Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2011 12:00:00 AM

Zelaya llega a Tegucigalpa tras 700 días de exilio

El exmandatario arribó con su familia a la capital hondureña en un avión venezolano procedente de Nicaragua.

El derrocado presidente Manuel Zelaya afirmó el sábado ante sus seguidores que sigue en pie de lucha para convocar una asamblea Constituyente y formar una nueva Honduras.

"He venido a buscar espacios y salida a los problemas, debemos buscar salida entre los malos que quieren permanecer en una crisis y los bueno que queremos salir del problema... y la Constituyente es una salida democrática que tenemos", dijo el mandatario en un discurso ante miles de sus partidarios en una plaza cercana al aeropuerto.

Zelaya arribó con su familia a la capital hondureña en un avión venezolano procedente de Nicaragua, tras varios meses de exilio. Fue derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio de 2009.

Agradeció a los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Juan Manuel Santos de Colombia por impulsar el Acuerdo de Cartagena de Indias que permitió su regreso a Honduras.

"El acuerdo es democrático y permitirá la abierta participación del pueblo y nos garantiza la seguridad y la aplicación del plebiscito y referéndum para la consulta popular y contar con un nuevo país", afirmó.

Zelaya fue derrocado precisamente por intentar convocar a una Constituyente y porque según sus detractores quería perpetuarse en el poder, como lo han hecho varios presidentes sudamericanos. Sin embargo, en su ausencia el legislativo modificó las leyes y abrió la posibilidad de realizar plebiscitos para convocar a una Constituyente e impulsar la reelección presidencial.

"El acuerdo de Cartagena solo tiene un mensaje: golpes de Estado nunca jamás en Honduras y Latinoamérica".

Aseguró que en su momento le reclamó a "Estados Unidos porque fue injusto al dividir a América Latina y apoyar la dictadura en contra de la dignidad del pueblo hondureño". Zelaya siempre aseguró que el gobierno de facto de Roberto Micheletti instaurado tras el golpe fue apoyado por Estados Unidos tras bambalinas.

Se dirigió con emoción a sus seguidores: "Gracias al Frente Nacional de Resistencia Popular he podido regresar hoy a la tierra que me vio nacer porque esta organización reclamó día y noche en las calles el derecho a la democracia".

Dijo que tenía que concluir con su discurso por atender una invitación de Lobo e Insulza de reunirse en la presidencial. Antes cortó parte de la barba a uno de sus más fieles seguidores, el hindú Emo Sandloo, quien prometió dejársela hasta que Zelaya regresara a Honduras.

La presidencia hondureña informó en un comunicado que después del discurso en la plaza, el ex mandatario se reuniría con el presidente Porfirio Lobo, los cancilleres de Venezuela y Bolivia que lo acompañaron en el viaje, y el secretario general de la OEA José Miguel Insulza y la canciller colombiana María Angela Holguín que ya se encontraban en Tegucigalpa para verificar el cumplimiento del acuerdo que permitió el retorno.

Insulza dijo en un comunicado que el arribo de Zelaya, "al cumplirse un año y once meses del golpe de Estado que interrumpió su mandato constitucional, marca un hito en el proceso de reconciliación interna de los hondureños".

Destacó el esfuerzo realizado por Lobo "por alcanzar la restauración de la democracia en su país, tras la ruptura sufrida con la destitución del ex presidente " y expresó su "confianza de que el miércoles, en la asamblea general extraordinaria de la OEA, que discutirá el reingreso de Honduras al seno del organismo, se dé el último paso para la culminación del período que mantuvo marginado al país centroamericano".

La OEA analizará el miércoles la situación hondureña en Washington.

El ex presidente panameño Martín Torrijos y los cancilleres Nicolás Maduro de Venezuela y David Choquehuanca de Bolivia viajaron con Zelaya. También lo hicieron el representante de la presidencia de República Dominicana Miguel Mejía y la ex senadora colombiana Piedad Córdoba, y y el representante de Brasil, Aurelio García.

En otro avión venezolano arribaron algunos colaboradores que estaban en el exilio, entre ellos la ex canciller Patricia Rodas; el ex ministro de la Presidencia, Enrique Flores, y el ex secretario privado presidencial, Enrique Reina, además del sacerdote católico salvadoreño Andrés Tamayo y Rodolfo Padilla, ex alcalde de San Pedro Sula, segunda ciudad hondureña.
 
Rodas calificó la llegada de su líder como "una victoria ganada a pulso por los pueblos de América... y es un premio para nuestros mártires y dedicada a los que derramaron su sangre luego del golpe de Estado".

Según el Frente, las autoridades habrían matado a casi 150 zelayistas en las manifestaciones callejeras a favor del destituido ex gobernante, pero las Naciones Unidas reportaron siete personas.

Los seguidores que acudieron a recibirlo portaban banderas rojinegras del Frente Nacional de la Resistencia Popular, que surgió el día del golpe de Estado. En una de las pancartas se podía leer: "A 700 días del golpe aquí nadie se rinde".

En declaraciones a la televisora CNN en español, poco antes de que su avión despegara de Nicaragua, Zelaya dijo que no será candidato presidencial en las elecciones de noviembre de 2013.

Al ser consultado si llamará a un plebiscito dijo que el acuerdo firmado en Cartagena "tiene precisamente este compromiso". Agregó que el pueblo "tiene que tomar esta decisión de una asamblea constituyente, una nueva Constitución, un nuevo pacto social".

El acuerdo, que fue firmado por Zelaya y Lobo, auspició el regreso del mandatario derrocado y la reincorporación de Honduras a la OEA, organización de la que fue expulsada tras el golpe de Estado.

El convenio incluyó la suspensión por parte de la Corte Suprema de dos juicios por corrupción.

Los militares expulsaron a Zelaya a Costa Rica el día del golpe de Estado. Regresó subrepticiamente a Tegucigalpa en septiembre de 2009 y se refugió en la embajada de Brasil, donde permaneció más de cuatro meses. De la sede diplomática salió el 27 de enero de 2010 hacia República Dominicana con un salvoconducto otorgado por Lobo.
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.