Sábado, 25 de febrero de 2017

| 1993/08/09 00:00

UN PERRITO PEQUINES

UN PERRITO PEQUINES

UN PERRITO PEQUINES
EN LOS AÑOS 50 EL régimen comunista chino prohibió la tenencia de mascotas, a las que consideraba "símbolo de la decadencia burguesa". Esa prohibición no se ha levantado formalmente, pero hoy miles de chinos han vuelto a tener animales caseros.
La municipalidad de la capital ha tenido que abrir una clínica para mascotas el año pasado, la cual ha tratado más de cuatro mil pacientes, la mayoría perros y gatos. La clínica cuenta hasta con salón de belleza, en el cual administran baño, corte de pelo y arreglo de uñas por una tarifa que depende del pedigri del cliente.
En las calles de Beijing se pagan hasta 700 dólares por un perrito, y se comenta que un comerciante vendió un pez "dragón dorado" en 175 dólares, a tiempo que un perico alcanzó un precio aún mayor.
Los dueños de aves se reunen en los parques con sus lujosas jaulas de bambú para hacer competencias de canto, pero las palmas se las llevan realmente los criadores de perros. Como en cualquier ciudad occidental, un perro de buena raza simboliza en Beijing y en las ciudades chinas la clase social de su dueño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.