Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2010 12:00:00 AM

45 años de prisión para el empresario Samuel Viñas por asesinar a su esposa

El juez tercero penal del circuito de Barranquilla condenó a 45 años y 8 meses de prisión al empresario Samuel Viñas por el asesinato de su esposa, la diseñadora Clarena Acosta.

Durante una audiencia pública, el empresario Samuel Viñas fue condenado a 45 años de cárcel y ocho meses de prisión por el asesinato de su esposa, la diseñadora Clarena Acosta, en enero de este año.
 
El acusado fue hallado culpable por el delito de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.
 
Según el juez, Samuel Viñas deberá pagar la sentencia en un establecimiento carcelario del INPEC.

El crimen por el que el empresario fue declarado culpable ocurrió el primero de enero del 2010 en la residencia donde vivía la diseñadora y durante la reunión familiar programada para recibir el año nuevo.

En el lugar se encontraban los hijos de la pareja que ya había iniciado su proceso de divorcio en el 2009. De hecho, las declaraciones de dos de sus hijos fueron importantes para determinar su culpabilidad.

Esa madrugada, según cuentan los testigos, después de la medianoche, Samuel Viñas subió a la habitación de Clarena Acosta, sacó una a una a las personas que se encontraban en el lugar y luego le propinó dos disparos en la cabeza, causándole la muerte.

El caso conmocionó al país no solo por el crimen en sí, sino por los detalles que se revelaron con el tiempo, por ejemplo, que Samuel Viñas obligaba a su esposa a tener relaciones sexuales con otros hombres. De hecho, los siquiatras forenses de Medicina Legal que lo valoraron concluyeron que Clarena era un objeto sexual para Samuel.

El italiano Fabio Ferrari, quien tenía una relación sentimental con Clarena Acosta y presentó su testimonio, aseguró que la diseñadora le había confesado que sentía miedo del trato que recibía de Viñas y que la obligaba a tener intimidad con varios hombres.

Para el juez, la defensa del empresario no logró demostrar que el crimen fuera producto de trastornos del acusado. “Los dictámenes de sus siquiatras son confusos, pues una persona no puede ser celosa y, al mismo tiempo, compartir a su mujer con otros hombres", dijo el juez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.