Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/10/2008 12:00:00 AM

Obama se reúne con Bush en la Casa Blanca

WASHINGTON (AP) _ Barack Obama se reunió el lunes con el presidente George W. Bush, a quien sucederá en un par de meses, poniendo en marcha oficialmente una serie de actos que marcarán la transición gubernamental en el país.

El presidente y la primera dama Laura Bush esperaron a Obama y su esposa Michelle en la puerta sur de la Casa Blanca, en un día soleado de otoño.

Los Obama permanecieron en su futura casa durante menos de dos horas. Michelle Obama recorrió la mansión del Ejecutivo junto con la primera dama, y el presidente electo sostuvo su primer encuentro cara a cara con Bush.

Ni Bush ni Obama hablaron con la prensa. El presidente acompañó al ganador de los comicios del martes pasado hasta una limusina negra, en la que Obama partió.

Unas horas antes, a su llegada, Obama descendió de ese mismo vehículo, en el lugar donde esperaban los Bush, de pie frente a la entrada para diplomáticos en la Casa Blanca. Acto seguido, el presidente y la primera dama acompañaron a los Obama al interior de la residencia oficial.

Las cámaras de televisión mostraron a Bush y a Obama conversando, mientras caminaban por los pasillos exteriores de la residencia, posando para la foto antes de entrar en la Oficina Oval. Fue la primera visita de Obama a ese despacho.

Bush cedió el paso a Obama hacia la histórica oficina. Luego, el 43er presidente de Estados Unidos y quien habrá de relevarlo se prepararon para una conversación en privado sobre los desafíos que implica el guiar a una nación atribulada por una crisis económica y dos guerras, problemas que Obama habrá de atender a partir del 20 de enero.

El demócrata será el primer presidente negro del país, y sus correligionarios de partido tendrán el control de ambas cámaras del Congreso.

En una cálida invitación al próximo presidente y a su esposa para que recorrieran la residencia que habitarán a partir del 20 de enero, Bush exaltó la victoria de Obama como "un triunfo en la historia de Estados Unidos". El mandatario saliente había respaldado al republicano John McCain.

Antes de que comenzara el encuentro, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que no podía dar detalles sobre el contenido de la conversación.

"Es algo muy privado", dijo Perino en las declaraciones diarias por parte de la Casa Blanca a la prensa. "Y estoy segura de que ésta no será la única vez que ellos hablen".

Laura Bush dio a Michelle Obama un recorrido por las habitaciones que ocupan el presidente y su familia, incluidas las alcobas usadas por los hijos de mandatarios anteriores. Perino dijo que ambas hablarían sobre la forma en que se vive dentro de la que es quizás una de las residencias más famosas del mundo, abordando aspectos como la vida familiar y la ayuda que presta el personal del Ejecutivo.

El matrimonio Obama tiene dos hijas, Malia de 10 años y Sasha de 7. Obama comenzó la jornada en Chicago, al dejar a las dos niñas en la escuela y despedir a cada una con un beso. Luego fue al gimnasio para hacer algo de ejercicio.

La semana pasada, cuando se le preguntó sobre su encuentro con Bush, Obama respondió: "Iré allá con un espíritu bipartidista y con la sensación de que tanto el presidente como varios líderes del Congreso reconocen la gravedad de la situación actual y quieren hacer las cosas".

Obama ganó la presidencia tras una campaña en la que constantemente vinculó a McCain con el impopular Bush y con sus políticas, consideradas un fracaso por el candidato demócrata.

Pero el tono de las declaraciones de Obama cambió inmediatamente después de su victoria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.