terrorista para detener esta amenaza a la seguridad nacional", añadió en su comunicado.

Otro republicano, el congresista Ted Poe, añadió que "si bien Irán no fue exitoso esta vez, la conocida habilidad de los narcotraficantes para infiltrarse por las fronteras de Estados Unidos los hacen un socio atractivo para Irán".

"Este es otro ejemplo más de cómo los carteles de la droga y la frontera porosa que ellos cruzan a diario son una amenaza de seguridad nacional para los Estados Unidos", concluyó Poe.
 
Para Ray Walser, veterano del servicio exterior de EE.UU. y analista de la organización The Heritage Foundation, en Washington, estas declaraciones responden a "un debate continuo que hay en Washington sobre la percepción de las organizaciones transnacionales mexicanas ya sea como un reto de orden público, como un reto frente a la insurgencia, o como una amenaza terrorista extranjera".
 
El otro lado de la moneda
 
La idea de que el acusado iraní pudo haber estado buscando ayuda de un cartel mexicano para llevar a cabo su ataque ha ocupado una parte importante de los análisis. Pero cuando se buscan desde Washington respuestas al ángulo mexicano de esta historia hay otro elemento que salta a la vista. Es un elemento que, como dice Walser, "es el lado bueno de la historia".

Se trata de la cooperación entre México y Estados Unidos para capturar al ciudadano iraní-estadounidense, Manssor Arbabsiar, y a Gholam Shakuri, un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica Revolucionaria, una organización que Washington considera como promotora del terrorismo.

El secretario de Justicia, Eric Holder, agradeció públicamente a su vecino.
 
Para Walser, "es una situación que mejorará los niveles de confianza y generará lazos de trabajo más profundos".

Johnson también resaltó las labores conjuntas, pero agregó que es importante analizarlas dentro de un contexto, por lo que señaló que "el Departamento de Justicia está por supuesto agradecido con la cooperación mexicana, pero hay precedentes de esta cooperación y comenzaron en los años 80".

Para él, además, el hecho de que México y EE.UU. hayan trabajado en equipo para capturar a los dos sospechosos todavía debe rendir sus frutos.

"Hay muchas aristas de este tema que todavía no están resueltas: ¿Por qué (Arbabsiar pensó en) los Zetas, una organización narcotraficante? ¿Por qué ellos podrían hacer algo así en Washington?"

"Estas son preguntas que sólo él podrá responder cuando empiece a testificar".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.