Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/06/11 00:00

Oleadas de la "marea negra" llegan a canales de la costa noroeste de Florida

La mancha negra de crudo del Golfo de México baña ya la costa de varios condados al noroeste de Florida y han penetrado en el canal de Perdido Pass, en la zona lindante con Alabama, informaron hoy las autoridades.

Oleadas de la "marea negra" llegan a canales de la costa noroeste de Florida

Las autoridades de Florida confirmaron la llegada de oleadas de crudo y "espuma" a Perdido Pass, la desembocadura del río del mismo nombre, en el condado de Escambia, donde se encuentran la famosas playas de Pensacola y Perdido Key.

Los informes indican que "equipos de reconocimiento" han detectado fragmentos de alquitrán y áreas de vertido en la costa noroeste de Florida, "desde Escambia a Bay".

Centenares de voluntarios trabajan en las labores de limpieza de las playas, mientras una cadena de barreras flotantes de protección protegen las ensenadas de la zona.

En total, se han desplegado 82 kilómetros de barreras sintéticas flotantes a lo largo de las zonas del Panhandle, el extremo noroccidental de Florida, más expuestas a la mancha negra.

Además, varias embarcaciones provistas de artilugios para recoger materia en suspensión depositada en el mar operan ya en esas aguas.

Cerca de las blancas arenas de las playas de Perdido Key y otras del condado de Escambia varios carteles previenen a los bañistas sobre la cercanía de la mancha negra y se les pide que no se metan en el agua.

El pasado 4 de junio, las primeras formaciones de alquitrán fueron detectadas en las playas del parque nacional Gulf Islands Seashore, en la bahía de Pensacola, en el extremo noroeste de Florida.

Desde entonces, pequeños pegotes de alquitrán continúan llegando lentamente, pero de forma regular, a las costas de los condados situados al noroeste de Florida.

Por otro lado, el gobernador de Florida, Charlie Crist, anunció hoy que la empresa British Petroleum (BP) entregará 25 millones de dólares adicionales al estado para la protección de las costas del estado y paliar los daños causados por la marea negra.

Hasta el momento suman ya 10.138 el número de reclamaciones presentadas a BP en Florida por empresas o trabajadores que han visto afectados sus ingresos a consecuencia del derrame de petróleo.

Antes de comenzar el escape de crudo de un pozo submarino en el Golfo operado por BP, a fines de abril, la industria del turismo y el ocio generaba en los condados de la costa oeste de Florida unos 269.000 puestos de trabajo y unos ingresos de unos 12.000 millones de dólares al año.
 
EFE.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.