Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/04/12 00:00

Brasil y Estados Unidos firman acuerdo militar

El convenio destaca la "integridad e inviolabilidad territorial". También facilitará venta de aviones brasileños.

El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert Gates, y el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, durante la firma este lunes de un acuerdo militar entre ambos países. Foto: AP
;
BBC

Brasil y Estados Unidos firmaron su primer acuerdo de cooperación militar en 30 años en una ceremonia realizada este lunes en la sede del Departamento de Defensa en Washington.

El ministro de defensa de brasileño, Nelson Jobim, y su anfitrión, el estadounidense, Robert Gates, suscribieron en el Pentágono un acuerdo marco, de tan sólo 7 artículos, con el que buscan facilitar la comunicación entre las fuerzas armadas de ambos países.

"El acuerdo es el reconocimiento formal de los muchos intereses y valores que compartimos como las dos mayores democracias de las Américas", dijo Gates en una rueda de prensa conjunta con Jobim.

Brasil ha aclarado que el convenio no implica autorización de uso de bases o la cesión de derechos de paso a personal estadounidense, algo que lo diferenciaría del firmado entre EE.UU. y Colombia recientemente, que generó fuertes críticas en la región, entre ellas las del gobierno brasileño.

No intervención garantizada

"Nosotros teníamos ya una especie de diplomacia militar (con EE.UU.) pero no teníamos un entendimiento directo (entre ambos ministerios de defensa)", dijo Jobim.

El acuerdo promoverá la colaboración en investigación y desarrollo en el campo militar, el apoyo logístico de ambas fuerzas armadas, el entrenamiento y la organización de maniobras conjuntas, así como la facilitación de proyectos comerciales.

En el artículo tres del convenio, sobre las "Garantías", se dice que "las partes se comprometen a respetar los principios y propósitos básicos de la Carta de Naciones Unidas y la Carta de la Organización de Estados Americanos".

"Incluyendo los de igualdad soberana de los estados, integridad e inviolabilidad territorial y la no intervención en asuntos internos de otros estados", una redacción con la que se espera apaciguar inquietudes expresadas por la Unión de Naciones del Sur, Unasur, que había pedido una "aclaratoria" a Brasil.

"No creo que vaya a representar un cambio muy grande" le dijo a la BBC Adam Isacson, director del Programa de Seguridad Latinoamericana del Centro para la Política Internacional, instituto de estudios internacionales ubicado en Washington.

Para Isacson "el impacto será más técnico" pues "puede facilitar la coordinación de acciones administrativas, como en el caso de los ejercicios militares conjuntos".

Acuerdo pese a diferencias

Brasilia y Washington han tenido serias diferencias recientemente en el terreno de las compras militares y en el de la estrategia geopolítica.

Por un lado, Brasil parece dispuesto a favorecer a la empresa francesa Dassault con el contrato para la adquisición de los nuevos cazas para su fuerza aérea, dejando fuera el F18 Super Hornet de la estadounidense Boeing.

Por el otro, la cancillería brasileña sigue sin comprometerse a votar a favor de nuevas sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, del que Brasil es actualmente miembro rotativo.

Hasta ahora la posición expresada por el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva es que el impasse actual entre buena parte de la comunidad internacional y el gobierno iraní por su programa nuclear puede ser resuelto mediante el diálogo.

Garantías para Irán

En una rueda de prensa posterior a la firma del acuerdo dada en la residencia del embajador de Brasil en Washington, Jobim pidió tener en cuenta el "entorno estratégico" cuando se analiza el caso iraní.

"Hay que dar garantías a Irán de que no será atacado", afirmó el ministro Jobim, quien, aunque dijo que su país "está absolutamente en contra del desarrollo de artefactos nucleares", recordó cómo el sistema de sanciones no funcionó con el Irak de Saddam Hussein.

El ministro Jobim acompaña al presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien encabeza la delegación brasileña que participa en la Cumbre de Seguridad Nuclear que se realizará hasta el martes en el Centro de Convenciones de Washington.

Aunque el tema del encuentro es el manejo seguro de los materiales nucleares, se da por descontado que el caso iraní salga a relucir en las conversaciones, como ha sucedido en la decena de reuniones bilaterales que el presidente Barack Obama ha realizado con algunos invitados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.