Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/02/08 00:00

Nueva Orleáns festeja primer triunfo en el Super Bowl

La victoria del equipo de Los Saints hizo que esta ciudad del estado de Luisiana celebrara en grande el sorpresivo triunfo.

Nueva Orleáns festeja primer triunfo en el Super Bowl

Una enorme fiesta que abarca a toda la ciudad estalló el domingo en Nueva Orleáns después de que el equipo de la ciudad, que alguna vez fue el hazmerreír de la NFL, conquistó el Super Bowl en Miami.

Una verdadera multitud congregada en el Barrio Francés, que fue engrosada por turistas que visitaron la ciudad para el Carnaval y por otros que esperaban experimentar la euforia de una victoria de los Saints, abarrotó las calles para festejar en lo que más parecía una batahola que un domingo por la noche.

Había una imagen parecida en los bares de los diferentes barrios como los de la Calle Maple, no lejos de las universidades de Tulane y Loyola, donde los estudiantes ataviados con los colores negro y oro de los Saints salieron a las calles para festejar efusivamente el primer Super Bowl que logran los Saints, tras vencer 31-17 a los Colts de Indianápolis.

Más temprano, varios perros vestidos con uniformes de los Saints y los carros alegóricos con conductores enmascarados ofrecieron un anticipo sin precedente para miles de personas que comenzaron la celebración mucho antes de que empezara el Super Bowl.

El partido se disputó en el primer fin de semana de la temporada de desfiles de Carnaval y la inmensa mayoría de los participantes vistieron los colores negro y oro.

Miles hicieron largas filas en las calles mientras que vendedores callejeros ofrecían salchichas cubiertas de masa de maíz, nachos y cerveza.

"La locura" prevista entonces por algunos se hizo prácticamente realidad con el triunfo de los Saints. La fiesta estaba por doquier.

David Frazier y Daphne Naro, de la zona de San Francisco, estuvieron entre los asistentes a los desfiles del Carnaval que se extendieron desde la Calle Canal hasta la frontera del Barrio Francés. El partido los trajo de vuelta a Nueva Orleáns, de donde Frazier es oriundo.

"Los Saints están en el Super Bowl, es una cosa única en la historia", dijo Frazier. Habría ido a Miami, indicó, pero "no tengo conexiones en Miami, pues mis relaciones están aquí".

En el Barrio Francés, los festejos vespertinos iniciaron con la procesión de "Krewe of Barkus", un minidesfile de perros. Hubo perros que llevaban plumas negras y doradas, cuentas, disfraces y camisetas de los Saints, iguales a los que llevaban sus amos por el barrio.

Un perro labrador amarillo participó en el desfile que pasó frente a la Catedral de San Luis, vestido como el ala cerrada de los Saints Jeremy Shockey, con una peluca rubia y tatuajes falsos por sus patas debajo del uniforme número 88.

"Tiene una personalidad extrovertida y desenfadada como la de Shockey. Es amistoso con todo el mundo", dijo su dueño Stas Zhuk.

El hombre se mudó a Nueva Orleáns hace seis meses con su familia "y nos convertimos en aficionados igualmente rabiosos en ese corto período de tiempo", señaló.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.