Domingo, 21 de diciembre de 2014

| 2010/06/24 00:00

Identifican colombianos que murieron en accidente de tren en España

Se trata de John Mauricio Osorio, de 33 años, y Jorge Eliécer Serrano, ambos originarios del departamento de Tolima.

Identifican colombianos que murieron en accidente de tren en España

El número de víctimas mortales del accidente de tren de Castelldefels (Barcelona, noreste de España) se ha elevado a 13 después de los últimos análisis de los restos de los fallecidos realizados por los forenses.

Entre las víctimas fueron identificados los colombianos John Mauricio Osorio, de 33 años, y Jorge Eliécer Serrano, de 37, según informó el vicecónsul de Colombia en Barcelona, Ramón Jaller, en un comunicado de la Cancillería colombiana difundido en Madrid.

Fuentes de la Embajada colombiana en España añadieron que ambos son originarios del departamento de Tolima.

Por su parte, el cónsul general de Ecuador, Freddy Arellano, aseguró que hasta 10 personas de origen ecuatoriano han denunciado que sus hijos no aparecen, aunque faltaría confirmar cuántos de ellos son víctimas del accidente de tren.

Arellano señaló que se tardará algunos días en saber con exactitud el número de víctimas ecuatorianas, tras apuntar que entre los muertos también se puede encontrar "algún colombiano o algún venezolano".

"Las familias están destrozadas", aseguró el cónsul, que recordó que la mayoría de las víctimas son jóvenes de entre 18 y 24 años.

Solicitó, además, que no se atribuya el accidente a la imprudencia de las personas que cruzaron las vías, y que se espere a conocer los resultados de la investigación antes de aventurar conclusiones.

A la espera de lo que determine la investigación judicial, todo apunta precisamente a que el accidente se debió a la imprudencia de los jóvenes que decidieron atravesar las vías saltando directamente desde el andén y no utilizando los pasos subterráneos.

En ese sentido se manifestó hoy el ministro español de Fomento, José Blanco, quien subrayó que está "totalmente prohibido" atravesar las vías del tren saltando desde el andén y recordó que la estación "se remodeló hace menos de un año y cumple con todas las medidas de seguridad y con un paso inferior".

El presidente del Gobierno regional de Cataluña, José Montilla, también atribuyó la tragedia a un "gesto de imprudencia" de las víctimas.

Sin embargo, Marcelo Carmona, un boliviano testigo del accidente, aseguró a EFE que el paso subterráneo estaba en ese momento "abarrotado" y que pocos segundos antes del siniestro, hubo una "oleada de gente que se lanzó a las vías" para ir a la playa a celebrar la verbena.

Según dijo, la única manera de cruzar la estación en dirección a la playa era un "estrecho paso subterráneo", porque la pasarela de la estación –un paso elevado– está cerrada.

Sobre la posibilidad de que pudiera producir un accidente de estas características advirtió ya, según se supo hoy, Àngels Coté, edil de Ayuntamiento de Castelldefels, en un pleno celebrado en noviembre del 2009.

Coté alertó sobre el renovado apeadero donde anoche se produjo la tragedia y lo hizo refiriéndose a la noche de San Juan, cuando "aquello puede ser una ratonera, y en los meses de julio y agosto también", dijo entonces.

Familiares y amigos de las personas fallecidas se han desplazando a las dependencias de la Ciudad de la Justicia de Barcelona, a la zona habilitada para esperar a la identificación de los cadáveres.

La mayoría de los que acuden, hombres, mujeres e incluso niños de corta edad, son de procedencia latinoamericana, entre los que destacan por su número los ecuatorianos, aunque también hay chilenos, bolivianos y colombianos.

De momento, hay "indicios" o "elementos" que hacen pensar que se conoce la identidad de la mitad aproximadamente de las víctimas, gracias en parte a la información que han aportado las familias y a que se ha podido disponer de alguna huella dactilar o de restos del cadáver bien conservados.

Los expertos barajan incluso la posibilidad de pedirles que aporten en las próximas horas algún objeto personal del fallecido para poder extraer de allí alguna muestra de ADN.

El accidente ferroviario de Castelldefels es el más grave ocurrido en España desde el 2003, cuando 19 personas fallecieron en la localidad de Chinchilla, en la provincia de Albacete (sureste), al chocar un Talgo y un mercancías.

No obstante, el que más víctimas mortales registró tuvo lugar el 3 de enero de 1944 a la salida de la estación de Torre del Bierzo, en León (noroeste), cuando el correo expreso 421 de Madrid a Galicia, repleto de viajeros, chocó contra una locomotora en maniobras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×