Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Papa aboga por protección de la madre tierra

;
EFE

El papa Francisco lanzó el martes un llamado a proteger a la naturaleza, "nuestra madre tierra", y aseguró que eso se vuelve una exigencia y no sólo una recomendación.

Compartido 0 Veces

Ante cientos de profesores y estudiantes católicos, el pontífice dijo que la gente no sólo debe cultivar la tierra, sino también protegerla, un mensaje que enmarcó a principio del mes cuando presentó una encíclica sobre el medio ambiente.

"Ya no como mera recomendación, sino como una exigencia que nace por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en la tierra", dijo Francisco.

Al inicio de sus actividades vespertinas, en la universidad Católica, el sumo pontífice dijo que el ambiente y la humanidad se degradan juntos y "no nos es lícito ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor".

El mensaje del papa es particularmente relevante para Ecuador, una nación del Pacífico que tiene uno de los más variados ecosistemas, pero que también depende fuertemente del petróleo.

Ante unas 5.000 personas, buena parte de ellas de la comunidad educativa católica, el sumo pontífice dijo que "las comunidades educativas tienen un papel fundamental, esencial en la construcción de la ciudadanía y de la cultura".

Reclamó que es urgente que "nos animemos a pensar, a buscar, a discutir sobre nuestra situación actual. Sobre qué tipo de cultura queremos o pretendemos no solo para nosotros, sino para nuestros hijos, para nuestros nietos".

Carolayne Espinoza, una estudiante universitaria en un breve discurso ante el papa hizo votos porque "en nuestro país finalmente pueda superarse el equívoco que la dimensión religiosa y todo lo que ella ha producido en cultura y humanidad, debe ser excluida de las aulas  para proteger la libertad personal y la conciencia de cada uno".

Horas antes, en una homilía de la misa campal en un parque del norte quiteño, Francisco señaló que es necesario "atraer con nuestro testimonio a los alejados, en acercarse humildemente a aquellos que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, a los que son temerosos o a los indiferentes para decirles: El Señor también te llama a ser parte de su pueblo y lo hace con gran respeto y amor".

"La evangelización no consiste en hacer proselitismo. El proselitismo es una caricatura de la evangelización", añadió.
Los fieles coreaban "Francisco, Francisco" y muchas personas aplaudían con más fuerza en partes de la homilía del papa.

El oficio religioso, al que asistió en primera fila el presidente Rafael Correa y otros altos funcionarios públicos, se cumplió en una marco de un sol esplendoroso que se abrió paso en medio de densas nubes que horas antes dejaron caer un pertinaz aguacero sobre miles de fieles congregados en el sitio durante la madrugada.

Monseñor, Fausto Trávez, presidente de la Conferencia Episcopal, al final del servicio religioso dijo que la visita de Francisco a Ecuador "suscita gran interés, esperanza y alegría; porque escuchamos en sus palabras la mismo voz de Dios y de la iglesia. Nuestro pueblo tiene hambre de Dios".

Manifestó que "nuestro pueblo quedará marcado para siempre con su presencia, así como quedó grabado en la mente y el corazón la visita de San Juan Pablo II, hace 30 años. Esa visita nos impulsó a renovar nuestro compromiso evangelizador".
El papa previamente se movió entre la multitud en un flamante papamóvil, saludando mientras la multitud le devolvía gritos de entusiasmo y dejaba caer un baño de pétalos al paso del visitante.

En un momento del recorrido, el sumo pontífice dispuso parar el vehículo y pidió a su seguridad que levantaran la silla de ruedas de una anciana que estaba a un costado, a quien besó en la cabeza, prodigó un abrazo y bendiciones.
"No nos esperábamos nunca lograr alcanzar este gran gesto del Papa", dijo Liliana Rueda, hija de la anciana. Ambas habían llegado apenas minutos antes de que iniciara el recorrido papal entre los bloques formados por quienes llegaron a este parque, que hasta hace un par de años fue el aeropuerto de Quito.

Antes del oficio religioso, Francisco se reunió con obispos ecuatorianos, y en la tarde hará lo mismo con educadores católicos y miembros de la sociedad civil para cerrar con una visita privada a la iglesia jesuita de La Compañía.

El Bicentenario lucía abarrotado la madrugada por feligreses que pasaron la noche en el lugar, pese a que cayó un torrencial aguacero, del que buscaban guarecerse cubiertos con plásticos, cobijas y bolsas de basura mientras cantaban y compartían café.

Cerrará la jornada con un encuentro con la sociedad civil y una visita privada a la Iglesia de la Compañía de Jesús, en pleno casco colonial quiteño.

El lunes estuvo en Guayaquil, la mayor ciudad de Ecuador, donde dedicó la homilía a la necesidad de fortalecer la familia.

Cargando Comentarios...