Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/12/03 00:00

El primer hispano en el gabinete

Este miércoles el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, nombró al gobernador del estado de Nuevo México, Bill Richardson, secretario de Comercio.

Richardson era un cercano aliado de Bill Clinton y trabajó en su gobierno Foto: Foto AP
;
BBC

Richardson, el único gobernador hispano en Estados Unidos (su padre es nicaragüense y su madre mexicana) se convierte así en el primer hispano que ocupará un cargo de alto nivel en el gabinete de Obama.

Durante una rueda de prensa en Chicago, Obama se refirió a la crisis económica y afirmó que Richardson "con su experiencia y su conocimiento" podría desempeñar un papel clave en su nuevo cargo para la recuperación del país.

El ex gobernador de Nuevo México reemplazará en el cargo a Carlos Gutiérrez, un ex directivo de la industria de alimentos que nació en Cuba y creció en Miami, designado como secretario de Comercio en 2004, al inicio del segundo periodo de George Bush.

Inicialmente, Richardson había aspirado -y varias organizaciones lo habían recomendado- al cargo de Secretario de Estado, por su experiencia diplomática, pero el puesto le fue ofrecido a la senadora Hillary Clinton.

Polémica

La designación de Richardson al frente de este Departamento no ha estado exenta de críticas, sobre todo de parte de quienes cuestionan su desempeño en cargos públicos en el pasado.

Representantes de la comunidad asiático-estadounidense, por ejemplo, critican el desempeño de Richardson durante una escándalo de espionaje durante su gestión como Secretario de Energía.

El protagonista del escándalo fue el estadounidense de origen taiwanés When Ho Lee, acusado de venderle secretos nucleares al gobierno de la República Popular China.

Organizaciones asiáticas acusan a Richardson de promover la descalificación de Lee -que recibió una disculpa formal del presidente Bill Clinton- y de "perpetuar el estereotipo de que los inmigrantes asiáticos son poco fiables".

Otros señalan el hecho de que Richardson viene a engrosar la ya larga lista de ex colaboradores y funcionarios del gobierno de Clinton que se suman al nuevo gabinete.

Otros latinos
 
Aunque Richardson termine siendo probablemente el único hispano en el nuevo gabinete, otros dirigentes políticos latinos podrían cambiar de trabajo con el nuevo gobierno.

Por ejemplo, Cecilia Muñoz, una hija de bolivianos nacida en Detroit, ya fue confirmada para hacerse cargo de al Oficina de Relaciones Intergubernamentales de la Casa Blanca.

Muñoz dejará su trabajo en el Concejo Nacional de La Raza, la organización hispana más influyente del país, donde estuvo al frente de temas relacionados con la inmigración.

Otro de los latinos que estará en contacto permanente con el nuevo presidente es Florentino Cuéllar, un académico de origen mexicano, que ha sido designado como asesor en materia de asuntos migratorios.

Otros, que no entran en el gobierno pero podrían cambiar de trabajo gracias al nuevo gabinete, son los congresistas Luis Gutiérrez y Nidya Velásquez, ambos de origen puertorriqueño.

Gutiérrez aspira a ocupar el asiento que deja vacante Barack Obama en el Senado, mientras Velásquez se presentará como candidata a la silla que desocupará Hillary Clinton.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.