Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/09/26 00:00

No hubo acuerdo para rescate financiero, pero Bush sigue optimista

El presidente de Estados Unidos le apuesta al triunfo de su plan de rescate financiero, pese a que el Congreso de su país sigue sin darle el visto bueno.

El presidente Bush se reunió hoy con líderes del Congreso para intentar que se apruebe el plan de salvamento al sistema financiero Foto: AP Photo/Pablo Martinez Monsivais
;
BBC

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reiteró su confianza en que el Congreso aprobará su plan de rescate de la economía, a pesar de los debates y diferencias que éste ha generado.

En un comunicado, Bush dijo que todavía hay desacuerdos porque "la propuesta es grande y la razón por la que es grande es porque se trata de un gran problema".
El mandatario añadió que "no hay desacuerdo en que se debe hacer lago sustancial".
Se espera que Bush se reúna este viernes con los líderes del Congreso para tratar de impulsar la aprobación de la propuesta, que prevé la inversión de más de US$700.000 millones de dinero público para salvar a la industria financiera de EE.UU.

La reunión que Bush sostuvo la víspera en la Casa Blanca con los candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, y los líderes del Congreso finalizó sin ningún resultado concreto.

Después de varias horas de debate, un grupo de congresistas republicanos bloqueó la iniciativa, que incluye la compra de las deudas impagables de bancos estadounidenses afectados por la crisis crediticia e hipotecaria.

La más reciente víctima de la crisis fue la caja de ahorros Washington Mutual, la mayor del país, cuyos activos fueron vendidos en subasta a su rival JP Morgan Chase por US$1.900 millones, después de que la institución fuera intervenida por las autoridades.

Incertidumbre
Mientras tanto, en una decisión coordinada, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal de EE.UU., el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional Suizo anunciaron nuevos préstamos, a corto plazo, de cientos de miles de millones de dólares para inyectar liquidez en los mercados interbancarios.

Después de varias horas de debate, un grupo de congresistas republicanos bloqueó la propuesta.

Diversos analistas señalan que la medida podría tener un efecto positivo, por lo menos temporalmente, en las bolsas, que han seguido bajando ante la incertidumbre por el futuro del plan de rescate estadounidense.

El gobierno de EE.UU. dice que, si el plan no se aprueba con prontitud, se corre el riesgo de que otras grandes compañías bancarias colapsen, lo que causaría daños más graves a la economía estadounidense y a la global.

Muchos críticos de la propuesta plantean que, más allá del enorme costo para los contribuyentes, la intervención del gobierno es peligrosa para el futuro del sector financiero.

"El plan se inició con mal pie. Tengo en mi poder un documento de cinco páginas en el que economistas de todo el país se oponen al plan", enfatizó el senador republicano Richard Shelby, uno de los que se oponen al plan.

Obama
Sin embargo, el candidato demócrata a la presidencia, Barack Obama, dijo que es importante que se apruebe el plan de la administración Bush.

"No estamos usando esto para salvar a los ejecutivos, sino para que las familias no pierdan sus hogares", aseguró.

La corresponsal de BBC Mundo en Washington, Lourdes Heredia, señaló que la propuesta "no sólo ha sido duramente criticada por los congresistas, pero también ha causado gran descontento entre la opinión pública en EE.UU.".

"Quieren pagarle millones a los mismos que nos llevaron a esta situación. Es una vergüenza", le dijo a nuestra corresponsal un taxista en Oxford, Mississipi, donde estaba previsto que se realizara un debate de los candidatos presidenciales, este viernes.

Confusión
Antes de la reunión del jueves en la Casa Blanca, el senador demócrata Christopher Dodd dijo que se había llegado a un acuerdo sobre los puntos fundamentales.
"Hemos llegado a un acuerdo fundamental sobre un conjunto de principios", dijo el senador, quien luego tuvo que aclarar que quedan muchos cabos por atar.

Sin embargo, según Dodd, a última hora algunos republicanos lanzaron otra propuesta que había obstaculizado las negociaciones.

"Los republicanos llegaron con otra propuesta, que parece más bien un rescate para John McCain", señaló el senador, visiblemente enojado, porque cree que McCain estuvo detrás de ese documento.

"Es un día muy triste para el país y esperamos que ellos se pongan de acuerdo para luego poder negociar", enfatizó.

Después del fracaso de la reunión en la Casa Blanca y del desafío de los propios congresistas republicanos al plan presidencial, el editor para Norteamérica de la BBC, Justin Webb, señaló que "el presidente Bush ha perdido su autoridad hasta un punto que no debe tener precedentes en los tiempos modernos".


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.