Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/02/23 00:00

A cuatro manos

El enroque de Vladimir Putin en las presidenciales podría generar turbulencias.

A cuatro manos

Desde el próximo domingo, cuando se conozcan los resultados de las elecciones presidenciales rusas, el poder del país más grande del mundo, de la segunda potencia nuclear y del segundo productor mundial de petróleo, estará repartido en cuatro manos: las del probable ganador nominal, Dmitri Medvedev, y las del ganador real, el presidente saliente Vladimir Putin, que continuará en el poder como Primer Ministro. En medio de reclamos de falta de garantías para la oposición, las últimas encuestas le dan a Medvedev más del 70 por ciento de los votos.

La popularidad del actual viceprimer ministro es heredada. Putin ha logrado imponer el orden donde hace menos de una década, tras el colapso de la Unión Soviética, reinaba el caos. Su retirada podría afectar la estabilidad conseguida y para evitarlo sin violar la Constitución, hizo el enroque con Medvedev.

Los que conocen los entretelones del poder ruso advierten los problemas que se avecinan. Putin tiene hombres leales no sólo en el Parlamento, sino también en los organismos de seguridad. "Los burócratas siempre saben quién es el verdadero jefe", asegura la revista de negocios Smartmoney.

No le será fácil a Medvedev mantener firme el timón. Dependerá de la actual bonanza petrolera, y los retos abundan. La permanente tensión con Ucrania, el conflicto con Estados Unidos y la Otan por cuenta del escudo antimisiles y el tema de las libertades políticas, que tantas críticas despierta en Occidente, son sólo algunos de ellos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.