Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/10/14 00:00

Cambiar titulo articulo

Cambiar titulo articulo

XXXXXstoria

A lemania sólo tuvo un portaaviones, el Graf Zeppelin, (foto) durante la Segunda Guerra Mundial, y su paradero fue un misterio hasta la semana pasada, cuando fue descubierto por una empresa polaca que buscaba yacimientos de gas en el Báltico. El buque, de 33.000 toneladas, fue diseñado para que alojara 40 aviones y decenas de cañones de grueso calibre. Pero cuando se inició el conflicto, en 1939, los estrategas del gobierno de Adolf Hitler cambiaron su doctrina, no pusieron en servicio al buque y les dieron prioridad a los submarinos. Por eso, e increíblemente, nunca participó en la guerra. Su hundimiento también es un misterio. Mientras unos aseguran que fue volado por los soviéticos en 1946, otros aseguran que se hundió tras chocar con una mina. Con este hallazgo se salda una deuda con la historia, y aunque es casi imposible sacarlo a flote, bajo el agua se podrá conocer cómo estaba construido y hasta dónde llegaron las aspiraciones nazis con su armada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.