Lunes, 16 de enero de 2017

| 2007/02/10 00:00

Terrorismo automovilístico

Terrorismo automovilístico

Como si las amenazas de Al Qaeda no bastaran, una serie de cartas bomba enviadas en el propio Reino Unido tiene a los británicos con los pelos de punta. Al parecer, no se trataría de un grupo motivado por reivindicaciones geopolíticas, sino de ciudadanos exasperados por temas tan insignificantes como las normas de tránsito. Todo comenzó el 18 de enero, cuando dos compañías de Oxfordsghire y West Midlands, dedicadas a proveer servicios para el sistema penal, recibieron dos cartas que causaron heridas a una mujer de 40 años. Otras, diseñadas para asustar (y herir), pero no matar, fueron recibidas por empresas como Capita Group, que recibe el peaje para entrar al centro de Londres; Vantis, que suministra las cámaras que miden la velocidad de los vehículos, y Dvla, que gestiona las placas. Si se confirma la hipótesis, se demostraría el nivel de intolerancia de los motoristas para defender sus privilegios, incluso en un país tan civilizado como el Reino Unido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.