Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/2003 12:00:00 AM

10 preguntas para pensar

SEMANA responde los interrogantes que se hace la gente sobre la primera desmovilización masiva de las autodefensas

1. ¿Se desmovilizó todo el Bloque Cacique Nutibara en Medellín?

SEMANA hizo un recorrido el miércoles 26, un día después de la masiva y publicitada desmovilización, por las zonas de influencia del Bloque Cacique Nutibara en Medellín y encontró varios grupos de jóvenes apostados en las esquinas. "Muchachos, somos de la prensa. ¿Cómo están las cosas por aquí?". "Bien, cuidando que no se nos meta gente extraña". "¿Vigilando?". "Sí, esa es nuestra misión". "¿Ustedes son de las autodefensas? Acaso, ¿no se desmovilizaban todos ayer?". Todos rieron y callaron. Luego un líder comunal respondió la pregunta: "Claro que los muchachos que están allá son de las autodefensas. No se entregaron todos porque no iban a dejar los barrios sin su presencia". Por su parte, Isaac Gaviria, director de la oficina de seguridad de la Alcaldía, Metroseguridad, no descartó que todavía queden en Medellín algunos hombres de las AUC por fuera del proceso de desmovilización.

2. ¿Quién tiene hoy el control en los barrios?

"Aquí aún hay seis 'oficinas' (sitios de contactos de las autodefensas con la comunidad). Están a cargo de gente del Bloque Cacique Nutibara (BCN). Ellos siguen imponiendo la ley", le dijo a SEMANA un líder en la comuna nororiental. Por su parte, el secretario de Gobierno de Medellín, Jorge León Sánchez, dijo que habían llegado a la ciudad 600 hombres de la Policía para reforzar la seguridad en las 12 zonas en las que hacía presencia el BCN. Al tiempo que se informó que la línea 123 está disponible para que la comunidad denuncie si ven integrantes de las autodefensas operando. Un asesor de la oficina del Alto Comisionado para la Paz aceptó que la versión de que aún hay miembros de las autodefensas en Medellín "puede ser cierta en el sentido de que algunas personas quedaron controlando barrios pero más desde el liderazgo político que desde la parte armada".

3.¿Todas las personas que se entregaron son paramilitares?

Cinco líderes comunales entrevistados por SEMANA coincidieron en la respuesta: No. Según su testimonio, en los días previos a la entrega, las autodefensas se presentaron en deprimidos sectores y les ofrecieron a los "pelados del parche" la "oportunidad de la vida" para encontrar trabajo. "Lo único que tienen que hacer es ponerse un uniforme y presentarse con nosotros", les dijeron a varios jóvenes, según recuerdan en algunos barrios. Las autodefensas pudieron haber sacado provecho de la crisis socioeconómica de la ciudad. En Medellín y su Area Metropolitana hay 253.000 desempleados y 372.000 subempleados que no alcanzan a devengar un salario mínimo. Esta situación afecta principalmente a los menores de edad. Entre ellos la tasa de desocupación oscila entre 28,9 por ciento y 49,3 por ciento. Y, cuando trabajan, 40 de cada 100 lo hacen con contratos temporales. Entre los muchachos que se desmovilizaron y que hoy están en La Ceja "hay también varios grupos de líderes de bandas pero que trabajaban para el Cacique Nutibara", aceptó un asesor de la oficina del Alto Comisionado para la Paz.

4. ¿Cuántos son los desmovilizados?

"El único responsable político autorizado del Bloque Cacique Nutibara soy yo. Es la primera vez que salgo y doy la cara ante el país y digo que somos 800. Es decir, 799 combatientes y yo el jefe, el número 800", le dijo a SEMANA Giovanni Marín, en los días previos a la desmovilización. El día de acto en el Palacio de Exposiciones de Medellín oficialmente se informó que se "desmovilizaban 855 miembros de las autodefensas". Luego la Fiscalía informó que antes de este viernes 5 de diciembre definirá la situación jurídica de los "870 desmovilizados que ingresaron a La Ceja". El número exacto es trascendental no sólo por el impacto que cada joven armado puede tener sobre la sociedad sino por el costo económico que genera el mantenerlos durante este tiempo. "Lo importante en el posconflicto no es el dinero sino las tareas que nos competen para que estos 903 hombres de las autodefensas vuelvan por un camino digno y para que no sigan en actividades de fuerza y de violencia", argumentó, por su parte, Luis Pérez, alcalde de Medellín.

