Viernes, 29 de agosto de 2014

Iñake Undagaraín. EFE

| 2013/07/25 00:00

Yerno del rey Juan Carlos le fue infiel a la infanta Cristina

por Fanny Kertzman, especial para SEMANA

Correos revelados por la estafa del Instituto Nóos, ponen al descubierto sus romances.

Iñaki Urdangarin, el yerno del Rey Juan Carlos de España caído en desgracia por el caso del Instituto Nóos, enfrenta ahora la ira de su esposa, la Infanta Cristina, al develarse que en 2003 y 2004 le fue infiel con una amiga común, e incluso hay documentos que probarían un romance homosexual.

Urdangarin enfrenta cargos por supuesta apropiación indebida de fondos públicos, malversación, fraude, prevaricato, falsedad y lavado de activos. El Duque de Palma -título nobiliario de Iñaki- presidió el Instituto Nóos, una fundación sin ánimo de lucro, entre 2004 y 2006, cuando se retiró por consejo del Rey. Sin embargo, continuó actuando como gestor, intercediendo para acceder a favores y recomendaciones del  Rey, según emails que entregó a la causa su ex socio, Diego Torres. Entre estos correos están los que revelan sus aventuras sexuales.

Los correos revelan que la Casa del Rey, bien a través del secretario de la infanta Cristina, Carlos García Revenga, de la propia Infanta o del Monarca, conoció, amparó y favoreció los negocios del duque de Palma.

Los correos dan cuenta de las lucrativas gestiones de Urdangarin. Mientras ganaba cientos de miles de euros por distintos contratos a dedo de los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y Baleares, ambos del Partido Popular, entre 2004 y 2006, negociaba con la amante del Rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, un cargo  en la fundación Laureus.

En junio del 2004, Urdangarain escribe a la aristócrata alemana: “Te agradezco el tiempo fabuloso que pasamos en Londres. Te mando el currículum, como te comentó su majestad, Juan Carlos I, Rey de España. Espero recibir noticias positivas pronto”. Corinna responde “Ahora tengo que negociar tu salario. Haré lo que pueda para obtener tanto como sea posible”. A los pocos días, confirma que ha propuesto un salario base de 200.000 euros más un variable de otros 50.000. Y se despide: “Con mucho amor, Corinna”. La propuesta nunca se formalizó.

En un correo de 2007, Urdangarin da cuenta de un proyecto relacionado con la Copa de América y la Comunidad Valenciana: “Hemos conseguido que el Rey se viera con Pedro (...) Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que llamará Camps a Pedro”.
Urdangarin gestó los dos mayores negocios del Instituto Nóos en propiedades de la Corona: la residencia de verano de los Reyes en Mallorca, en el palacio de Mariven y en el palacio de la Zarzuela, donde negoció con autoridades valencianas para la organización de eventos.

Otros emails filtrados insinúan un romance del Duque con un amigo de la adolescencia Jaume Reguant.  Dice Urdangarín: "Demoniete, mañana estoy en Madrid por la mañana y en Andorra por la tarde. Por mi parte sería genial cenar [en Barcelona], pero veo el tema complicado por mi regreso de Andorra".

Se deduce que el supuesto affaire entre Iñaki y Jaume tenía que ser a escondidas como se ve por el mail que envió Urdangarín en la víspera del encuentro: "Capullín, pon hora a nuestra excepcional cita, no sea que la cag...os". Reguant responde horas después: "No sé cómo tienes el tema de los niños, pero si quieres podemos cenar juntas [sic]. Tenemos que hablar lo del week-end (...). En cualquier caso, tendríamos que hablarlo para no cag...a". Otro intercambio parte del correo que recibe Iñaki Urdangarín: "El jueves tendría que ir a ESADE un momento para enterarme de los cursos pero estoy a tu disposición.
No sé cómo tienes el tema de los niños pero si quieres podemos cenar juntas (sic) o si prefieres un tenis y comemos. Todo ello siempre y cuando luego juguemos al escondite y si te encuentro te follo. Vale? (...)". A lo que responde el Duque "Demoniete,  estoy en Madrid (...) Dime cómo estás el viernes para comer o para cenar, mejor para cenar y follar... que de follar no te libras...De esa manera podemos hacer plan para el fin de semana. Un besote. Iñaki Urdangarín".

Por otro lado, entre 2003 y 2004, Urdangarin mantuvo una relación paralela a su matrimonio con una amiga de la pareja. La supuesta amante del marido de la infanta Cristina fue su exnovia años atrás, quien se casó posteriormente con uno de los mejores amigos del duque, uno de sus excompañeros en el equipo de básquetbol del FC Barcelona. La relación entre ambas parejas era tan estrecha que unos y  otros fueros testigos en sus respectivas bodas. Su nombre no ha sido revelado.

Ante las dificultades que los amantes encontraban para planear sus encuentros furtivos, ella escribe: “Al final será verdad que no nos quedará ni París. Besitos. Intentaré llamarte a todos los sitios posibles”. “Sé que estás bien, tu marido me lo dice. Me tranquiliza, me mata”, escribe Urdangarin. Ella se dirige a él con el mismo afecto. “Hola ojos azules. (…) Nuestro tema común… no sé qué decirte. De hecho, cuando pienso me sonrío, es un acto reflejo”. Los dos buscaban permanentemente fechas para verse. “El día 22, miércoles, encantada pero dónde?”, escribe ella. “Hola pedazo de mujer…”, responde él, “el día ya lo tenemos pero el lugar no. Triste no? (…) No te desanimes y dale a la cabecita a ver si se te ocurre algo”, añade.

A veces, ante la imposibilidad de fraguar sus encuentros, caían en el desánimo y así lo plasmaban en los emails. “He pensado que quizá sería un buen momento para vernos pero… cuántos problemas. Sitio, hora, trabajo, niños, el marcaje… seguro que es imposible. Otra ocasión que pasa… Así lo pienso, pienso que tenemos pocos puntos para coincidir y eso me va desanimando, pero no pierdo la esperanza. No sé ni cómo ni cuándo pero no pierdo la esperanza. No la pierdas y pensemos que tenemos que ingeniar algo sofisticado porque si no estamos abocados a la depresión”, escribía el duque el 27 de noviembre del 2003. “Escuchando a Miguel Bosé en el despacho no puedo dejar de recordar momentos bonitos, muy bonitos, que hemos pasado”, añadía.

Mientras tanto, las cosas se complican para la Infanta Cristina de Borbón. No solo se ha enterado de los romances de su marido por los medios, sino que también ha salido a la luz un Acta de Junta firmada por la Infanta, de la sociedad Aizoon que tenía con su marido, autorizando una compra de acciones simulada en 2007. Aizoon compró la sociedad Mixta Africa por la que pago un euro cuando su valor real eran 150.000 euros. El departamento de impuestos calificó de "ficticia" esa operación. En la trama de empresas e instituciones que organizó Iñaki Urdangarin, Aizoon era una de las principales sociedades utilizada para canalizar ganancias ilícitas que después se desviaban a paraísos fiscales.

Aunque La Infanta pertenecía a la junta directiva de Aizoon y era propietaria del 50%, tanto Impuestos, como la abogacía del Estado y la Fiscalía, habían venido insistiendo en que ella no sabía nada. Ahora, por más reparos que tengan las autoridades de meterse con la Casa Real, la prueba reina de la participación de Cristina es innegable. Es muy probable que sea vinculada al caso, lo que será el golpe de gracia a la Infanta y afectará fuertemente a la Casa Real.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×