Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/11/04 00:00

Cierran las primeras urnas y empieza el conteo

En varios estados del este del país comenzó el conteo que determinará el sucesor de George W. Bush. Mientras tanto continúan votando estadounidenses en el centro y oeste del país. Se estima que serán las elecciones con mayor participación desde 1960. Alianza BBC Mundo.

En varios estados ya comenzó el conteo. Foto: Foto: AP
;
BBC

Los centros de votación para elegir el próximo presidente de los Estados Unidos cerraron en los estados de Kentucky, Indiana, Georgia, Vermont, Carolina del Sur mientras continúan votando estadounidenses en el centro y oeste del país.

Aunque los resultados en los estados donde el proceso electoral ha terminado son todavía muy escasos como para marcar una tendencia, comienzan a surgir datos interesantes sobre las motivaciones detrás del voto en esta elección histórica.

Por ejemplo, la economía fue sin duda alguna el tema más importante para los estadounidenses en estos comicios. Según un sondeo a boca de urna, 6 de cada 10 electores dijeron que la crisis financiera y su futuro económico son su principal preocupación.

Irak, energía, terrorismo o salud quedaron muy por debajo de la lista.

Durante la jornada electoral, BBC Mundo recorrió los centros de votación donde se respiraba expectativa, nerviosismo y cansancio en las extensas filas formadas por las millones de personas que desde temprano se congregaron para votar
 
Votar y a trabajar
Algunos electores hablan abiertamente de su candidato favorito, otros prefieren guardar silencio, pero un factor en común en todos es la sonrisa de satisfacción con la que salen tras emitir su voto.

"Fue tan larga la campaña que ya no podía esperar para votar", señaló a BBC Mundo Jennifer, una mujer jubilada que se acercó a hacer la fila desde las 06:30 de la mañana en Washington DC.

La mayoría salen apresurados porque tienen que regresar al trabajo, aunque todos se ponen con orgullo una calcomanía que les dan en las mesas electorales: "Yo voté".

"No podía dejar de venir, pero ahora tengo que correr a la oficina. Sólo te puedo decir que espero que gane el mejor y que los resultados sean claros", indicó a BBC Mundo Sarah, una chica joven que no quiso revelar por quién votó.

En EE.UU. la jornada electoral no es un día festivo y los votantes deben encontrar tiempo en su rutina laboral para acercarse a las urnas. Ésta ha sido en otras elecciones una razón para que la participación sea muy baja, pero en 2008 la historia sería diferente.

Día histórico
En 30 estados donde se permitió la votación adelantada, se acercaron 29 millones de personas. Están registrados 153 millones de electores y se espera que la mayoría vote en esta "histórica" elección.

Ésta es la primera vez que compite por la Casa Blanca un candidato afroamericano: el demócrata Barack Obama de 47 años. Su rival republicano John McCain, si gana, se convertiría en el presidente de más edad al comenzar un primer mandato y transformaría a Sarah Palin en la primera mujer que alcanza la vicepresidencia.

Ambos recorrieron el país de punta a punta en los últimos días y ni siquiera este martes se han tomado un respiro.

El senador de Illionois se acercó temprano al centro de votación en Chicago, junto con su familia. Iba vestido de negro debido a que su abuela murió ayer, lo que causó una gran tristeza en toda su familia.

Pese a liderar en las encuestas, Obama no da nada por sentado y se acercó para hacer campaña en Indiana, un estado aledaño a Illinois, donde la carrera está muy cerrada.
Por su parte, el republicano John McCain sufragó en Phoenix, Arizona, y luego visitó Colorado y Nuevo México.

Además de estos últimos eventos electorales ambas campañas han inundado la televisión y el radio con comerciales donde atacan duramente al contrincante.

Listos para festejar... en ambos cuarteles
Se espera que los primeros resultados preliminares comiencen a aparecer en torno de las 19:00 hora de Washington (00:00 GMT del 5 de noviembre) y será a partir de esa hora que iniciarán un sin número de fiestas en todo el país a la espera de los resultados oficiales.

Las campañas, por su parte, han organizado grandes eventos para el discurso de aceptación o de derrota de sus candidatos.

En Chicago, por ejemplo, las autoridades se han preparado durante días para el discurso de Obama, en el Grant Park, el parque al borde del lago Michigan, donde se espera una multitud de hasta un millón de personas, aunque sólo se han dado 70 mil boletos para estar en el área más cercana al candidato.

Las medidas de seguridad son impresionantes. Además de todas las vallas y controles, la policía instaló una gran pantalla transparente anti-balas. No se permite estacionar ningún coche en el perímetro y habrá cientos de agentes vigilando que todo transcurra sin problemas.

Sherry Bebitch Jeffe, profesora de la Universidad del Sur de California (USC) que se acercó al parque donde están ya instalados cientos de medios de comunicación, dijo que el lugar donde hablará Obama esta noche tiene una importancia histórica.

"Éste fue el lugar donde los demócratas se dividieron por la guerra, por la economía e incluso por los derechos civiles. Si Obama gana, habrá cerrado un círculo, habrá llevado de nuevo al Partido Demócrata a la unidad", señaló esta analista a los periodistas en Grant Park.

Aunque en una escala menor, la campaña republicana ya tiene también todo listo para celebrar la victoria.

"La Noche de la Victoria Electoral 2008", como le llamaron al evento, se realizará en el hotel Biltmore, uno de los más exclusivos de la capital de Arizona.

Este lugar trae buenos recuerdos al candidato. Fue en este hotel donde se casó con Cindy, hace 30 años y fue aquí también donde obtuvo la nominación de su partido en marzo pasado, después que los medios de comunicación lo habían descartado como un posible ganador.

Las encuestas y las previsiones
Los seguidores de Obama están entusiasmados porque su candidato ganó en Dixville Notch, New Hampshire, la pequeña ciudad donde abre la votación justo después de la medianoche.

Desde 1968 un demócrata no se imponía a los republicanos en este distrito. Pero más que esta victoria simbólica, Obama necesita ganar en los estados que ganó el presidente George W. Bush en 2004 para llevarse la Casa Blanca.

Los sondeos de opinión que el senador de Illinois supera o empata a McCain en intención de voto en ocho de estos estados, pero ninguna campaña quiere dar nada por descontado.

Incluso los electores están concientes que todo puede pasar.

"Nunca voté con tanta emoción y aún así puedo decir que sólo tengo esperanza, pero no certeza", relató a BBC Mundo, Susan Gunter, un ama de casa con dos niños que ha trabajado como voluntaria para Obama en Carolina del Norte, un estado que ha votado en los últimos comicios por el partido republicano.

Tanto Susan, como los millones de personas que seguirán de cerca los resultados estarán muy atentos a los que pasa en Carolina del Norte, Virginia, Colorado, Indiana, Florida y Ohio.

A pesar que las encuestas dicen que Obama puede ganar en algunos estados, los seguidores de McCain confían en que su candidato se llevará el premio final.
"No hay nada escrito y yo creo que McCain-Palin tienen grandes posibilidades, ya verán cómo los sondeos se pueden equivocar", señaló a BBC Mundo, Camy, tras emitir su voto en Washington, DC.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.