5. ¿Qué armas entregaron?

En el acto realizado en el Palacio de Exposiciones de Medellín el masivo grupo de autodefensa hizo dejación de 112 fusiles AK-47, varias escopetas artesanales o 'changones', un lanzagranadas, una antigua ametralladora antiaérea de fabricación rusa, un revólver y una moderna pistola de 9 milímetros que el comandante Giovanni Marín le entregó en la mano al alto comisionado, Luis Carlos Restrepo. La gran mayoría de personas, que vestían camuflados nuevos y botas lustradas, se presentaron sin armas. Marín dijo que esas eran todas las armas que usaban y que las posibles dudas surgían porque la gente confunde la dinámica de la guerra urbana a la guerra rural. "En esta última se necesita armamento de mayor precisión", explicó. "Yo no minimizaría la entrega. Por el contrario, creo que los fusiles AK-47 que los colombianos vimos por televisión son prácticos y apetecidos por los actores del conflicto. Cada fusil en el mercado negro vale cuatro millones de pesos y si entregaron 112 significa que se desprendieron de algo muy valioso", le dijo a SEMANA un perito balístico de la Fiscalía.

6. ¿Qué pasará con los desmovilizados a quienes la Fiscalía les descubra haber participado en delitos atroces?

"No hay salida, no hay alternativas, eso es un cuello de botella", dice categórico el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo. El proceso quedaría en un limbo porque a pesar de que el tiempo corre, aún no se ha llegado a un acuerdo sobre esta situación. Según el pacto firmado por los líderes de las autodefensas y el gobierno, el próximo martes 16 de diciembre las personas a las que las autoridades no les encuentre delitos de lesa humanidad y que hayan estado en los actuales talleres pedagógicos dictados en La Ceja pueden irse para sus casas. El problema es qué va a pasar a los que se les sindique de estos delitos. "Yo no quiero lanzar hipótesis. Cuando aparezca un caso concreto veremos porque no hay alternativas en la ley. Por eso nosotros hemos presentado el proyecto de alternatividad penal", argumentó Restrepo. El problema es que es poco probable que el Congreso apruebe este proyecto antes del 16 de diciembre.

7. ¿Hubo improvisación en la desmovilización?

El martes 25 y el miércoles 26 de noviembre el caos en la sede de La Ceja fue grande. El primer día, varios muchachos se mostraron muy ansiosos. Hubo tres que entraron en crisis. Las dificultades para atender a un grupo tan numeroso llevó a que algunos jóvenes llegaran hasta las 5 de la tarde de ese día sin comer nada, y que otros no tuvieran dónde dormir la primera noche, a pesar de que ya habían pasado dos noches en blanco por los preparativos de la entrega. El Alto Comisionado dice que los problemas que se presentaron para la comida se produjo por una "exagerada" desconfianza de las autodefensas. "No queremos su comida porque ustedes nos van a envenenar", le dijeron los comandantes del Bloque Cacique Nutibara al gobierno. Luego, cuando en el sitio de concentración se dieron cuenta de la dificultad para alimentar a casi 1.000 personas, tuvieron que poner en marcha un plan de emergencia. Los propios jóvenes tuvieron que cocinar. "Teníamos 800 camas pero nos llegaron 70 personas más", dijo una persona de la oficina del Alto Comisionado para explicar la ausencia de colchonetas. Sin embargo, Restrepo considera que estos son detalles que se han ido superando con el correr de los días. "Aquí no hubo improvisación. Llevamos un año en un trabajo enorme en esto y hasta ahora todo ha salido bien", dijo.

