Jueves, 19 de enero de 2017

| 2005/08/14 00:00

Desafío iraní

Desafío iraní

La mano fuerte del nuevo presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, se empezó a sentir la semana pasada, cuando ese país reabrió su planta de conversión de uranio en la ciudad de Isfahán, en lo que se consideró un desafío tanto hacia Estados Unidos como a la Unión Europea. Después de un largo proceso de negociación con el Reino Unido, Francia y Alemania, en noviembre de 2004 Irán decidió cancelar su programa nuclear con el que se teme se esté buscando construir una bomba atómica. Sin embargo, esta decisión duró poco. Y aunque muchos analistas dicen que la apertura de esta planta no viola el Tratado de no Proliferación Nuclear, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aprobó una resolución por consenso, en la que insta a Irán a que cancele todas sus actividades de enriquecimiento de uranio. Irán "no cederá a las presiones y se convertirá en un productor de energía (nuclear) en una década", dijo el jefe de la delegación iraní ante la OIEA, Sirus Nasseri.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.