Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/19/2010 12:00:00 AM

Gobierno de Tailandia militariza zona financiera de Bangkok

Tailandia es una de las principales economías asiáticas, por lo que la intención de la oposición de llevar su protestas al corazón financiero del país han puesto en alerta a los mercados de todo el mundo.

El ejército de Tailandia desplegó a cientos de soldados en el distrito financiero de Bangkok, la capital del país, para prevenir que las protestas antigubernamentales se movilcen a esa zona.

Los manifestantes, conocidos como los "camisas rojas", empezaron este lunes su quinta semana de protestas.

Los opositores quieren forzar la salida del primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, para que se realicen nuevas elecciones.

Los "camisas rojas" han amenazado con trasladar sus acciones al sector financiero, pero hasta ahora se han mantenido en la zona comercial de Bangkok.

Tailandia es una de las principales economías asiáticas, por lo que la intención de la oposición de llevar su protestas al corazón financiero del país han puesto en alerta a los mercados de todo el mundo.

Bloquear, no atacar
Según el gobierno de Tailandia, la intención de movilizar al ejército no es atacar a los opositores sino bloquear cualquier intento de entrar al distrito financiero.

El viernes, Abhisit Vejjajiva puso al comandante en jefe del ejército, Anupong Paojinda, a cargo de la seguridad nacional.

El general realizó una reunión con comandantes militares y emitió varios mensajes de advertencia a los "camisas rojas" para que desistan de trasladarse a la zona financiera.

Según la corresponsal de la BBC en Bangkok, Rachel Harvey, las tropas se colocaron en posición antes del amanecer, "muchos de ellos armados con rifles de asalto y algunos con escudos antidisturbios".

Los soldados están patrullando el famoso distrito rojo de Patpong, donde se encuentra la sede del Banco de Bangkok.

La entidad es blanco de la ira de los manifestantes por sus lazos con el gobierno. El ex primer ministro Gen Prem Tinsulanonda es consejero del banco.

"Hay varias unidades armadas para prevenir posibles ataques de terroristas que se esconden entre los manifestantes", dijo el portavoz del gobierno, Panitan Wattanayagorn.

Las autoridades usan el término "terrorista" para referirse a la militancia antigubernamental más radical, que ha sido pacífica durante mucho tiempo.

Acuerdo amarillo
El fin de semana, líderes del movimiento de los "camisas amarillas", que apoya al actual gobierno, les dieron a las autoridades una semana para finalizar con las protestas de los "camisas rojas" o de lo contrario -advirtieron- podrían iniciar sus propias manifestaciones.

El grupo había permanecido en silencio desde que en diciembre de 2008 cerró los aeropuertos y ayudó a que se estableciera el gobierno actual. Razón por la cual protestan los camisas rojas.

"Ellos (la oposición) están pidiendo la disolución del Congreso y nuevas elecciones. Dicen que el gobierno actual es ilegítimo porque llegó al poder gracias a un acuerdo parlamentario y no el voto electoral", explicó la corresponsal de la BBC en Bangkok.

Otras agrupaciones mucho más pequeñas, que aseguran ser los "sin color", también han realizado reuniones en los últimos días para pedir el fin de los enfrentamientos políticos.

A pesar de las presiones de la línea más dura del sistema, el general Anupong insiste en una solución política.

El ejército juega un papel importante en la política tailandesa. El ex primer ministro Thaksin Shinawatra fue derrocado por la armada en 2006.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.