Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/2009 12:00:00 AM

EE.UU. llora por el 'príncipe' Ted

;
BBC
Ex presidentes de Estados Unidos, políticos de dentro y fuera del país, actores y músicos acompañaron al clan Kennedy -considerado por algunos como "la familia real estadounidense" por su relevancia en la vida política y social del país- en el funeral por el senador Edward Kennedy.

Cerca de 1.500 personas asistieron a la ceremonia católica que tuvo lugar en la Basílica de Nuestra Señora de la Perpetua Ayuda, en Boston, la ciudad natal del político.

Entre los asistentes estaban tres de los cuatro ex presidentes vivos de EE.UU.: Jimmy Carter, Bill Clinton y George W. Bush, además del actual mandatario, Barack Obama, quien pronunció un discurso en recuerdo del legislador, fallecido el pasado martes.

Según dijo el corresponsal de la BBC en Boston, Richard Lister, la emotiva ceremonia parecía por momentos un funeral de estado.

"No lloramos por su apellido"

Obama recordó la trayectoria política de Kennedy, su "amigo y mentor", además de las trágicas experiencias vitales del senador.

"Hoy no lloramos por él por el prestigio de su apellido o su cargo. Lo hacemos por su heroísmo, que sobrevivió al dolor y la tragedia, no por ambición o vanidad (...), sino por la gente y el país que él amaba", dijo.

El mandatario le definió como "uno de los mejores legisladores de nuestro tiempo" y un "campeón de aquellos que no tienen nada".

La viuda, Vicki, se había reunido con Obama antes de la ceremonia, oficiada por siete sacerdotes y televisada en directo por los medios del país.

El féretro de Kennedy, cubierto con la bandera de EE.UU., fue llevado luego al templo y transportado por ocho guardias de honor.

Durante el oficio religioso actuaron el tenor Plácido Domingo y el violonchelista Yo-Yo Ma, junto a la Orquesta Sinfónica de Boston, que interpretaron algunas de las piezas favoritas del político.

Político de consenso

Sus hijos también recordaron la faceta familiar del legislador, así como su habilidad para lograr acuerdos con sus rivales políticos republicanos. De hecho, algunos destacados miembros de ese partido, como John McCain, asistieron a la ceremonia.

Ted Kennedy Junior reconoció en su discurso que no siempre le había sido fácil vivir con el apellido Kennedy. Pero "nunca he estado tan orgulloso de él como hoy", dijo emocionado.

Su padre "no era perfecto, pero creía en la redención. Nunca dejó de intentar arreglar las cosas que estaban mal, independientemente de que fueran resultado de sus fallos o de los nuestros", dijo.

Cerca de 80 miembros o ex legisladores del Senado -donde Kennedy sirvió durante casi cinco décadas- también fueron invitados al funeral. El actor Jack Nicholson fue otro de los asistentes.

El senador, muerto a causa de un cáncer cerebral cuando tenía 77 años, será enterrado después en el Cementerio Nacional de Arlington, en Washington, cerca del lugar donde recibieron sepultura sus dos hermanos asesinados, el ex presidente John y Robert.

espera que el coche fúnebre haga una parada frente al Congreso del país.

En EE.UU. la muerte de Kennedy se ha considerado como el fin de la era de esta dinastía familiar, sacudida por la trágica muerte de John F. y Robert en 1963 y 1968.

Sin embargo, muchos no quisieron olvidar que su herencia de servicio público se vio ensombrecida por sus problemas con el alcohol durante su juventud, y la muerte de una compañera, Mary Jo Kopechne, en 1969, cuando su automóvil se cayó de un puente en Chappaquiddick, Massachusetts.

Kennedy pudo salir con vida y abandonó el lugar del accidente, algo que muchos detractores le recordaron toda su vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.