Viernes, 20 de enero de 2017

| 2008/12/09 00:00

“Quieren hacerle daño a la ciudad”: Salazar

Las denuncias de “Don Berna” desde su celda en Estados Unidos contra el alcalde de Medellín son un capítulo más de una larga lucha entre la administración y grupos desmovilizados.

Alonso Salazar ha pedido que la Fiscalía investigue todas las acusaciones

No ha terminado su primer año de administración y el Alcalde de Medellín, Alonso Salazar, comienza una nueva batalla política. El líder desmovilizado, Diego Fernando Murillo, alias “don Berna”, mandó una carta por medio de su abogado en la que sostiene que mediante varios líderes comunitarios de la ciudad dio "apoyo de carácter económico y en publicidad" a la campaña del Alcalde.

Además, en la misiva fechada el pasado 5 de diciembre, el ex paramilitar afirma que cuando Salazar era Secretario de Gobierno de la pasada administración, lo visitó varias veces en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí para tratar asuntos relacionados con la situación social de la capital antioqueña. Agrega que en 2003 en una reunión entre Carlos Castaño, “Don Berna” y Alonso Salazar se acordó, por petición del actual alcalde, la desmovilización del Bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas.

Esta es la primera vez que “Don Berna” se refiere directamente a los rumores y la controversia que durante este año le ha tocado capotear al primer mandatario de Medellín. Incluso, en las varias versiones libres ante la Fiscalía antes de ser extraditado, jamás hizo mención al alcalde.

Esta mañana, durante la clausura de las sesiones ordinarias del Concejo de Medellín, el Alcalde dio unas cortas declaraciones a los medios en la que sostuvo que está absolutamente tranquilo y espera con ansias que la Fiscalía lo llame para hablar de las acusaciones de alias "Don Berna". Salazar dijo que no conoce el contenido de la carta enviada desde Nueva York pero que no se dejará distraer “por personas que quieren hacerle daño a la ciudad”.

Este año el alcalde Salazar ha tenido que capotear varios ataques en este mismo sentido. Ya algunos desmovilizados habían hechos denuncias similares pero que nunca pudieron sustentar. Incluso en octubre pasado el ex alcalde de Medellín Luis Pérez, afirmó en una entrevista en el diario El Colombiano que Salazar había ganado las elecciones con la ayuda del jefe paramilitar alias 'Don Berna' y que, por lo tanto, eran ilegítimas. A su voz se sumó la del desmovilizado John William López, alias 'Memín', quien desde la cárcel de Bellavista ha ratificado el apoyo que los desmovilizados le dieron al Alcalde en su campaña.

Para muchos –entre políticos y empresarios- detrás de estos ataques contra Alonso Salazar hay una confabulación para deslegitimar su mandato. Precisamente ha sido bajo la administración de Salazar que varios desmovilizados que estaba incumpliendo sus compromisos han tenido que rendirle cuentas a la justicia.

La captura de John William López, alias 'Memín', y la entrega a las autoridades de Estados Unidos de Carlos Mario Aguilar, alias 'Rogelio', todos ellos líderes desmovilizados, han mostrado las debilidades de un proceso que parecía ejemplar. También está de por medio el asesinato por sicarios de Antonio López, alias 'Job', vocero de los desmovilizados, pero de quien se comprobó luego que mientras era vocero de una iniciativa de paz seguía armando grupos y siendo intermediario de la gente de Don Berna.

No hay que olvidar que por todo esto las relaciones entre la Corporación Democracia (organización que reúne a más de cuatro mil desmovilizados en Medellín) de la cual era vocero ‘Job’ y la actual administración de la ciudad están de capa caída.

Al ambiente turbio con la situación de los desmovilizados y los fuertes pulsos que ha tenido que enfrentar Salazar, se le suman los índices de criminalidad que hoy vive la ciudad. Según la Personería de Medellín, hasta el 30 noviembre de este año iban 940 asesinatos en la ciudad, un incremento considerable si se tiene en cuenta que en todo 2007 hubo 610. Además, desde cuando comenzó la desmovilización en la capital antioqueña hace cinco años, han muerto por causas violentas casi 200 desmovilizados, de los cuales cerca de una tercera parte han caído durante el periodo de la actual administración. “Están con la rienda suelta y hoy ya nadie los controla” le dijo a Semana.com un investigador del IPC que trabaja en Medellín.

La carta enviada por “don Berna” y entregada en la mañana del martes a la Secretaría de la Fiscalía General de la Nación es una nueva muestra de la crisis del proceso. En la carta, como ha ocurrido con la mayoría de estas denuncias contra el actual alcalde, no hay sustento a las afirmaciones: ¿quiénes son los supuestos líderes comunitarios que sirvieron para apoyar la campaña del Alcalde? ¿Si hubo ayuda económica, cuáles son las pruebas? ¿Si es verdad, como dice don Berna, que el alcalde es cómplice suyo, por qué lo ataca? y por último, ¿Por qué decide hacer las denuncias hasta ahora, justo cuando han caído por accíón de las autoridades varios de los hombre cercanos al ex paramilitar? 

Después de casi un año de rumores sobre el tema de los desmovilizados y las maquinaciones políticas en la capital Antioqueña, la situación parece que va para largo. Ahora, el turno es para la Fiscalía. Desde noviembre pasado, el alcalde Salazar envió una carta al fiscal general, Mario Iguarán, para solicitarle que investigara las múltiples denuncias que hoy tiene en su contra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.