10 julio 2005

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

... ¡Y cantó!

narcotráficoEl capo Víctor Patiño Fómeque, el principal testigo de la justicia estadounidense, comenzó a delatar a los políticos.

... ¡Y cantó!. En su confesión , Víctor Patiño aseguró  que Vicente Blel y otros políticos le sirvieron  como testaferros  desde 1990.

En su confesión , Víctor Patiño aseguró que Vicente Blel y otros políticos le sirvieron como testaferros desde 1990.

El narcotraficante Víctor Patiño Fómeque y Deisy, su madre, le confesaron a la justicia norteamericana que el político bolivarense Vicente Blel Saad, ha sido su testaferro desde principios de 1990. SEMANA tuvo acceso a la confesión que rindieron Patiño y su madre ante las autoridades de Estados Unid
os y ante fiscales colombianos. En sus relatos, enumeran miles de propiedades que obtuvieron con las ganancias del narcotráfico y delatan a un buen número de personas que les han servido de testaferros.

Según su confesión, el congresista liberal Vicente Blel, entre otros, prestó su nombre para que figurara como dueño de una de sus propiedades. "Tengo una isla cerca de Barú en San Bernardo del Viento que se conoce como Tres Techos. Está a nombre de una persona que me ha servido de testaferro desde 1990", le dijo Patiño a la DEA en uno de sus interrogatorios en Nueva York.

Luego en la Florida, fue interrogada su madre, Deisy Fómeque, quien aseguró: "La isla se llama El Islote y todo el mundo la conoce como Tres Techos. Toca llegar a Cartagena y allí coger lancha. De eso no se tiene escritura porque el gobierno la vende por cierto tiempo. A Vicente se le puso a su nombre el lote, pero Víctor fue el que construyó. Vicente sirvió de testaferro". Patiño entregó además un documento que probaría una 'vieja deuda' de 800.000 dólares que el congresista liberal tendría con el capo. Un depósito bancario de dinero en efectivo en su cuenta personal y la lista de 34 cheques pagados a políticos y a intermediarios que a su vez depositaban los fondos en cuentas personales de aquellos. Los pagos ocurrieron entre 1994 y 1995.

En uno de los depósitos bancarios por cuatro millones de pesos en efectivo, aparece como beneficiario el senador Vicente Blel Saad, quien le admitió al periodista Gerardo Reyes de El Nuevo Herald que el pago pudo haber venido de Patiño, pero en una época (1993-1994) en la que el narcotraficante se presentó con el nombre de Julio Gómez y se identificó como un empresario del departamento del Valle dispuesto a colaborar con la campaña a la presidencia de Ernesto Samper Pizano. "Tanto el candidato como su compañero de partido, Horacio Serpa Uribe, conocieron a Patiño bajo la identidad de Julio Gómez, dijo Blel. Si de pronto aparece algo, pudo ser en esa época, hace tantos años. De ese tipo de favores que le dicen a uno págueme usted, que después nosotros le pagamos, comentó Blel, quien es senador desde hace 12 años. En Estados Unidos la política se hace con votos, aquí en Colombia se hace con favores", agregó.

El senador dijo que se enteró de la verdadera identidad del narcotraficante en 1995, cuando éste se entregó a las autoridades colombianas. Blel, médico de profesión, explicó que hizo varios favores a Patiño en la época en que se identificaba como Gómez. "En una ocasión, explicó, intercedí ante las autoridades de Cartagena para que pusieran en libertad a unos escoltas de Patiño que habían sido arrestados por no tener un permiso especial de porte de armas que se requiere durante el reinado de belleza de esa ciudad. En otra oportunidad le di una mano para que un futbolista amigo suyo fuera contratado en el equipo Cóndor, propiedad de César Villegas, un dirigente deportivo asesinado y quien tuvo tratos con el cartel de Cali. También le ayudé en varias ocasiones a buscar médicos para familiares y amigos", aseguró Blel, quien sostuvo, además, que más allá de esas colaboraciones, no tuvo ningún negocio legítimo ni ilegítimo con Patiño.

En la conversación que sostuvo con El Nuevo Herald, Blel dijo que Patiño fue presentado a la campaña presidencial de Samper por el

abogado Ignacio Londoño Zabala, más conocido como 'Nacho' o 'La Gorda'. Londoño Zabala ha sido señalado por la familia de Patiño Fómeque como el intermediario del narcotraficante para el pago de políticos y el soborno de fiscales. Deysi Fómeque les dijo a los fiscales colombianos que la interrogaron en Miami: "Muchas de las propiedades que se encuentran actualmente a nombre de Ignacio le pertenecen a mi hijo Víctor. Él era el encargado de manejar las relaciones públicas de mis hijos Víctor y Luis Alfonso con los políticos. Más de 1.000 millones de pesos fueron girados a nombre de él y de su esposa, María Isabel Henao, conocida como 'Maritza' y a nombre de su madre, Jesusa Zabala, para manejar la corrupción tanto a nivel político como de la rama judicial alrededor del país. Tengo copia de los cheques girados a él y a su familia". Luego continuó el relato de su confesión y sostuvo: "Tuve conocimiento inclusive de que el doctor Londoño fue vinculado por homicidio en Cali y fue absuelto por la Fiscalía. Después de esto fue a mi casa a almorzar y le pregunté cómo le había ido y me dijo, palabras textuales: 'Yo soy el rey de la corrupción en Colombia en todos los niveles'".

De Ignacio Londoño Zabala se sabe muy poco, al contrario de Vicente Blel, quien es un cacique de la política en Cartagena y en Bolívar. "Yo no sigo ninguna actividad irregular porque no me lo permite ni mi religión, ni mi moral, ni el buen ejemplo que yo le puedo poner a mi hijo, dijo Blel. Yo soy islámico y eso en la religión islámica se prohíbe. Yo ni fumo, ni bebo, ni tengo ninguna actividad que tenga que ver con alucinógenos".

Esta no es la primera vez que Blel debe afrontar alegatos de presuntos vínculos con el narcotráfico. En mayo de 2002, el diario La Reforma de México publicó un informe en el que aseguró que Blel era un enlace del cartel de Tijuana en Colombia. Sostuvo que un testigo llamado 'El Ronco', protegido por la Procuraduría mexicana, relató la pérdida de un dinero producto del negocio de droga entre Patiño Fómeque y el cartel de Tijuana y mencionó a Blel, de quien dijo: "Un senador colombiano amigo mío, de nombre Vicente Blel, me comentó que el millón de dólares nunca llegó a Colombia, ya que Giovanni se hizo el perdido y a la fecha no aparece". En ese entonces, el senador Blel sostuvo que ese informe "es un refrito". Dijo que no tenía vínculos con ninguna organización al margen de la ley, que no conocía a los hermanos Arellano, y que nunca ha estado en Tijuana, ni en zona guerrillera. A pesar de que Blel siempre ha negado sus vínculos con el narcotráfico, SEMANA conoció que agentes de la DEA en Colombia le hicieron llegar al senador 'una tarjetica'. Esto, en pocas palabras, significa que le proponen al senador un 'cara a cara' con ellos para que de una vez por todas esclarezca su situación.

Lo único cierto hasta ahora es que Víctor Patiño Fómeque, extraditado a Estados Unidos en diciembre de 2002, comenzó a cantar. Y todo parece indicar que después del asesinato de 35 de sus familiares, abogados y sus más cercanos colaboradores, prendió el ventilador.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad