Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/03/06 00:00

Obama le sube el tono a la campaña para aprobar su reforma al sistema de salud

El presidente Barack Obama intenta por todos los medios aprobar una reforma del sistema de salud, su principal prioridad durante un año que aún no ha sido aprobada por el Congreso.

Obama le sube el tono a la campaña para aprobar su reforma al sistema de salud

El presidente, que enfrenta un duro clima político, usó su usual discurso radial y por internet para intentar convencer al público y especialmente a los legisladores demócratas sobre las ventajas del proyecto. Los estadounidenses se han mostrado reacios a aceptar la reforma.

Los republicanos, en cambio, reconociendo la actitud de los ciudadanos, insisten en redactar el proyecto de ley desde el principio con una propuesta que potencialmente daría nueva forma a como los estadounidenses reciben su seguro de salud.

"Ahora, a pesar de todo el progreso y mejoras que hemos logrado, los republicanos en el Congreso insisten en que el único camino aceptable para el sistema de salud es empezarlo todo de nuevo. ¿Pero saben qué? Las empresas de seguros no van a empezar de nuevo", dijo Obama. "Justo me reuní con algunas de ellas el jueves y no me daban una respuesta clara sobre por qué continúan de forma arbitraria y masiva aumentando las primas. Estas han subido hasta un 60% en estados como Illinois. Si no actuamos, continuarán haciendo esto".

Los republicanos no daban su brazo a torcer.

"No es demasiado tarde: podemos, y debemos, frenar a este gobierno en su toma del sistema de salud", dijo el representante Parker Griffith, un congresista de Alabama que cambió de partido en diciembre y dio el mensaje radial de los republicanos el sábado.
El político añadió: "Haz que tu voz se oiga ahora. Estados Unidos se merece algo mejor".
Los dos discursos radiales demuestran la urgencia que existe tras este último empuje de Obama a la reforma del sistema de salud. Sin una rápida victoria, los demócratas se acercan a una temporada electoral sin grandes logros que han repercutido en los bolsillos de los votantes. Y con un fuerte abismo entre ambos partidos, los demócratas consideraron aprobar la reforma con votos de tan sólo su partido.

Ese proceso permitiría a los 59 demócratas del Senado declarar la victoria con 51 votos en lugar de la supermayoría de 60. Pero aún más importante, sería que permitiría a Obama volver a hablar sobre la economía, la cual ha sufrido la pérdida de más de un millón de puestos de trabajo desde que empezó la recesión.

AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.