Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1995/04/17 00:00

FUTBOL Y POLITICA

FUTBOL Y POLITICA

EN ALGUNOS PAISES, como Venezuela, Ecuador y Perú, los problemas internos suelen mimetizarse con la cortina de humo de la amenaza exterior. En Camerún, en cambio, el gran catalizador de los problemas es otro: el fútbol. Su selección nacional, conocida como los 'leones indomables', produce tal hipnosis colectiva que los camerunenses de habla inglesa y francesa, desunidos desde hace 30 años, han olvidado sus diferencias.
El presidente Paul Biya, ni corto ni perezoso, declaró fiesta nacional el día en que los leones vencieron a Zimbabwe para clasificar al mundial de Estados Unidos. El mandatario ha logrado superar huelgas generales por cuenta del fútbol y llegó a autodesignarse como 'protector' del deporte. Pero aunque recientemente se retractó para evitar problemas con la Fifa (que no admite injerencia oficial en el fútbol), su exagerado interés en el tema hace que siga pesando sobre el fútbol camerunés la posibilidad de ser desafiliado del máximo organismo del deporte mundial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.