Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/04/30 00:00

El derrame de petróleo llega a la costa de Luisiana

Luisiana declaró estado de emergencia para hacer frente al derrame en el Golfo de México. La Casa Blanca responsabiliza a BP.

El derrame de petróleo llega a la costa de Luisiana
;
BBC

La mancha de petróleo del tamaño de Jamaica en el norte del Golfo de México llegó a la costa de Luisiana. El crudo habría llegado a una isla del delta del Mississippi, según le dijo a la BBC un funcionario local.

Los estados de Mississippi, Alabama y Florida también están amenazados por el derrame que avanza hacia sus costas.

Según los expertos, esto podría convertirse en el peor desastre ecológico de Estados Unidos y podría afectar a cientos de especies que viven en el litoral, además de perjudicar la pesca y la economía de la región.

Las autoridades dicen que el crudo más denso aún se encuentra a unos ocho kilómetros de la costa.

Algunos residentes de áreas costeras le confirmaron al corresponsal de la BBC en Luisiana, Andy Gallacher, que ya se podía oler el petróleo. Por ejemplo Margaret Guidry, de Nueva Orleans, calificó el aroma de "apestoso".

Algunos habitantes del área han expresado su preocupación por los pantanos de la zona, que tanto han demorado en recuperarse tras el impacto del huracán Katrina. Otros mostraron su inquietud por el impacto en la economía local.

Kamah Asha Wilson Gonzales, de Luisiana, le comentó a la BBC: "Me preocupa nuestra industria alimenticia , pero a la vez me alegra saber que esto es prioridad para el gobierno".

"Duro golpe"
Ashleigh Cox, de Alabama, que es dueña de un restaurante de mariscos, dijo que no sólo podía oler el petróleo, sino que además un pescador que abastece a su local le advirtió que su negocio podría quedarse sin pescado durante las próximas semanas. 

"No se ha pescado en estos días y tampoco tendremos turistas que vengan a aguas contaminadas. Esto va a significar un duro golpe a nuestra economía personal y local, tan cerca de los meses de verano", advirtió Cox.

Unos 5.000 barriles de crudo -cinco veces más de lo que se pensaba- se vierten diariamente en las aguas del Golfo de México, luego de la explosión y el posterior hundimiento de la plataforma de extracción petrolera Deepwater Horizon, operada por British Petroleum (BP).

Once trabajadores siguen desaparecidos, aunque se presumen muertos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que se desplegarían "todos los recursos disponibles" para ayudar a contener el derrame. La marina fue enviada para tratar de prevenir un inminente desastre ecológico.

"Importancia nacional"
"Esto es muy, muy serio", expresó David Kennedy, de la Dirección Nacional para la Atmósfera y Océanos.

El jueves se declaró una temporada de emergencia de pesca de camarones, para permitir que los pescadores que lleven su producto a tierra antes de que se contamine con petróleo.

También el jueves, el gobierno estadounidense calificó el derrame "de importancia nacional", ya que amenaza con ser uno de los mayores desastres ambientales en la historia del país.

La medida permite movilizar los recursos necesarios para tratar de aliviar las consecuencias de la mancha de crudo.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, declaró el estado de emergencia y pidió el envío de uno 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para ayudar en las labores de limpieza.

La costa de Luisiana, la más amenazada por el derrame, es rica en criaderos de ostiones y camarones.

Desafío para Obama
"No se han autorizado ni autorizaremos nuevas perforaciones hasta determinar qué ocurrió y si fue algo que se podría haber prevenido", declaró David Axelrod, asesor de la Casa Blanca, a la cadena de televisión ABC News.

Según los observadores, esto significa un cambio de postura respecto de la decisión del presidente Obama de habilitar franjas de la costa estadounidense para la perforación en busca de crudo.

Hasta el jueves, la Casa Blanca había defendido los planes del mandatario a pesar de las presiones de grupos ambientalistas y políticos demócratas que representan a zonas costeras, que insistían en repensar esta política tras el desastre en el Golfo de México.

BP en problemas
Este viernes, las acciones de BP continuaron cayendo y registraron una pérdida del 12%. Esto ya representa pérdidas de alrededor de US$20.000 millones.

Según analistas, esta cifra parece menor en comparación con losperjuicios que el derrame por lo que el derrame podría causarle en demandas por compensación, que podrían costarle hasta US$450.000 millones.

Los pescadores de camarones de Louisiana ya interpusieron una demanda por negligencia contra BP y otras compañías involucradas en la extracción de crudo como Transocean, Halliburton y Cameron. 


Obama anunció que que altos funcionarios estadounidenses viajan este viernes a la zona del desastre para asegurarse de que la petrolera británica y el gobierno están haciendo todo lo posible no sólo para responder al incidente, sino también para determinar sus causas.

La secretario de Seguridad Interior, Janet Napolitano, dijo que la responsabilidad última del derrame es de BP.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, comentó que durante la rueda de prensa ofrecida en la Casa Blanca los portavoces oficiales señalaron una y otra vez la responsabilidad de la compañía en el accidente.

Chirinos informa que en incontables ocasiones tanto el vocero de la presidencia, Robert Gibbs, como Napolitano se refirieron al desastre como "el derrame de BP" y, aunque aseguraron que no se trata de adjudicar culpas, está claro que para Washington la empresa británica es la única responsable.

Sin embargo, el corresponsal añade que BP no termina de aceptar esa culpa y, de hecho, ha sugerido que los controles de seguridad industrial eran competencia de la empresa contratista que operaba la plataforma.

"Sin embargo, será muy difícil para la petrolera distanciarse de las eventuales demandas legales y exigencias de reparación laborales y ambientales que puedan venir en el futuro", explica Chirinos.
 
Derrames en el mundo
•1991: unos 1.968 millones de litros fueron derramados deliberadamente de los buques petroleros iraquíes durante la primera Guerra del Golfo para impedir la invasión de EE.UU. •1979: unos 529 millones de litros se filtraron durante nueve meses tras la explosión de un pozo en la bahía de Campeche, frente a la costa de México.
•1979: unos 340 millones de litros se esparcieron de un petrolero de Grecia después de chocar con otra embarcación cerca de la costa de la isla caribeña de Trinidad.
•1983: unos 302 millones de litros se derramaron en el Golfo de México durante varios meses después de que un buque se estrellara con una plataforma de perforación.
•1989: unos 41 millones de litros se virtieron frente a las costas de Alaska en el desastre de la Exxon Valdez.
Este viernes, el gobierno de Obama prohibió las perforaciones petroleras en nuevas áreas de la costa estadounidense hasta que concluyan las investigaciones sobre la causa del derrame de la plataforma de BP.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.