8. Y después de estas tres semanas, ¿qué?

'Stein' es un joven decidido, macizo, de 23 años, que formaba parte de los 80 paramilitares que en cuatro anillos de seguridad protegía a su 'Comandante R', Giovanni Marín. "¿Cómo cree qué va a reaccionar el día que vuelva a Medellín y se encuentre con alguien que usted cree es guerrillero?" ."¡Carajo, sería muy difícil no matarlo! Le confieso que es duro quitarse las ganas de matar porque uno es un guerrero", le respondió a SEMANA. El gobierno, sin embargo, cree que es posible recuperar a estos muchachos. Luis Fernando Vallejo, especialista del Sena, dice que la idea es enfocarlos hacia el empresariado aunque varios de ellos han expresado que quieren trabajar como empleados. "A estas personas les abriremos inscripciones para la bolsa de empleo del Sena. Lo que hemos visto es que en términos generales el nivel académico es muy bajo, sólo hay tres profesionales y 150 bachilleres. El resto no alcanzan este nivel e incluso algunos no han pasado la primaria". El gobierno por eso pide la vinculación del sector privado para que les den oportunidad de trabajo a los desmovilizados.

9. ¿Es posible perdonarlos?

Doña Ana, de 52 años, pasa las cuentas de su camándula mientras mira el atardecer de Medellín desde la cima, en el barrio París. "Yo le pido a Dios que me dé fuerzas para mirar con ojos de perdón a las autodefensas. Ellos me mataron a Augusto, mi chiqui, de apenas 15 años, y antes de que se desmovilizaran pasaban por mi puerta todos los días. Eso me ofendía. Los que lo mataron se fueron el martes y dicen que volverán buenos en 20 días. Yo no sé", le dijo a SEMANA. Las heridas de esta mujer están aún abiertas al igual que las de cientos de personas que han sido víctimas de la violencia en Medellín. La ciudad tiene 382 kilómetros cuadrados de extensión que equivalen al 0,6 por ciento del territorio de Antioquia aunque alberga al 36,6 por ciento de la población del departamento. El nivel de hacinamiento es altísimo: Antioquia tiene 88 habitantes por kilómetro cuadrado y en la capital 5.305. La última década ha sido de horror. Entre el primero de enero de 1992 y el 6 de abril de 2002 un total de 42.393 personas perdieron la vida en forma violenta en Medellín, según cifras de la Policía. Esto equivale a la desaparición de una de las 125 poblaciones del departamento. Aquí mueren violentamente 220 personas por cada 100.000 habitantes mientras en Bogotá mueren 36. El 88 por ciento de los homicidios se cometen con arma de fuego. Y si personas como doña Ana no saben qué va a pasar con el tema del perdón, el gobierno tampoco. "Para el gobierno es imposible manejar ese tema. Ese es un trabajo que tiene que partir desde la sociedad civil o desde la Iglesia para que los ciudadanos creen espacios de reconciliación y de encuentro", explicó Luis Carlos Restrepo.

10. ¿Adiós a las armas?

"¿Cuál proceso de paz no encierra dificultades?", pregunta el alto comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo. Para él, lo importante es ir superando los obstáculos. Aunque la masiva desmovilización de miembros de las autodefensas en Medellín fue recibida con optimismo y ya se anuncian dos desmovilizaciones más (en el Cauca y en Urabá), cumpliendo así el Acuerdo de Santa Fe de Ralito que prevé que a más tardar el 31 de diciembre de 2005 todos los miembros de las AUC estén desmovilizados, él se muestra cauto. "Aunque se desmovilizaron 850 personas si se mira el problema en toda su magnitud aún falta mucho camino por recorrer porque en Colombia hay 30.000 actores armados". Dice que es vital darles opciones distintas a los jóvenes a las armas. Por eso descarta, enfático, la posibilidad de que, por ejemplo, ahora los jóvenes de Medellín vayan a engrosar las filas del Ejército Nacional. "El gobierno ni siquiera tiene contemplada esa posibilidad", asegura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.