Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/2013 12:00:00 AM

16 años de cárcel por atacar a mujer con ácido

Alexis Martínez Romaña habría recibido $200.000 de una mujer para cometer la agresión.

Un triángulo amoroso del cual no hacía parte llevó a que este jueves un juez condenara a Alexis Martínez Romaña a 16 años de cárcel por el delito de lesiones personales culposas agravadas. El hombre, según la sentencia, arrojó ácido a su víctima a cambio de 200.000 pesos.

Transcurría agosto del 2011 cuando se conoció la noticia de que una mujer había sido atacada con ácido nítrico mientras caminaba en el sector de Patio Bonito, en el sur de Bogotá. Se trata de Deisy Natalia Valencia, quien habría sido agredida por orden de una Martha Inés Sandoval. La autora material del hecho al parecer sentía celos de ella por su pareja. 

La víctima, quien recibió la agresión por la espalda, quedó gravemente lesionada, su cuerpo presenta quemaduras en cara, cuello, parte de los brazos y piernas. El rostro de la víctima resultó afectado en el 22 por ciento, de acuerdo con el dictamen de Medicina Legal. 

Ante los hechos, el juez noveno Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Bogotá estimó que las evidencias son suficientes para condenar a Martínez. Pues se considera que "él conocía la ruta que realizaba la víctima y la esperó para atacarla por la espalda”.

El procesado se encuentra capturado desde diciembre del 2011 y actualmente permanece en la cárcel La Modelo de Bogotá, donde deberá terminar de purgar su pena. 

Valencia, luego del ataque, permaneció un mes en el Hospital Simón Bolívar de Bogotá. La universitaria fue agredida cuando se disponía a ir a su trabajo, donde se desempeñaba en el área de contabilidad. Tras haber caminado unas cuantas cuadras desde cuando salió de su casa, un líquido que roció todo su cuerpo frenó su paso. Al pedir ayuda, se dio cuenta de que su cara estaba quemada. 

La joven es una de las víctimas de una práctica que para las autoridades se ha convertido en más común de lo que se puede llegar a pensar y que no sólo deja a las víctimas afectadas en su físico , sino que -además- genera graves secuelas emocionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.