Martes, 24 de enero de 2017

| 2009/11/04 00:00

Republicanos gobernarán Virginia y Nueva Jersey

Los resultados de los comicios darán espacio para debatir sobre la influencia de Obama tanto en los votantes como en los legisladores.

Republicanos gobernarán Virginia y Nueva Jersey

Los republicanos obtuvieron el martes las gobernaciones de Virginia y Nueva Jersey, quitándole a los demócratas el control de ambos estados al recibir el voto de los electores independientes.

Es una señal preocupante para el presidente Barack Obama, electo hace apenas un año con esos mismos votos independientes, y para su Partido Demócrata antes de los comicios de mitad de período el año próximo.

El triunfo de Bob McDonnell en Virginia sobre el demócrata R. Creigh Deeds y el del republicano moderado Chris Christie sobre el impopular gobernador Jon Corzine en Nueva Jersey fueron una doble victoria para un Partido Republicano que busca reconstruirse tras perder las elecciones nacionales en el 2006 y el 2008.

En la ciudad de Nueva York, el multimillonario alcalde Michael Bloomberg ganó un tercer período en una elección apretada que se pensaba iba a ser relativamente fácil para él.

Los resultados en los comicios de las gobernaciones sin duda alimentarán las discusiones sobre el humor del electorado, el estado de la amplia coalición que llevó a Obama a la Casa Blanca y los límites de la influencia del presidente, tanto sobre los votantes como sobre los legisladores moderados cuyo apoyo necesita en el Congreso.

La prioridad número uno de política interna de Obama sufrió un golpe pocas horas antes del cierre de las urnas cuando el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, anunció que es posible que el Congreso no logre aprobar la reforma de salud este año como Obama quiere. Esto llevaría el debate al delicado año electoral en que numerosos congresistas deben buscar la reelección.

El presidente hizo campaña personalmente en favor de Deeds y de Corzine, lo que volvió más significativo el resultado de unas elecciones de relativo interés nacional. Por lo tanto, las derrotas en cierto modo dañan el estatus político de Obama y señalan que podría tener problemas en el futuro en sus metas de gobierno y en la preservación del poder demócrata en el Congreso y las gubernaturas.

Los demócratas habían logrado grandes victorias en Virginia en el 2006 y el 2008, mientras que Nueva Jersey es uno de los estados que consideraban a salvo del asedio republicano. Sin embargo, entrevistas con votantes en ambos estados el martes mostraron que los demócratas tenían razones para preocuparse, y los republicanos para ilusionarse.

En Virginia, McDonnell ganó por amplio margen en suburbios de Washington como los condados de Loudoun y Prince William, tradicionales bastiones republicanos que Obama se había llevado hace un año al convencer a los votantes independientes.

Los votantes independientes —no registrados en ninguno de los dos partidos— son la perla de las elecciones en Estados Unidos porque con frecuencia deciden el ganador. El año pasado fueron un segmento clave en la victoria de Obama en Virginia y en otros estados de todo el país. Sin embargo, tras un año de recesión y cuando la presidencia de Obama recién empieza, abandonaron a los demócratas en Virginia, un estado donde la economía fue el tema principal de la campaña.

En los comicios neoyorquinos, el hombre más rico de esa ciudad logró sobrevivir al desafío del demócrata William Thompson Jr., quien había intentado generar enojo entre los votantes por la manera en que Bloomberg hizo cambiar las leyes de la ciudad para poder acceder a un tercer período, que antes estaba prohibido.

Bloomberg gastó más de 100 millones de dólares en la campaña autofinanciada más cara de la historia de Estados Unidos, mientras que Thompson, financiado por donaciones y fondos asignados por ley, usó cerca de una décima parte de ese monto.

En vísperas de los comicios, Bloomberg pensó que tendría una victoria fácil, con una posible ventaja de hasta dos dígitos. Pero ganó por apenas cinco puntos porcentuales, una ventaja inferior a 51.000 electores.

El alcalde dijo que fue una "victoria muy peleada en un año muy difícil" y afirmó que los neoyorquinos "no han visto nada aún" de lo que puede hacer.

"Estoy comprometido a trabajar en los próximos cuatro años el doble de lo duro que trabajé en los ocho anteriores", dijo Bloomberg, quien tiene una fortuna calculada en 17.500 millones de dólares.

En el estado de Nueva York, el demócrata Bill Owens ganó la elección especial por un escaño en la Cámara de Representantes al capitalizar una división entre moderados y conservadores que pelean el control del Partido Republicano en la región.

Owens, abogado y capitán retirado de la Fuerza Aérea, venció al empresario Doug Hoffman, con el 49% de la votación sobre el 45%, una vez escrutado el 92% de las mesas electorales.

Los electores de Maine rechazaron un proyecto de ley estatal que habría permitido el casamiento de parejas del mismo sexo en lo que fue una derrota decepcionante para el movimiento por los derechos de los homosexuales en Nueva Inglaterra, la región estadounidense que más apoya el matrimonio gay.

Con el recuento del 87% de las mesas electorales, los opositores a la iniciativa tenían el 53% de los votos.

El casamiento entre parejas del mismo sexo ha perdido en los 31 estados en los que ha sido sometido a votación popular.

Houston conocerá a su próximo alcalde hasta el mes próximo. La contralora local Annise Parker y el ex abogado del ayuntamiento Gene Locke no recibieron el 50% de la votación y deberán disputar una segunda vuelta para gobernar la cuarta mayor ciudad de Estados Unidos.

La alcaldía de Miami fue ganada por el concejal y ex periodista de televisión Tomás Regalado, quien nació en La Habana. Regalado obtuvo el 72% de los votos contra el 28% de Joe Sánchez y sustituirá a Manny Díaz, quien por ley no pudo buscar un tercer mandato.

En Atlanta, una concejal podría ser el primer gobernante blanco de la ciudad en una generación cuando enfrente a un senador estatal negro en diciembre.

Con todos los recintos de votación escrutados, Mary Norwood recibió el 45% de los sufragios contra el 38% de Kasim Reed. El 50% más un voto habría evitado la segunda ronda.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.