Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/03/28 00:00

Buque-bomba

Buque-bomba

El crucero más moderno de la armada rusa, Pedro el Grande, está a punto de explotar como una bomba atómica. El escandaloso anuncio fue hecho por el comandante de la marina Vladimir Kuroyedov, para dramatizar el angustioso deterioro de los equipos militares de la antigua Unión Soviética. La falta de mantenimiento de los dos reactores nucleares que forman el sistema de propulsión hicieron que la nave, que apenas empezó a funcionar en 1998, haya salido temporalmente de servicio. La decadencia de la Flota del Norte de la armada rusa, que algún día fue una de las más poderosas del mundo, empezó a ser evidente en 2000 con el hundimiento del submarino Kursk, en el que murieron 118 marinos. El comandante Kuroyedov moderó sus palabras luego de una reunión con el presidente Vladimir Putin, a quien al parecer no le gustaron las declaraciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.